Permanece / María del Carmen Guzmán

Durante la tormenta bailan sus ramas

Azotadas por el
viento  recio e inclemente.

Desafiante,  ante la adversidad

Eleva su tronco y sus raíces empuñan la tierra.

Sus flores caen sobre el suelo mojado por

La lluvia incesante que bañó  su cuerpo desnudo.

Mas la tempestad no
pudo abatirlo;

El amor le mantuvo firme.

Erguido, mira hacia el horizonte,

Busca y espera  un
rayo de luz.

María del C. Guzmán