Crustaceus Salinensis / Félix M. Ortiz Vizcarrondo

“A los Salinenses de tronco puro”

Eres salinense si conoce la leyenda fantástica del juey gigantesco que con sus palancas descarriló la locomotora núm. 8  de la Central Aguirre con sus cincuenta vagones repletos de la sabrosa caña 10-12.

Quedó tan maltrecho el fabuloso crustáceo, que los vecinos de la Barriada Nueva lo sacrificaron hirviéndolo en la cambija que guardaba el agua para los trenes de vapor que durante la zafra paraban en el lugar.

Una vez cocido hicieron una gran fiesta donde saborearon platos exquisitos elaborados con su carne.  Y con el carapacho del legendario animal crearon una piscina donde por varios meses chicos y grande pasaban las calurosas tardes del verano salinense.

Félix M. Ortiz Vizcarrondo

6 pensamientos en “Crustaceus Salinensis / Félix M. Ortiz Vizcarrondo

  1. Pingback: Crustaceus Salinensis : retomando el tema / Dante A. Rodríguez Sosa « ENCUENTRO… AL SUR

  2. Cuando recibí el borrador de este relato intuí que debía darle carácter de leyenda porque me pareció que era tiempo de pensar ese género en nuestro entorno regional para rescatar y recontar desde esa perspectiva narraciones orales que escuchábamos cuando niños. Si mi memoria no me falla, apenas designamos como tales el relato de El Jacho Centeno, Gregorio y el pozo de agua dulce, La Virgen Monserrate, y Las Tetas.

    Sin embargo, en los relatos de Josué Santiago, Edwin Ferrer, Roberto López, María C. Guzmán, Edelmiro Rodríguez, Félix M. Ortiz, Roberto Quiñones, Dante Rodríguez y otros hay historia que poseen ingredientes para considerarse parte del repertorio de leyendas salinenses.

    Los personajes de algunos de los escritos de estos autores salinenses, como Virginia la loca, La reina del Mal, La preña, Chuchin, y otros más para los que no hay espacio en este breve comentario, están rodeado de los ingredientes para enriquecer nuestra colección de leyendas.

    Dejar ese legado escrito me parece importante, pues indudablemente será inspiración para nuestros futuros escritores.

    Me gusta

  3. Muy bueno Félix… no solo debemos conocer la toponimia de nuestro pueblo y de la historia de nuestra gente sino que también hay que traer al recuerdo de nuestros amigos aquellas leyendas con las que nuestras abuelas nos dormían y que salían más baratas que ir al cine. Josué tiene razón al comentar que la leyenda al convertirse en un mito se hace parte de la historia. Busca bien Félix que hay muchas más…

    Me gusta

  4. Soy uno de esos salinenses de “tronco puro”, como lo dice mi inefable amigo Félix, porque, imagino, que para serlo, no basta con haber nacido allí, sino sentirse profundamente y filosóficamente de allí. Y para enfatizar lo ya dicho, les cuento que de pequeño me pusieron al tanto del relato que tuve por cierto hasta que descubrí que las leyendas son producto de la imaginería popular que de tanto contarse se crea un mito y los mitos son parte sustancialmente importante en la Historia.
    Muy bueno, mi amigo Félix, como todas tus inteligentes aportaciones.

    Me gusta

  5. Tengo que admitir, mi querido amigo Félix, que desconocia la leyenda y te agradezco la hayas compartido.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s