Periodico de ayer: Luchas obreras en la historia de Salinas

El siguiente artículo del fenecido periodista radial salinense Panchito Meléndez fue publicado en noviembre de 1993 en el desaparecido mensuario Salinas Hoy.

Salinas y parte de su historia / por Francisco Meléndez, texto pdf.

Transcripción

Salinas y parte de su historia / por Panchito Meléndez Santiago

Uno de los acontecimientos más importantes se escenificó en el cine Lurí en el año 1923, donde estuvimos presentes, al inicio de las luchas obreras contra los patrones del azúcar con la visita del gran líder obrero don Santiago Iglesia junto a don Samuel Gompers, presidente de la Federación Americana del Trabajo.

Asistieron otros líderes obreros de la época como don Prudencio Rivera Martínez, Florencio Cabello, Bolívar Pagan, Pablo Pillot García y José Gautíer. Los salinenses Dr. Santos Amadeo, entonces estudiante y tiempo después un gran abogado nuestro, don Francisco Ortiz, Miguel Ten, Maximino Santiago, los hermanos Soto y otros. Líderes obreros más jóvenes, como Agustín de Jesús, Juan Alvarado y Jesús Sánchez ingresando más tarde al Movimiento obrero.

Salinas, fue capital de un imperio azucarero escenario de luchas obrero patronales y de todo aquello que en su devenir histórico y sacrificado, la ha llevado a ocupar un sitial merecido en el progreso socioeconómico de la época, en especial de la Central Aguirre.

Los líderes obreros veteranos, se decidieron a encender en el corazón de los obreros la lucha contra su explotación en los cañaverales y así surgió la primera huelga sangrienta en el año 1920.

Recordamos a una especie de fuerza de Choque de la policía, transitando carreteras persiguiendo a los obreros en huelga y simpatizantes.

Caminaban en un camión cercado de alambre de eslabones, a! cual se le llamó la “jaula de los leones”, y eso parecían ser los policías. Eso lo afirmamos ya que lo contemplamos personalmente. Lo coronaba una campana que al sonar mientras el camión avanzaba amenazaba al arresto y la muerte.

Recordaremos la tragedia de la entrada de la Hacienda Isidora, cerca del actual cementerio, donde a manos de la policía fueron ultimados los obreros Esteban Márquez y Francisco Santiago, Un año después, en otra huelga la muerte de un obrero rompe huelga por un franco tirador de la Hacienda Margarita.

De ese crimen se acusó injustamente a un joven llamado Pablito, cuyo apellido lamento no recordar. Fue sentenciado a cadena perpetua y salvado de la horca, por disposición del jurado en el caso. Pablito alegó siempre ser inocente y el tiempo lo probó.

Después de un largo encarcelamiento dejando a una madre anciana, huérfana de su ayuda, una persona del sector Playa, enfermo y desahuciado por la medicina, pidió llamar a un juez de la ciudad para confesarlo y así morir tranquilo. Fue él y no Pablito el asesino del obrero rompe huelga. Esto trajo revuelo e investigación judicial y al fin Pablito recuperó su libertad para luego ver morir a su mamá.

Todo eso unió a los obreros y a sus líderes. Recordamos el Centro de la Federación Libre de Trabajadores en una casa de madera en la calle San Miguel, cuyo tramo llega al Campito, un par de casas después de la entonces Tienda de Bello, donde hoy se asientan varios comercios y frente a un solar donde se radicaban las machinas que de cuando en cuando llegaba a Salinas.

Albergaba también al Partido Socialista con un jacho encendido como símbolo. Sus medios de información ‘Verdad y Justicia” eran leídos por los obreros y sus familiares. Tenía que llevarlos a mi bisabuela, buena socialista, leérselos completos para no perder los 10 centavos para ir al cine el sábado y verla película “Los Peligros de Paulina y la Ciudad Pérdida”.

Los líderes don Francisco Ortiz, luego Alcalde, Máximino Santiago, Eduardo Soto, luego juez de Paz, Miguel Ten, Jorge Gautier, Pablo Pillot García y entre los jóvenes del futuro Agustín de Jesús, luego representante a la Cámara, Jesús Sánchez, Juan Alvarado y Leopoldo Semidey, perdón por omisiones.

Recordamos los mítines en la esquina de la calle San Miguel con la de Cayey, donde hoy se asienta la Plaza de Mercado y frente a la casa que fue de don Rufo Rivera, comerciante de Salinas. Allí continuando por la calle de Cayey hacia mi barrio Las Marías, los puestos de frituras de Fíndingo, doña Plácida y otros. Detrás quedaba el solar de los Ortiz y González, sitio donde jugábamos béisbol, y hurtábamos mangos y quenepas y donde se levantaban los circos llegando a nuestro pueblo.

Recordamos aquellas luchas obreras, las agresiones y persecuciones. En un mitin en el barrio Sabana Llana mientras hablaba, el líder obrero Pablo García, un político contrario de Guayama, subió a la tarima y le agredió con una fusta, teniendo que suturarle, 10 puntos en la cabeza. Más, el mitin continuó, salvado el agresor por la policía.

Una semana después, se celebró otro mitin muy concurrido en el pueblo en el sitio descrito. Cientos de personas escuchaban a los oradores, más temerosos de una interrupción agresiva por parte de los adversarios.

Los autos eran escasos, la gente- acudía a pié, a caballo o en bicicleta. Los caballos se amarraban en el mismo solar aledaño debido a la espera del ataque, la gente estaba nerviosa. Un caballo, dio una coz a otro, le dio a un barril de basura y al ruido seco, se formó, una estampida humana. Nosotros, corrimos hacia Las Marías.

Hubo que terminar el mitin, con un saldo de personas con contusiones en distintas partes del cuerpo, mujeres histéricas todos dentro de un reguero de zapatos, sombreros y paraguas, dejados por la gente al correr, buscando refugio.

No todo terminó ahí. La lucha y los mítines continuaron hasta el triunfo obrero y electoral cuando fue elegido alcalde, el zapatero y líder obrero, Don Francisco Ortiz.

Francisco Meléndez Santiago

5 pensamientos en “Periodico de ayer: Luchas obreras en la historia de Salinas

  1. Panchito Meléndez Santiago, vivió los años que cubren este relato y nos ofrece un testimonio escrito sobre diversos acontecimientos en torno al movimiento laboral y al Partido Socialista correspondientes a la primera mitad del siglo 20.

    Mucho de lo que aquí se narra, aunque quizás falle su memoria en fechas exactas y en mencionar todos nombres, puede ser corroborado volviendo a diversos documentos o en voz de otros testimonios recogidos vía la tradición oral salinense. Dato curioso es que el habla de una visita de Samuel Gompers a Salinas en 1923 cosa que habrá que corroborar aunque sé que Gompers pernoctó en Salinas durante su viaje a Puerto Rico en 1904.

    Su escrito se centra en las luchas sindicales de la Federación de Trabajadores y en la campaña del Partido Socialista (ya en coalición con los republicanos) que llevó a la alcaldía de Salinas al líder obrero y artesano Francisco Ortiz en 1936. La mayoría de los salinense de entonces, nunca republicanos sino socialistas, se volcaron en el 1940 en el Partido Popular Democrático al ver frustradas sus luchas de justicia social por la coalición republicana-socialista gobernante, donde prevalecieron las ideas conservadoras y de derecha republicanas.

    Edelmiro, ciertamente Panchito Meléndez menciona algunas personas y lugares vinculados con nuestra familia. El alcalde Francisco Ortiz no es nuestro tatarabuelo del mismo nombre que falleció en 1924. Este Francisco Ortiz fue el padre de otro destacado salinense, el abogado laboral Vicente Ortiz Colón, y si mal no recuerdo tío abuelo del musicólogo salinense Willhem Echevarría Navarro.

    Panchito no solo menciona a nuestro abuelo materno José Isabel Sosa Medina, Bello, sino a su bisabuela María de la Paz Santiago, una buena socialista. María de la Paz Santiago era también bisabuela de nuestra madre Tilita Sosa Santiago. Gregorio Santiago, el abuelo de mami y bisabuelo nuestro, era hijo de María de la Paz, al igual que era hija Petronila Santiago, la mamá de Panchito Meléndez Santiago.

    El solar que había luego de la Tienda de Bello era un pedazo del terreno donde en la década de 1940 se construyó el caserío Francisco Modesto Cintrón. Además menciona la existencia al este del solar de Ortiz, es decir el Patio de Francisco Ortiz, nuestro tatarabuelo y los terrenos de los González contiguos a Talas Viejas. En este relato, escrito en el ocaso de su vida, Panchito mezcla datos y vivencia que cubren momentos desde su niñez hasta aproximadamente 1936.

    Panchito no solo fue un periodista radial en la antigua WXRF de la familia Fuster de Guayama, sino que también componía versos, igual que Diosdado Dones, ambos, al igual que mami, descendientes de María de la Paz Santiago. Sobre nuestra tatarabuela hay un poema de Panchito, que en memoria de María de la Paz, pronto publicare en Encuentro al Sur.

    Me gusta

  2. Edelmiro: En cuanto a Francisco Ortiz, te aclaro que se refiere al Papa del Lcdo. Vicente Ortiz del Campito. Era un Zapatero que se desarrolló como líder obrero y político que llego a ser alcalde de Salinas en los años de 1930. Nuestro tatarabuelo Francisco Ortiz aparece como de Coamo porque nació antes de que Salinas fuera pueblo. Ejerció varios oficios entre ellos la artesanía de ditas y era de gran mentalidad conservadora. En el caso de María de la Paz, existen retratos de esta en un Libro que publicó Panchito sobre su vida y en el caso de nuestro tatarabuelo los guarda Sergio. La mama del Viejo Ortiz, que duro 115 años se llamaba Saturnina Ortiz y le decían la Vieja Saturna, así aparece en las escrituras del Patio o Corral de Ortiz. El viejo Ortiz murió en 1930. Resta y suma y mira a ver si no llevamos más de 200 años en la Comarca del Abeyno.

    Me gusta

  3. Edelmiro: Panchito, era primo de nuestra madre Tilita. El era hijo de una de las hijas de Petronila hermana de Gregorio, que fue el abuelo materno de mamy. Petronila y Gregorio fueron los únicos hijos de María de la Paz Santiago (no reconocidos) con un mayordomo de Don Manuel González que trabajaba con él en Los Ausubos, hoy Campamento Santiago. María de la Paz Santiago fue una hija no reconocida de Don Antonio Carattini, un ciudadano francés que se instaló en Salinas por motivo de la Cédula de Gracia que otorgaba España a aquellos que juraban fidelidad a la corona. Ella gozó del estado de hija natural de parte de Don Antonio y su familia legalmente constituida. Así lo testimonio a Sergio y a mí su nieta, la esposa de Don Fano Rivera, Doña Carmen Cintrón Carattini. La mama de María de la Paz se llamaba Saturnina Santiago y era de Comerio. Siempre vivieron en el Barrio Las Marías de Salinas. María de la Paz era una mujer alta, de tez blanca y ojos claros. Dice Panchito que era una buena socialista su bisabuela y tatarabuela de nosotros. ¿Qué te parece?

    Me gusta

  4. La tienda nombrada en el párrafo 10 era de mi abuelo materno. Le decían don Bello. El edificio lo construyó él y todavía existe. Es lo que hoy es el restaurant La Llave de Oro frente a la plaza del mercado.

    Mi tatarabuelo se llamaba Francisco Ortiz, pero no sé si el que nombra Panchito Meléndez en su artículo es mi tatarabuelo.

    Sergio, el historiador de la familia, tiene la palabra.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s