El Zorro y la Flor / Roberto López

Cuando las calles del pueblo bullían de vida, había una casa con un jardín de amapolas y un altar de la Virgen que era protegido por tres pastores alemanes. Allí todas las tardes Don Pancho le adoraba y tiernamente colocaba una gardenia al pie de su altar.

Una tarde vio cuando un zorro de Las Marías, les tiró un hueso a los perros y se robó la perfumada flor. Lleno de ilusiones, el perverso se metió en un oscuro bar al cruzar la calle. Allí una Rosa, en cinco minutos le partió el corazón.

Salió del bar muy maltrecho y volvió a cruzar la calle y sin tomar en cuenta a los cancerberos se tiró a los pies de la virgen… y a gritos el anatema pidió clemencia. Al otro lado de la calle el bar quedo incinerado tras una combustión espontánea.

©Roberto López

Un pensamiento en “El Zorro y la Flor / Roberto López

  1. Buenisimo Robert. Me gusto como usaste la combustión espontánea; recorde los perros tirados bajo el malecón a punto de explotar. ¿Sería eso lo que prendía el pasto?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s