Festival Ramito Vive 2012

El próximo fin de semana, 2 y 3 de junio, se celebrará en la Plaza del Mercado de Caguas en 11º Festival Ramito Vive.  Florencio Morales Ramos, conocido artísticamente como Ramito, nació en el barrio Bairoa de Caguas en el seno de una familia de trovadores. Durante su carrera artística contribuyó significativamente a la difusión internacional de la música autóctona puertorriqueña.

Se destacó como trovador y compositor ganándose el calificativo de máximo exponente de la música jíbara. Este canta-autor compuso piezas que abarcan todos los géneros nacionales acompañadas con letras que exhiben una riqueza temática tanto de tono serio como humorísticos.  Al nacer la aurora y Que bonita bandera son algunas de sus composiciones más conocida. Ramito compuso cientos de canciones, un por ciento de las cuales  quedaron grabadas en más de 150 producciones discográficas lanzadas al mercado durante su carrera artística.  En Marzo de 2009 Que bonita bandera  fue tocada a bordo de la nave espacial donde viaja el astronauta de origen puertorriqueño Joe Acaba. Flor Morales, Ramito, falleció en Salinas en 1990.

Cortometrajes: Luzazul

“En un escenario sin viento, un papalote (Chiringa) hecho a mano está listo para un vuelo de despedida. Umy y Ray se encuentran en la azotea para decirse adiós. Ambos tienen 13 años de edad. Ellos invocan un soplo al cielo azul, justo cuando el Sol les destella una mirada. Una luminosa unión se realiza. Ahora el viento llega a jugar.
Esa es la visión del creador del cortometraje LUZAZUL, ganador del Jurado de la Juventud en la 56ava. edición del Festival de Cortometrajes de Oberhausen, Alemania 2010. Los miembros del jurado, jóvenes entre los 16 y los 18 años, vieron en LUZAZUL una historia que se lee como un libro y que propone una visión donde los conflictos y los cambios en la vida se resuelven de una manera positiva”.

Jíbaro Radio

Por casualidad encontré una emisora de radio en Internet que trasmite música tradicional puertorriqueña las 24 horas al día.  Se trata de Jibaro Radio, que en nuestro idioma quiere decir una emisora radial jíbara. Esa radio Jíbaro se autodenomina como la primera y única emisora cibernética dedicada a difundir todo el tiempo música de tierra adentro. Me recuerda a Radio Coquí, una emisora en el cuadrante que durante un tiempo tuvo una programación idéntica. Si no me falla la memoria Radio Coquí trasmitía en el 1020 de la banda AM desde Adjunta.

Pero lo cierto es que Jibaro Radio resulta ser la primera radioemisora web dedicada a la música puertorriqueña.  Al parecer transmite desde Cidra Puerto Rico en la URL  http://jibaroradio.com/

Actualmente hay miles de emisora de radio que trasmiten exclusivamente desde un sitio Web en Internet. Esto fue posible cuando en el 1995 se inventó la trasmisión de audio y video en tiempo real, es decir sin interrupción o necesidad de descargar el sonido a un archivo. Esa tecnología denominada streaming permitió la difusión continua, primero de sonido y luego de audio, tan usual hoy en día y que se ha traducido en cientos de emisoras de radio y canales de televisión que trasmiten por medio de la Internet.

Así que si usted es amante de la música tradicional puertorriqueña tiene en Jíbaro Radio otra alternativa para deleitarse escuchando los campeones de la décima puertorriqueña de ayer y de hoy.

El Chivo / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

Era un hombre misterioso con una mirada penetrante parecida a la de un niño asombrado; y es que él era como un niño. De raza negra, alto, flaco y musculoso. Con su cabeza rapada se adelantó a la moda de los coquipelaos[1]. Le apodaban El Chivo. Su nombre subsumido en el apodo se perdió para siempre.

Vestía pantalón enrollado hasta la rodilla y camisa ancha con unos paños de colores vivos que cual bufanda le colgaban de su fuerte cuello. No usaba zapatos.

Vivía en El Arenal. Aquel barrio inmortalizado por la plena[2] de Manuel Jiménez, Canario: Yo no voy a Salinas, yo no voy a Salinas por no pasar por El Arenal. Y es que allí, además de El Chivo, habitaban los guapos, guapos del Arenal que le “tumbaban la cabeza” a cualquiera que iba a buscar jaleo al barrio.

En las noches de luna nueva, aprovechando la oscuridad, caminaba hasta la ceiba de Los Poleos, el árbol de los aguajes y apariciones, y allí a las doce de la noche, invocaba los espíritus de sus antepasados para que endurecieran su cráneo.

En las de luna llena caminaba desde su barrio por la vía del tren paralela a la carretera hasta el chucho. Se trepaba a lo más alto de la grúa y desde allí extendía sus manos hacia la reina de la noche pidiéndole protección durante las presentaciones del espectáculo.

Y es que nuestro personaje se ganaba la vida presentando un acto de alto riesgo. Tomaba una botella de cristal con su mano derecha y de un solo golpe la rompía contra su cabeza. Su testa era tan dura que no se le formaba ni un chichón ni botaba una gota de sangre.

Este espectáculo no se limitaba a su pueblo natal sino que se transportaba a otros pueblos de la isla para realizar su curiosa presentación. La gente se arremolinaba a su alrededor para ver su actuación y al final lo premiaban con un sonoro aplauso y unas cuanta monedas.

Cuentan que un día, mientras reparaba el techo de su humilde casa, dio un paso en falso y cayó de cabeza dando contra una roca. El impacto del golpe le causó una fractura múltiple en el cráneo que, irónicamente, culminó en su muerte.

 

©Edelmiro J. Rodríguez Sosa, 9 de febrero de 2012


[1]  Recorte de cabello a ras.

[2]  Ritmo musical autóctono de Puerto Rico.

El declive de la economía estadounidense

Para los interesados en poseer una idea abarcadora de la crisis económica que afecta a los Estados Unidos les recomendamos el siguiente artículo publicado en varios sitios web. El autor sostiene que a partir de la década de 1970 se entronizó en los Estados Unido una economía dependiente de las fortunas de los ricos. En ese tipo de economía, denominada Plutonomía, la acumulación de riqueza es la meta y el consumo de lujo el objetivo. A causa de esa orientación económica en los Estados Unidos el 1% posee los grandes capitales mientras que el 99% ve mermados sus ingresos. En consecuencia la política económica nacional esta dominada por el sector financiero al que solo le interesa asegurar la mayor ganancia en sus inversiones a nivel globalizado y contar con un estado poderoso que vele por sus intereses, aunque la crisis arrincone a la mayoría.

Plutonomía y precariado: el declive de la economía estadounidense

Noam Chomsky

El movimiento “Ocupemos” ha experimentado un desarrollo estimulante. Hasta donde mi memoria alcanza, no ha habido nunca nada parecido. Si consigue reforzar sus lazos y las asociaciones que se han creado en estos meses a lo largo del oscuro periodo que se avecina –no habrá victoria rápida– podría protagonizar un momento decisivo en la historia de los Estados Unidos.

La singularidad de este movimiento no debería sorprender. Después de todo, vivimos una época inédita, que arranca en 1970 y que ha supuesto un auténtico punto de inflexión en la historia de los Estados Unidos. Durante siglos, desde sus inicios como país, fueron una sociedad en desarrollo. Que no lo fueran siempre en la dirección correcta es otra historia. Pero en términos generales, el progreso supuso riqueza, industrialización, desarrollo y esperanza. Existía una expectativa más o menos amplia de que esto seguiría siendo así. Y lo fue, incluso en los tiempos más oscuros.

Tengo edad suficiente para recordar la Gran Depresión. A mediados de los años 30, la situación era objetivamente más dura que la actual. El ánimo, sin embargo, era otro. Había una sensación generalizada de que saldríamos adelante. Incluso la gente sin empleo, entre los que se contaban algunos parientes míos, pensaba que las cosas mejorarían. Existía un movimiento sindical militante, especialmente en el ámbito del Congreso de Organizaciones Industriales. Y se comenzaban a producir huelgas con ocupación de fábricas que aterrorizaban al mundo empresarial –basta consultar la prensa de la época-. Una ocupación, de hecho, es el paso previo a la autogestión de las empresas. Un tema, dicho sea de paso, que está bastante presente en la agenda actual. También la legislación del New Deal comenzaba a ver la luz a resultas de la presión popular. A pesar de que los tiempos eran duros, había una sensación, como señalaba antes, de que se acabaría por “salir de la crisis”.

Hoy las cosas son diferentes. Entre buena parte de la población de los Estados Unidos reina una marcada falta de esperanza que a veces se convierte en desesperación. Diría que esta realidad es bastante nueva en la historia norteamericana. Y tiene, desde luego, una base objetiva.

Ver artículo completo 

Avecilla descarriada / MarinínTorregrosa Sánchez

Era un niño de ojos grandes y mirada incisiva. Su carita redonda a pesar de la hambruna que pasaba. Siempre mostraba algun rasguño o moretón. No pasaba un día sin que recibiera golpes, ya fuera por accidente o provocado por él mismo.

Todos los días se subía a un árbol. Pasaba horas muertas tratando de cazar lagartijos y espantando a los pajaritos que se arrimaban. Hasta que un día en su peripecia de travesuras encontró un nido. Antes de que su curiosidad pudiera descubrir el contenido, un ave grande se poso sobre la rama y extendiendo sus alas cubrió el nido.

El niño bajo apresuradamente. Una vez frente al computador escribió a clasificados “on line”:

“Se solicita un ave protectora… mamá.”

© Marinín Torregrosa Sánchez, 13 de mayo de 2012.

Después de ti… ¿qué? / Rudy Pérez

Contrario a lo que mucha gente piensa esta canción que tomamos de YouTube está dedicada a una madre. Rudy Pérez, un exitoso compositor cubano, se la dedicó a su madre quien falleciera víctima del cáncer.

El mensaje de esta canción se multiplica en el pensamiento de millones de seres humanos y en la naturaleza misma.  En la inmediatez de la partida se reflexiona desde el desamparo porque siempre son escasas las palabras y pocos los sentimientos ante la muerte que nos deja huerfanos de protección, ánimo y consuelo de una madre buena.  Luego, recorrido un tramo, siempre hay respuesta a esa interrogante: después, ¿qué? porque a pesar del vacío que deja la ausencia física de una madre, se sigue sintiendo misteriosamente su protección y consuelo.

Feliz Día de las Madres

Estas dos chicas nacieron un 10 de mayo

Mi MadreTilita Sosa (1914-2008)

*

Mi compañera, Lydia Martínez, la Madre de mis hijos

Las últimas hojas de octubre: poemario de José Manuel Solá Gómez

Por Lcdo. José Antonio Rodríguez Quiñones                                

Palabras de Presentación

José Manuel Solá

José Manuel Solá Gómez es el acumulativo de profundas experiencias de vida que marcaron su espíritu para siempre.   Dice en su poema Palabras liminares: “soy la suma de todos mis ayeres”.  Y ciertamente esos ayeres se asoman como duendes por alguno que otro verso en sus poemas, cuando el poeta no logra mantenerlos en cautiverio.  Hay una tristeza profunda que gravita  a lo largo del quehacer literario de este representante del lirismo y que se desborda en sentimiento al expresar:   “son tantos los recuerdos, son tantas las canciones olvidadas, los poemas sin nombre….., que no puedo volar con estas alas de derrota,…. con el dolor de mi melancolía”.

 No obstante lo anterior, también podemos decir que este sensible poeta es el feliz recipiente de una riqueza muy singular, que emana  de Dios para beneplácito de todos los que disfrutamos su obra.  Hablo de la gran bendición de LAS PALABRAS.  Siente por ellas un cariño inefable.

Son sus hijas y como tal  las viste según el sentimiento que se haya apoderado de su espíritu en un momento determinado: si yo pudiera darte las palabras, tendrías ese llanto con que escribo,……  cayendo de tus ojos”.

 Son sus cómplices y con ellas transita los senderos, a veces tortuosos, del alma y el espíritu:  “esa mujer desnuda la mañana, te sirve las palabras en la mesa para que te las comas…..  y juega un ajedrez que te enloquece…

Son sus amigas, a las que cuenta y con quienes cuenta historias maravillosas:   “cuando con la mirada de tus ojos marinos derribas las murallas antiguas del Oriente, voy descalzo hasta ti,  camino del fuego.

 Sin embargo,  a veces se siente tan frustrado que ni las palabras son suficientes.  Entonces exclama: Para mi corazón no bastan las palabras”,o  dice en voz matizada de nostalgia:  “Si aún estuvieses a mi lado….., tal vez entendería el por qué de las cosas””.

 La poesía de  Solá Gómez tiene una cadencia única que se convierte en su rúbrica y sello distintivo.  Quien se embarca en una de las naves poéticas de este insigne escritor,  sabe que va a flotar sobre olas de pensamientos coherentes,  hilvanados con un cuidado especial en su forma y fondo.  Cada verso en sus poemas está revestido del más puro lirismo, en el marco de un léxico llano y simple, capaz de transmitir ideas profundas con poco esfuerzo para el lector.  Por tal razón, una segunda o tercera lectura de sus poemas obedece única y exclusivamente al deseo de profundizar en el mensaje que se obtiene y no a la dificultad de entenderlo desde la primera vez.  No obstante y como siempre he dicho:  la  poesía de Solá hay que leerla más de una vez ya que se convierte en adictiva por su lirismo y verbo cristalino.  La seducción que ejerce la primera lectura,  solo se alivia con una segunda o tercera lectura del mismo poema.  Me sucedió inicialmente con su libro Hay luz en esa casa que fue mía y créanme que Las últimas hojas de octubre,  no es la excepción a esa característica particular de la obra de nuestro respetado poeta.  Muestra de lo que aquí digo lo representan  los siguientes versos:    “no hables, solo escucha el silencio con que yo te amo, presiente la tibieza de este beso, que en esta medianoche nos busca sin palabras”.

Quien ha vivido el amor,  sabe lo que se siente cuando se disfruta de ese cautivante  sentimiento humano, aunque sea difícil describirlo. En uno de los poemas de este libro, específicamente en el que tituló No me pidas, el autor se declara lego  en el tema del amor,…. para de inmediato entrar a definir sus síntomas con ese lenguaje límpido que lo caracteriza“solo sé, que te extraño cuando llueve si tú  no estás conmigo”  o como cuando siente el corazón desbordarse en emociones por la sutileza de algún  momento único  y la inspiración  canta:   “solo sé que hago acopio de cosas infinitas  si duermes a mi lado y me das la tibieza de tu cuerpo,  como una golondrina que hace nido en el mío”.

En el espacio neurálgico de la sensualidad el escritor pulsa hábilmente su pincel literario hasta conseguir pintar en forma cuidadosa y  a la vez sugerente, temas que podrían resultar espinosos para otros sin la capacidad narratoria que él  posee.  Deslinda lo sensual de lo sexual con marcada habilidad poética, logrando transmitir el mensaje sin herir susceptibilidades, de forma tal que éste sea aceptado como lo que es,  arte comunicativo.  Escuchemos: “soltabas los gorriones de tu pecho que hacían nido en mis besos y no decías nada…….” Y añade en forma sugerente, pero con su estilo de elegancia única:  “esta noche….., quiero galopar los espacios de tu cuerpo”.

Resulta impresionante la forma en que el autor toca el tema de la muerte y el encuentro con ese ser superior y bondadoso que nos espera allá en la otra orilla.  Como un gran prestidigitador,  baraja las palabras para ubicarnos gráficamente en ese momento del cambio final: “de otra luz, desde otra distancia/ desde alguna región desconocida/  en un atardecer de esos en que ya nada esperas, ni recuerdas, ni sientes / alguien vendrá en silencio hasta el camino con los ojos tatuados, radiantes de futuro/  con palabras de amor que nunca has conocido…., a incendiar tu espacio.”

Con respecto a la poesía amorosa, pocos pueden expresar este sentimiento con la ternura que lo hace José Manuel Solá: Veamos este ejemplo: “si tú te quedas hoy, habrá un incendio de atardeceres sobre las montañas, se poblarán de voces los caminos”.   Sin embargo, a veces pareciera que su poesía se convierte en lágrima eterna que trasciende tiempo, distancia y dimensiones etéreas: El corazón del poeta solloza de amargura cuando expresa:   “de dónde, amada abandonada, lejana amada mía, me llega así de pronto esta tristeza

Hay un espacio reservado en la eternidad para alguien que dejó una huella indeleble en el alma de nuestro poeta.  Es un amor de silencios angustiosos, de vacío de vida, de sábanas con aroma de mujer insustituible, de sillones vencidos y lluvias de otoño.  De cigarrillos que queman las manos al ofuscarse el pensamiento en el ayer lejano.  Dolor de lo perdido y añoranzas del pasado.  El poeta canta su angustia cuando dice: “yo no se si es el sueño después de la vigilia, ni por qué voy descalzo por la casa”, — para luego añadir con  matices de nostalgia que se desprende del alma: –  “por qué te me cuelgas de los ojos en las noches de lluvia al pasar por tu puerta?”

Amigo entrañable……., hermano poeta, conocí la rosa que hoy falta en su jardín y que llena su vida de nostalgia.  Entiendo el sentimiento  que usted traduce en inspiración y obra trascendental de voces milenarias.  Por usted y con usted, en este momento solemne  levanto mi voz de aliento y mi copa solidaria mientras van cayendo:   Las últimas hojas de octubre.

Hasta el próximo libro de su autoría……….

 

José Antonio Rodríguez Quiñones

©Lcdo. José  A Rodríguez Quiñones,  5 de mayo de 2012.  El autor es un humanista y lider cívico cagueño que se destacó como un exitoso ejecutivo hasta su jubilación. Su historia puede leerse aquí.

Foto: Rafael Velázquez.

El Fondo Monetario Internacional protege los intereses de la banca hasta la eutanasia

La eutanasia por razones financieras parece ser la hoja de ruta que sugiere el Fondo Monetario Internacional (FMI) para evitarle a los gobiernos que la población de mayor edad le cause problemas financieros, es decir que se les  dificulte, o no puedan, pagar la deuda nacional a la poderosa banca internacional dueños del Fondo.

Sobre ese asunto remitimos a los lectores al artículo de Consuelo Ibánez Martí sobre las mentiras escrimidas  por el FMI en torno al envejecimiento y los intereses financieros de la banca.

Las mentiras del FMI sobre el envejecimiento de la población.