Palabras de un gobernante con ideas que deben imitar los nuestros / José Mujica

¡Las palabras conmueven… los ejemplos arrastran!

La bicicleteada

José Mujica

José Mujica

Ustedes saben mejor que nadie que en el conocimiento y la cultura no sólo hay esfuerzo sino también placer.  Dicen que la gente que trota por la rambla, llega un punto en el que entra en una especie de éxtasis donde ya no existe el cansancio y sólo le queda el placer.

Creo que con el conocimiento y la cultura pasa lo mismo. Llega un punto donde estudiar, o investigar, o aprender, ya no es un esfuerzo y es puro disfrute.

¡Qué bueno sería que estos manjares estuvieran a disposición de mucha gente!

Qué bueno sería, si en la canasta de la calidad de la vida que el Uruguay puede ofrecer a su gente, hubiera una buena cantidad de consumos intelectuales.  No porque sea elegante sino porque es placentero.  Porque se disfruta, con la misma intensidad con la que se puede disfrutar un plato de tallarines.

¡No hay una lista obligatoria de las cosas que nos hacen felices!

Algunos pueden pensar que el mundo ideal es un lugar repleto de shopping centers.  En ese mundo la gente es feliz porque todos pueden salir llenos de bolsas de ropa nueva y de cajas de electrodomésticos. No tengo nada contra esa visión, sólo digo que no es la única posible.

Digo que también podemos pensar en un país donde la gente elige arreglar las cosas en lugar de tirarlas, elige un auto chico en lugar de un auto grande, elige abrigarse en lugar de subir la calefacción.

Despilfarrar no es lo que hacen las sociedades más maduras. Vayan a Holanda y vean las ciudades repletas de bicicletas. Allí se van a dar cuenta de que el consumismo no es la elección de la verdadera aristocracia de la humanidad. Es la elección de los noveleros y los frívolos.

Los holandeses andan en bicicleta, las usan para ir a trabajar pero también para ir a los conciertos o a los parques.  Porque han llegado a un nivel en el que su felicidad cotidiana se alimenta tanto de consumos materiales como intelectuales.

Así que amigos, vayan y contagien el placer por el conocimiento.

En paralelo, mi modesta contribución va a ser tratar de que los uruguayos anden de bicicleteada en bicicleteada.

La educación es el camino.

Y amigos, el puente entre este hoy y ese mañana que queremos tiene un nombre y se llama educación. Y miren que es un puente largo y difícil de cruzar.

Porque una cosa es la retórica de la educación y otra cosa es que nos decidamos a hacer los sacrificios que implica lanzar un gran esfuerzo educativo y sostenerlo en el tiempo.

Las inversiones en educación son de rendimiento lento, no le lucen a ningún gobierno, movilizan resistencias y obligan a postergar otras demandas. Pero hay que hacerlo.  Se lo debemos a nuestros hijos y nietos.

Y hay que hacerlo ahora, cuando todavía está fresco el milagro tecnológico de Internet y se abren oportunidades nunca vistas de acceso al conocimiento.

Yo me crié con la radio, vi nacer la televisión, después la televisión en colores, después las transmisiones por satélite. Después resultó que en mi televisor aparecían cuarenta canales, incluidos los que trasmitían en directo desde Estados Unidos, España e Italia.  Después los celulares y después la computadora, que al principio sólo servía para procesar números.

Cada una de esas veces, me quedé con la boca abierta.  Pero ahora con Internet se me agotó la capacidad de sorpresa. Me siento como aquellos humanos que vieron una rueda por primera vez. O como los que vieron el fuego por primera vez. Uno siente que le tocó en suerte vivir un hito en la historia.

Se están abriendo las puertas de todas las bibliotecas y de todos los museos; van a estar a disposición, todas las revistas científicas y todos los libros del mundo. Y probablemente todas las películas y todas las músicas del mundo. Es abrumador.

Por eso necesitamos que todos los uruguayos y sobre todo los uruguayitos sepan nadar en ese torrente. Hay que subirse a esa corriente y navegar en ella como pez en el agua.  Lo conseguiremos si está sólida esa matriz intelectual de la que hablábamos antes.  Si nuestros chiquilines saben razonar en orden y saben hacerse las preguntas que valen la pena.  Es como una carrera en dos pistas, allá arriba en el mundo el océano de información, acá abajo preparándonos para la navegación trasatlántica.

Escuelas de tiempo completo, facultades en el interior, enseñanza terciaria masificada.  Y probablemente, inglés desde el preescolar en la enseñanza pública.  Porque el inglés no es el idioma que hablan los yanquis, es el idioma con el que los chinos se entienden con el mundo.

No podemos estar afuera. No podemos dejar afuera a nuestros chiquilines.  Esas son las herramientas que nos habilitan a interactuar con la explosión universal del conocimiento.  Este mundo nuevo no nos simplifica la vida, nos la complica… Nos obliga a ir más lejos y más hondo en la educación. No hay tarea más grande delante de nosotros. 

©José Mujica  (Presidente de Uruguay)

Anécdota sobre el actual Presidente de Uruguay

Este tipo es increíble. Días atrás el periodista radial de una radio de Cap. Federal, llamado Negro Oro, hablando con Teté Coustarot, quien contaba que estaba comiendo en un pequeño restaurant de Colonia, cuando se apareció el Pepe con su mujer, en SU VW escarabajo del 81. Todo el mundo asombrado (menos los del restaurant, pues son concurrentes periódicos) Habló con todos. Todos los respetaron cuando almorzaban y al irse, saco su billetera y pagó como uno más. Teté llamó al mozo que la estaba atendiendo y le preguntó ¿cómo es que le cobraban al Presidente de la República? A lo que el mozo le contestó: si no lo hacemos, nos mata y no viene más.

Pensá además que de lo que ganan él como Presi y su mujer como funcionaria, le donan el 70% a su partido. Cuando le preguntaron por qué, porque le debo a mi partido lo que soy y es norma. Además si hasta hoy pude vivir con $4.000 uruguayos y  ahora entre mi Sra. y yo  llegamos a los U$s 7.000 por mes. ¿Para qué queremos más?

Todo un ejemplo

Arte callejero

Sentí vergüenza ajena cuando leí esta frase al pie de una escalera. Trajo a mi memoria los últimos acontecimientos de mi país y sentí dolor. Evolucionamos tanto en avances tecnológicos que hemos descuidado lo más importante: la dignidad. Allí, donde tal vez no tengan las arcas de dinero llenas, tienen lleno el espíritu de libertad y dignidad. Si escribo esto en la puerta de mi casa, mañana van a violar mis derechos… porque vivimos en una “democracia” hasta que dices o haces o eres diferente…

Marinín

El arte es expresión libre. El artista ejerciéndola grafitea en la pared oscura y roja una frase utópica Rosacruz sobre los políticos, diciendo que son lo que todos nosostros sabemos que no son.

srsjdfgñdfg

n/e: si alguien conoce el autor de este arte dígalo, para darle el crédito.

Honor sexual / por David Arce

Cualquiera diría que apenas llegadas las ocho, que como sabemos era su hora de salida, el médico saldría apurado rumbo a su casa, pero no, si nos fijamos detenidamente, sabríamos que pocos minutos antes de las ocho de la noche recibió una llamada, ¿Aló doctor Ponce?, sí él habla, le habla la Fiscal de turno doctor, ¿podría esperar un momento que tenemos detenidos?, por supuesto doctora, contestó el médico que ya antes se había fijado en el rol de guardias y sabía que le correspondía ese turno de guardia de retén.

Mientras esperaba, llegaron unas enfermeras asustadas trayendo a la niña que se había fugado del hospital y a quien tenía que haber examinado en la tarde, cosa que no se hizo porque así suceden las cosas de la vida, que vaya a saber Dios, las hace tan enrevesadas, doctor por favor dígale a la fiscal que deje sin efecto el acta que levantó y donde nos echan la culpa de que se haya escapado la niña, asustadas las enfermeras, si supieran que esas son cosas pequeñas ante la magnitud de la vida…

Y luego llamaría otra vez la Fiscal, doctorcito tenemos dos levantamientos de cadáveres, uno en Collique y otro en el Cayetano, y el médico pensó en la distancia y en el tiempo y en la llamada telefónica que quería realizar, ¿El tiempo es una superficie oblicua y ondulante que sólo la memoria es capaz de hacer que se mueva y aproxime?, esas son tonterías que sólo a los sabios se les ocurre hablar en difícil, pero estando a lo acordado, se montó en la camioneta, en el asiento de atrás, escuchando su reproductor de música MP3, que en vez de música, estaba tocando su última clase de inglés, Is there a grocery store near here? Is there a restaurant around here? Is there a Burger King next to the hospital? How many meals do you eat during a day? nomás llegando, el olor del cadáver de un día le disipó ligeramente el ardor de la barriga, un muchacho joven, veintiún años, accidente de bicicleta, y la pregunta eterna de la muerte y de la vida, y la banalidad de preocuparse en cuentas de agua, electricidad, teléfono, y muchas otras deudas que tenemos que pagar antes de retirarnos a la siguiente habitación que nos espera y que nadie ha visto y que nadie sabe lo que es.

Nuevamente a la camioneta, al otro hospital, mientras las enfermeras asustadísimas seguían esperando en el local de Medicina Legal, con la niña fugada, pero esta vez acompañada de su madre. Menos mal que en el Hospital, los familiares del difunto ya habían conseguido un certificado de defunción, y todos dolorosos, rápidamente vestidos de luto y llorando por ellos mismos, por que perdieron la esperanza de volver a ver al finado querido o mejor dicho teniendo la certeza de que esta ausencia es para siempre, y que ya nunca más, esto si Dios lo dispone así, nunca más volverán a verlo, dependiendo de la perspectiva de la eternidad, pero dejémoslos a ellos en su dolor que escrito está que todo esto tiene que acontecer antes del fin de los tiempos y que no cae un solo cabello si no es por la voluntad del Señor, aunque la voluntad de la Fiscal es retener al médico y hacerle parecer que nunca más en su vida volverá a dormir, porque si nos fijamos en el reloj, un reloj bonito para una mano bonita, la de la Fiscal, nos damos con la sorpresa que ya es pasada la medianoche, y la llamada telefónica y la cama y el estómago y la llamada telefónica, no se preocupe doctor, después que examine a la niña que se fugó lo llevaremos a su casa en la camioneta, y sí, en verdad fue así, aunque muchos descreídos lo pongan en duda.

De regreso, en el local recién inaugurado de Medicina Legal, las enfermeras asustadísimas, medio soñolientas, se despabilaron moviendo las piernas, queriendo hacer creer que nunca se habían dormido en tremenda espera. El médico se limitó a observarlas y a sentir un poco de pena, pena por ellas y por la niña y la madre, pero más pena por la cena sin comer, por la llamada telefónica que ya no realizaría, y por demorar en descansar su cabeza en su cama de siempre. Cuando las enfermeras vieron llegar al médico, más muerto que cansado, quisieron entrar todas juntas en aquel espacio reducido, entonces decidió, entre sueños, solamente escuchar a la niña fugada y a su madre, y ustedes por favor esperen en el pasillo:

Yo no sé nada, dijo la madre, que le cuente ella, ella misma ha hecho todo, ha ido a la comisaría, a puesto la denuncia… como dicen, la madre es la última que se entera.

Observo a la niña, una menor regularmente aseada, con trajes a la usanza de la sierra central del Perú, con dos trenzas con cintas de colores y unas chapas rojísimas en la cara, y me empieza a decir, con  voz clara, sin vergüenza, ni quiebres en la voz: Mi papá me ha violado doctor. Mira al techo, cuenta con los dedos, hace como tres meses, ese día llegó borracho, mi mamá había sacado al perro. Si doctor, ese día saqué al perro para que haga sus necesidades, me demoré más de una hora porque me puse a conversar con una vecina, que me dijo que a una de sus hijas menores le habían hecho brujería y que en esos momentos un brujo bueno de Huacho estaba sobándola y curándola del mal que le han hecho las vecinas maleras del otro lado del barrio y dice que se le dio por salir corriendo como loca, sin calzón que en plena regla lo zarandeaba como bandera roja por toda la calle, menos mal doctorcito que pudieron sujetarla entre varios muchachos y la amarraron al camastro del cuartito del fondo para que no se siguieran escuchando sus gritos, pero cuando yo regresé a mi casa ni cuenta me di, recién ahora que me lo dice hago memoria, ese día no fue mamá, ese día solamente me manoseó,  yo qué iba a sospechar si es tan bueno, nos compra cosas, nos invita a comer, nos mantiene, a ella más, le hace sus gustos, le compra su ropita, sus cuadernos, figuritas, hasta jugaban en la cama, además ella es bien celosa, por cualquier cosa se molestaba, bien me decía él, no le digas nada ni le comentes nada, está celosa por que me voy a casar contigo, él ya había formalizado todo, hasta nos había llevado a vivir con él, a mí, a mi hija, y hasta a mi mamá, y ahora ella me sale con esto…(llora)

Doctor hace seis años, que salgo a vender caramelos en los micros, para poder mantener yo solita a mi hija y a mi mamá, y discúlpeme que llore, sonándose los mocos en el delantal,  yo ya estoy cansada, hace ya como cuatro meses que estoy con Nicanor,  él es electricista y me ha dicho:  ¿para qué vas a trabajar?, te voy a comprar una carretilla para que vendas tus golosinas y no tengas que ir de carro en carro sin que nadie te compre nada, además con el humo de los carros te vas a enfermar de los pulmones, hasta tuberculosis te va a dar y quién se va a hacer cargo de tu mamá y de tu hija,  y ya son dos meses que no trabajo doctor, yo qué iba a pensar, no mientas mamá, lo que pasa es que no quiero tener papá, y no me gusta que me obligues a decirle papá porque él no es mi papá, en todo caso sería mi padrastro, y es el cuarto padrastro que me traes,  y  yo he leído en los periódicos que los padrastros violan a sus entenadas.

Yo lo he denunciado después de decirle a mi abuelita, a ella le he contado todo, pero  no me quería creer, porque ella dice que nos había visto antes,  te he visto cuando el hombre ese te manoseaba y tú te hacías la dormida me decía, te dejabas besar la boca y tus pechos que recién te están saliendo, y no tenías vergüenza de gritar, es mentira abuelita yo le decía, yo estaba dormida, ni cuenta me daba, ¿cómo crees que voy a permitir que me toque si tú estás despierta abuelita?,

No es la primera vez que lo hace, él siempre me contaba al día siguiente todas las mañoserías que me hacía cuando yo estaba durmiendo, hasta mi mamá sabe cómo duermo yo, muchas veces trataba de despertarme y hasta tenía que echarme agua para poder despertarme.  No doctor, lo que pasa es que en la noche estaba molesta, y la niña no quería dormir para el rincón, quería dormir en medio de nosotros, no mientas mamá que la abuelita estaba durmiendo para el filo de la cama, lo que pasa doctor es que como Nicanor nos ha llevado a vivir a su cuarto, sólo tiene dos colchones que los hemos juntado y los cuatro dormimos juntos, ella duerme para el rincón junto a su abuelita y él duerme para el filo, pero ella siempre quería dormir entre nosotros porque es bien celosa,  ya él me había dicho no le cuentes nada a tu hija que parece que está celosa, hasta que no aguanté más y tuve que decirle que me iba a casar con Nicanor

Y para qué le dije eso doctor, su puso como loca, los ojos desorbitados, se arrancaba la ropa, se jalaba los pelos, parecía una poseída, decía que era mentira, rompió un florerito que Nicanor le había regalado para su cumpleaños, le arañó los brazos, la cara, le pateaba las piernas, gritaba, me has engañado maldito, tú me decías que nunca habías tenido nada con ella, que todo lo hacías por mí, que el próximo mes le ibas a pedir mi mano a mi mamá y que ella con mi abuelita iban a vivir con nosotros, todo ha sido una mentira, una mentira, y así se puso a gritar y salió corriendo como loca, ya no sé qué hacer doctor, mejor los dejo solos para ver si usted la puede convencer… 

Yo no sé porqué mi mamá arma tanto escándalo. Yo ya no lo quiero al Nicanor doctor,  él tiene como 50 años,  y yo el próximo mes cumplo 12 años. Además he conocido un chico de diecisiete años que maneja mototaxi que estamos saliendo más de seis meses, ¿por qué me mira mi barriga doctor? Yo siempre he sido así, gordita, con esta barriga, yo todavía no menstruo, nunca he menstruado, por eso no me cuido, él me dijo que siempre íbamos a estar juntos, que mi mamá es una loca, solita se me ofrece, yo no quiero estar con tu mamá, sólo te quiero a ti me dice,  nadie nos va a separar, ahora ya no lo quiero, porque mi mamá me dijo que se iban a casar y que ya habían hablado con mi abuelita, por eso doctor me dio mucha cólera y me fui solita a la comisaría a poner la denuncia, no me importa que lo metan a la cárcel.

El doctor auscultó a la menor, colocó el estetoscopio en los lugares convenientes y luego empezó a palpar con mayor convencimiento. Hizo un mapa mental de la posición del feto y dijo parece que tu enamorado tiene buena puntería, vas a ser madre en tres meses más. Es que mi padrastro también me hizo eso doctor y me hizo lo que más me dolió. El doctor no habló, terminó de realizar el examen y llamó a la Fiscal para decirle los resultados en forma verbal.

Por favor doctorcito, unos minutitos más y nos podría dar el Certificado original, nosotros lo esperamos, aquí le hemos traído una tacita de café. Todos los médicos legistas deberían ser como usted, de buen corazón.

El final del universo / Juan Carlos Ramos

La otra noche vi el programa “Nova” presentado por la PBS.  En el mismo se discutía el origen del Universo a través de los avances logrados con los telescopios.  Mencionaba que desde los albores de la década del 1900, cuando se erige el primer telescopio en el Monte Wilson de California, hasta el telescopio Hubble, colocado en órbita en la estratosfera, los científicos no dejaban de maravillarse de los hallazgos que casi a diario les revela el Universo.  Entre otras cosas aprendí que hay casi igual número de estrellas como granos de arena en el planeta Tierra y probablemente más.  Los científicos han determinado que el Universo tiene 13.7 billones de años de edad y que continúa expandiéndose a una velocidad vertiginosa.

Me puse a cavilar poco después sobre lo que acababa de escuchar y me pregunté: Si tuvo principio (nació hace 13.7 billones de años), entonces no es infinito y por lo tanto tendrá un final. Si continúa expandiéndose, entonces tuvo que partir de algún lugar, porque de lo contrario, sería el equivalente a preguntarle a alguien que viene acercándose: “amigo, ¿de dónde viene y a dónde va?” Y el amigo contesta: “Vengo de… y voy hacia…,” y con esa contestación nos deja…

¿Podría alguien entonces darme las coordenadas originales del Universo? ¿Podría alguien por lo menos especular hasta dónde se va a expandir antes de explotar?  Y así las cosas, ¿quién quita entonces que este expandir y el consecuente estallido (Teoría del Big Bang) referido por los eruditos puertorriqueños en la materia como la teoría del Acángana/Fua no sea solo un ciclo repetitivo? 

¿Qué papel entonces jugamos nosotros (La Humanidad) en todo esto?  ¿Será acaso que después de todo, perteneciendo al Reino Animal (alguno de nosotros seamos mejores especímenes que otros) nuestra importancia en todo esto no es ni mayor ni menor que la insignificante hormiga o el cangrejo de Santurce (Cangrijus Santurcencis – nombre científico sugerido por Rubén Gómez a la Academia de las Ciencias de los Estados Unidos). ¿Por qué entonces nos creemos tan omnipotentes y  omnisapientes?

Y…. quien quita que un buen día, cuando planeamos irnos de pasadía y en el último momento salimos a echar una ojeada al cielo para asegurarnos que tenemos buen tiempo… súbitamente y con horror vemos en lo alto como ese enorme paño azul y blanco se empieza a enrollar dejando ver un gran abismo luminoso al tiempo que una enorme figura con gran estruendo grita: “¡Niños voy a guardar el juego “Tierra”, a dormir que mañana es día de clases!

©Juan Carlos Ramos

“La vida es tan solo un compás de espera  de la Gran Sinfonía Cósmica”

Diario de un chango / por Roberto López

El dolorcito en el pecho era intenso y el doctor no encontraba en las páginas de aquel librote el mal que me aquejaba. Sin formar juicio de la dolencia o aplicar remedio alguno me recomendó descanso hasta que llegaran los resultados de las pruebas. 

Se me torció el hipocondrio cuando dijo que había que esperar cinco días por los resultados de las pruebas. Eso me puso en un estado de confusión y desvarió que de inmediato llamé al jefe para excusarme por una semana.  “Me estoy muriendo”  le dije.

Me sobró tiempo y energía para estrechar lazos con la negra y el perro. Fueron cinco días llenos de sosiego y un éxtasis forzoso. En tanto acepté con dignidad mi última despedida  y consecuente reencarnación,  escribí estos apuntes.

Lunes:

Como se busca el agua en lo más profundo de un pozo seco, le dije “negra me muero”  buscando su consuelo.    Qué raro no siento dolor pero seguro muero hoy.  Si, antes que caiga la tarde.

Martes:

Que hermosa montaña de platos sucios. Fregar platos es una experiencia única que enriquece mi alma y me hace humilde. Las burbujas jugando en el aire, el aroma de limón y el agua tibia que acaricia mis manos me hacen sentir más vivo que nunca.  No siento dolor, pero sospecho que no llegaré a la tercera edad.

Miércoles:

Qué gracioso se ve el perro, que duerme  patas arriba con el canario al aire bloqueando la entrada principal.  Mejor salgo por la puerta trasera para no molestar y despertarlo, no importa si enfango los zapatos.  Hoy no me duele nada y hasta he bailado con la escoba.

Jueves:

Me siento energético, que bella es la vida. Da gusto fregar los platos. Hoy mientras le sacaba el tizne al sartén conversé con una cucaracha que salió por el grifo.  Era hermosa, negra por encima y rojiza por debajo. No se merece esa vida de piojo y debería ser reina en el jardín de las mariposas.

Viernes:

Llegaron los resultados.  Todo es negativo, mejor dicho, no tengo un carajo.  ¡Todo es normal!   Cogí un cucharón y aplasté la cucaracha que se asomaba por el grifo. Le dije a la negra que la montaña de platos los iba a fregar la madre que la parió y salí de la casa tirando la puerta  que por poco castra a Cujo.

©Roberto López

Pintura en vivo en el Colegio de Abogados

El artista salinense Nelson Sambolín traslada hoy sábado 26 de marzo de 2011 su taller de trabajo al Colegio de Abogados de Puerto Rico.  En la sede de esa prestigiosa institución estará adentrándose nuevamente en el mundo del teatro y la actuación en vivo cuando frente al público presente estará elaborando una pintura sobre un lienzo 30×30.

El artista expresó que tiene pensada la idea que realizará frente al público pero que como todo performance el elemento de la improvisación determinará el resultado final.  “Me aparezco allí con mis tereques y la gente ve el proceso,” indicó al tiempo que estimaba que le llevará dos horas completar la obra.

Al final, la obra realizada en directo frente al público, será subastada a beneficio del Colegio de Abogados de Puerto Rico, que como se sabe, está involucrado en una demanda millonaria que le podría costar el histórico edificio que posee en la zona de Miramar, en Santurce.

El Colegio de Abogados de Puerto Rico se fundó  en 1840 y durante sus 171 años de existencia se ha involucrado en las causas y asuntos que han marcado la historia del País.

Cárcel, religión y esclavitud / por Gazir Sued

Reminiscencias de tiempos en que el Dios imaginario de la cristiandad consentía, inspiraba y regulaba la esclavitud, subsisten entre las escrituras constitucionales y prácticas penales modernas. En el contexto carcelario, tras el eufemismo de la rehabilitación, se revela la evidencia…

Según nuestra Carta de Derechos (sección 12): “No existirá la esclavitud, ni forma alguna de servidumbre involuntaria, salvo la que pueda imponerse por causa de delito, previa sentencia condenatoria.” Esta salvedad -o excepción- evidencia que la mentalidad esclavista no ha sido abolida terminantemente, y que la servidumbre involuntaria sí puede imponerse con fuerza de ley. Nada extraño, pues el encierro carcelario implica la suspensión de derechos civiles; la subordinación de la dignidad humana a la sádica lógica penal del sistema de justicia.

La integración de organizaciones religiosas al ámbito correccional empeora la situación. Sus credos arcaicos socavan los frágiles enclaves democráticos, incluyendo los residuales de dignidad de la población confinada. Recordemos que el Dios bíblico no condena la esclavitud: “Esclavos, obedezcan en todo a vuestros amos de este mundo, pero no con obediencia fingida (…) sino (…) temiendo al Señor.” (Colosenses 3:22-24); “Criados, sed sumisos, con todo respeto, a vuestros dueños, no sólo a los buenos e indulgentes, sino también a los severos.” (Pedro 2:18)

Cualquier empresa de ánimo lucrativo, incluyendo la religiosa, dirá que el trabajo para los presos es una experiencia rehabilitadora (curadora y sanadora). La paga poco importa, por eso es simbólica. La queja, ¡inadmisible!: “Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos en todo, que sean complacientes, no contradiciendo.” (Tito 2:9) Encerrados involuntariamente y adoctrinados en los misterios de la fe, renacen, pero como fuerza laboral sin derecho salarial. Y agradecen: “Todos los que están bajo yugo como esclavos, consideren a sus amos como dignos de todo honor…” (Timoteo 6:1) Rehabilitarse es “convertirse”, sí, en mano de obra barata, mansa y obediente: “Siervos, obedeced a vuestros amos en la tierra, con temor y temblor (…) como a Cristo.” (Efesios 6:5)

Ignoradas las inconsistencias morales del cristianismo, la Biblia legitima la esclavitud y anima a venerar incondicionalmente al amo real, por caprichos de un Señor imaginario. La moral esclavista de la cristiandad contradice la ética democrática, que aborrece la esclavitud en cualquiera de sus manifestaciones, sean favorecidas de Dios o practicadas en ley por el Estado.

© Gazir Sued, doctor en filosofía

María Zayas, entra al selecto grupo de Salinazos / por Roberto Quiñones Rivera

María Zayas

María Zayas

Voy a comenzar mi escrito con algo que sonará exagerado pero que el orgullo que siento por mi querido pueblo Salinas como bastión puertorriqueño de tenacidad me impulsa a recordarle al mundo que de este pequeño pueblo del sur de Puerto Rico ha salido un campeón mundial de boxeo, Ángel Cholo Espada, una Miss Universo, Zuleyka Rivera, una Miss Maja Internacional, Elizabeth Zayas, un miembro del salón de la fama del béisbol de las grandes ligas, Roberto Alomar, una medallista de plata a nivel mundial de taekwondo, Zoraida Santiago, y al atleta más completo de pista y campo que ha dado Puerto Rico, Julio Lleras, entre otros.  En otras palabras, como es posible no sentirse orgulloso de una combinación de logros que muy pocos lugares en el mundo pueden reclamar.

Siguendo la tradición de Jossie Alvarado a todos estos salinenses destacados los proclamamos salinazos para significar su valia como miembros de nuestra comunidad.  Subrayó este hecho con el único propósito de reconocer que debemos añadir a ese selecto grupo de salinazos a la atleta María Zayas Rodríguez. Atleta que actualmente pertenece al Equipo Nacional de Beisbol Femenino de nuestro país y que en su más reciente participación a nivel mundial, fue proclamada como la sexta mejor lanzadora del mundo en esa disciplina deportiva.  Nuestra atleta recibió ese honor al finalizar el Torneo Mundial de Beisbol Femenino 2010 celebrado en Venezuela en agosto del año pasado.  Pero conozcamos más a fondo a María y las razones para que ella sea incluida en tan selecto grupo.

María Zayas Rodríguez se crió en las alturas de nuestro pueblo correteando y jugando por las jaldas de la comunidad Parcelas Vázquez de Salinas. Son sus progenitores Don Vicente Zayas, un humilde trabajador de la construcción, y Doña María Rodríguez, un ama de casa dedicada enteramente a levantar un cuadro familiar de tres niñas y un varón.  María, por su parte, también es madre de dos hermosas chicas de las cuales ya una de ella le regalo un lindo nieto llamado Edison, mejor conocido por Papito y quien es la luz de sus ojos.

Su interés por el beisbol surge expontáneamente porque al bajar del balcón de su hogar ya pisaba el terreno de juego del parque de pelota del barrio.  Además, el tener el entuciasta apoyo de su padre, despierta en ella el interés en practicar el beisbol, una disciplina deportiva dominada totalmente en su barrio por varones.  A partir de sus primeros pasos en las ligas de Periquitos, jugando bajo la tutela del Teniente Raúl Santiago, presidente de las Pequeñas Ligas de esa época, logró destacarse en diferentes posiciones en el juego de pelota.  Desde un principio la gran mayoría de los jugadores, padres y aficionado la respaldaron y alentaron a participar en los equipos de pequeñas ligas.  Sin embargo, algunos jugadores estaban recelosos porque el equipo, normalmente integrado por de nueve varones, ahora estaba compuesto por solo ocho nenes y una nena jugando en primera y tercera base, o como lanzadora. Pero al comenzar a cosechar victorias para el equipo se convierte en la reina del espectáculo.

No tardaron muchos años cuando María Zayas comenzó a destacarse también como dirigente de equipos de pequeñas ligas.  Durante 15 años se dedicó a esa encomiable actividad junto a Raúl Santiago, a quien identifica como su gran mentor.  También le dedicó dos años a la Liga Atlética Policiaca de Salinas logrando bajo su dirección que el equipo femenino local ganara el campeonato estatal  de 1989.

Ya a los 14 años de edad, María fue reclutada para jugar softbol superior. En ese deporte se destacó en diferentes facetas con los equipos de Patillas, Mayagüez y San Lorenzo.  Con este último equipo ha sobresalido en varias posiciones del juego desde el 2005 hasta el presente.  En el 2009 se organizó en Puerto Rico un circuito de beisbol femenino y María decide cambiar el softbol por el beisbol, o pelota dura como se conoce regularmente.

Su incursión en la pelota dura la llevó de inmediato a formar parte del Equipo Nacional de Puerto Rico.  Como integrante del Equipo Nacional nos ha representado en varias competencias a nivel internacional en los Estados Unidos, Cuba y recientemente en el Mundial de Beisbol Femenino celebrado en Venezuela. En el Mundial 2010 participaron once equipos de diferentes países del mundo entre ellos Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur, Venezuela, Japón, Cuba, Australia y Puerto Rico.  En esa edición Puerto Rico no tuvo una buena demostración con el agravante de que en la ronda de eliminación les tocó jugar con el grupo más fuerte del torneo.  Ese grupo lo componían Estados Unidos, Japón, Australia y Corea del Sur.  Puerto Rico logró derrotar a Corea del Sur llevándose la victoria nuestra lanzadora de Parcelas Vázquez. María lanzó el juego completo permitiéndole solo dos inatrapables a las coreanas que perdieron al son de diez carreras por cero.  Su actuación en el Torneo Mundial de Beisbol Femenino 2010 le mereció ser proclamada como la sexta mejor lanzadora de beisbol femenino del mundo.

Luego de graduarse de escuela superior, María Zayas Rodríguez fue reclutada como atleta becada por la Universidad Interamericana de Puerto Rico. Durante los cuatro años de sus estudios universitarios defendió los colores de esta institución en las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria, no solo en el equipo de softbol sino también en eventos de pista y campo.  De esa institución universitaria obtiene un bachillerato en Educación Física a nivel secundario y actualmente ejerce su profesión en la Escuela Superior Urbana de Salinas, donde ha comenzado a cosechar éxitos como entrenadora.

Pero no todo ha sido miel sobre hojuelas en la vida de esta extraordinaria mujer salinense. María padece una condición cardiovascular congénita que afecta su salud.  Según nos explicó, su corazón no desarrolló adecuadamente las válvulas mitral y tricúspide por lo que fue necesario el someterla a dos operaciones de corazón abierto y a una ablación cardiaca, para implantarle una válvula mecánica mitral.  No empece a estos procedimientos de la ciencia, continúa padeciendo de fallo cardiaco.

Quiero enfatizar que la grandeza de María está en que su condición de salud nunca ha sido motivo para abandonar su carrera atlética o para limitar su participación como jugadora de beisbol.  Los procedimientos quirúrgicos a los que ha sido sometida han ocurrido a la par de su vida activa como atleta.  La primera operación de corazón abierto fue en el 2003 y la segunda en el 2005, ese mismo año fue la ablación a la que fue sometida.  Repito el hecho de que fue seleccionada como la sexta mejor lanzadora del beisbol femenino en el Torneo Mundial celebrado en agosto de 2010 y que aún, a sus 41 años de edad, esta activa jugando con el equipo de San Lorenzo.

Como en todos los reportajes sobre atletas que he realizado, siempre le pregunto a mis entrevistados sobre el respaldo y apoyo que reciben de las entidades gubernamentales o privadas, ya sea del gobierno estatal o municipal, o de la empresa privada. La respuesta usual de estos sacrificados atletas en casi todos los casos es que reciben muy poco respaldo, por no decir ninguno. Nuestra opinión al respecto siempre ha sido que para lograr desarrollo deportivo es imperativo la colaboración y el apoyo decidido del público, pero sobre todo de las autoridades municipales, estatales, la empresa privada y los medios de comunicación.  Tal apoyo puede hacer la diferencia para que el atleta pueda desarrollar plenamente sus capacidades.

©Roberto Quiñones Rivera

ed. sergiorodríguezsosa

Noticias

Mi primer amor / por David Arce

A mis cándidos quince años, recién llegado a Lima, una gran ciudad de enormes edificios, amplios jardines y con todas las calles asfaltadas, me pareció que yo era un algarrobo mal trasplantado: nada se podía comparar a mi pequeño pueblo de Chulucanas. Mis padres decidieron que necesitaba instrucción superior para triunfar en la vida. Sin embargo yo venía con mi maleta-alforja, llena de sueños e ilusiones y el mayor de ellos era encontrar al amor de mi vida.

Ya me había ilusionado con mi profesora de matemáticas, la señorita Juanita, y mis noches de insomnio solo habían sucumbido a la imagen fetichista de sus pies descalzos, entre mis sábanas tristes y mis manos agitadas. Y también me desilusioné de manera fulminante el día en que vi que ella recibía la visita de un chacarero, el viejo Ambrosio, durante el recreo, en el cuartito del tormento, donde la maestra decía que guardaba un esqueleto humano y que encerrarían allí a aquel alumno que se comportara mal. Nunca supe de alguien que sufriera tal castigo.

Mis padres me enviaron donde unos parientes nunca conocidos que, aunque me trataron bien, nunca me sentí cómodo con ellos. Vivía en Miraflores, un distrito de clase alta para esa época, con la mayoría de casas de un solo piso y jardines con muchas flores. Yo salía diariamente a las siete de la mañana para ir a la universidad. Y nunca supe cómo sucedió, pero un día me demoré quince minutos. Salí apurado y tomé el bus amarillo que me dejaba en Quilca, que era el último paradero. Desde allí caminaba hacia Colmena, donde quedaba el local de Ingeniería Industrial de la Villarreal, a cuadra y media de la Plaza Dos de Mayo.

Y desde allí empezó una serie de acontecimientos que parecían hechos a propósito. Me senté en el único asiento vacío junto a una jovencita que apenas me miró y siguió leyendo Siddharta, mi libro favorito, tantas veces leído que hasta podía citar de memoria muchos párrafos enteros. Yo saqué mi librito de Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Y me sentí contento por el placer de compartir lecturas distintas durante un viaje en bus con una muchacha desconocida y simpática.

Como era natural en mí, no me atreví a dirigirle la palabra. Ella se bajó en la avenida Tacna, antes de que el bus doblara por Quilca. Inicialmente quise bajarme detrás de ella pero mi excesiva timidez me lo impidió. Lo sorprendente fue que antes de entrar al local de la universidad me dieron unas ganas irresistibles de entrar a la capilla de la Inmaculada. Solamente entré para rezar un momento y fue que la vi junto al confesionario, que en ese momento se me antojó vacío. Esperé junto a la imagen del Señor Cautivo de Ayabaca hasta que ella recogió sus libros y salió de la capilla. Observé que entró en la Facultad de Derecho y no tuve el coraje suficiente para ver en qué salón estaba.  Crucé la Colmena y me dirigí a mis clases.

Al día siguiente me demoré los quince minutos a propósito, tomé el bus amarillo y, para sorpresa de ambos, el único sitio libre estaba junto a ella, con la diferencia de que esta vez yo llevaba el Demian y ella Poemas humanos. Yo hice como que leía y notaba que me miraba de reojo y después de esperar que yo dijera algo, ella, sonriente, me preguntó: ¿Te gusta Hermann Hesse? Y yo le dije: por supuesto, ¡me encanta!, y desde allí hablamos como descosidos, nadie nos paraba, solamente el tiempo que cada día se hacía más corto.

En la casa de mis parientes me preguntaban que por qué comía menos, que por qué paraba como ensoñando, que me habían escuchado hablar dormido durante las noches. Lo que yo no sabía en ese entonces era que ya estaba completamente enamorado de una chica de quien no conocía ni su nombre ni su casa. Y aprendí a retrasarme quince minutos para vernos en el bus.

La siguiente vez ella me mostró sus poemas, mucho más hermosos de los que hasta entonces había leído, ni qué Neruda, ni qué Vallejo, ni ninguno de mis conocidos: ella era un ángel escribiendo. Los firmaba como Lilith Paradisso. Es así como supe su nombre. También me dio su dirección y me enseñó la puerta de madera color verde de su casa, con paredes de amarillo colonial. Cada día me sentía inmensamente feliz: definitivamente era la mujer ideal, la mujer de mi vida. Y lo sorprendente era que además recibía clases de piano y cantaba como un ruiseñor. Durante las tardes que bajábamos a la playa por el malecón Balta le pedía que me repitiera una canción que compuso para los dos, una canción de amor eterno.

Un día no la encontré en el bus, ni al siguiente. Después de una semana de desesperación, sin dormir ni comer bien, pensando en ella a cada instante, con la zozobra de alguna nefasta noticia, decidí ir a su casa. Rondé durante dos horas antes de decidirme a tocar medrosamente la puerta. Toqué despacio, esperé largo rato y nadie salía. Toqué un poco más fuerte y logré escuchar su caminar inconfundible.

Al verla quise lanzarme a abrazarla, pero algo me detuvo, quizás su mirada de desconcierto. Me miró de pies a cabeza y, con su voz única pero esta vez con tono áspero, me preguntó qué deseaba. Le dije que buscaba a Lilith Paradisso. Abrió los ojos desmesurados, miró a ambos lados de la calle y me dijo que entrara. Con voz suave, como la de Lilith, me susurró: espero que comprendas que no es fácil para mí decirte que no eres el primero a quien mi hermana engaña. Yo soy la verdadera Lilith. Mi pobre hermana se llama Eva y actualmente está en el manicomio; de vez en cuando le dan sus ataques de locura y con mucha pena tenemos que internarla, pero no por mucho tiempo.

No dije nada y salí desconsolado, caminando sin rumbo.

Al día siguiente volví a ver a Lilith, mejor dicho a Eva, sentada en el autobús amarillo, a la misma hora y esta vez con Las desventuras del joven Werther, sonriéndome como cualquier día luminoso, sin ningún indicio de enfermedad mental. Estuve en silencio largo rato y antes de bajarme le dije que el día anterior había estado en su casa y que su hermana me había contado todo.

—No sé qué te habrá contado mi hermanita, pobrecita. Estuvo mucho tiempo internada en un sanatorio y tuve que quedarme a cuidarla durante la semana que falté a la universidad. Somos mellizas.

©David Arce

Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico

El Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico, La universidad

Interamericana, Recinto Metropolitano y el Instituto de Cultura

Puertorriqueña les invita a la

Gran Noche de Apertura

3er Festival Internacional de Poesía

Lunes, 21 de marzo

Teatro Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto Metropolitano

7:00 p.m.

Con la participación especial de Tamara Escribano, el grupo de música tropical “Dinasty” y Antonio Cabán Vale (El Topo)

Conferencia: Guajana: el arco en el agua, por el prof. Marcos Reyes Dávila

 

Jornada Juana Colón

A propósito del 125 aniversario del natalicio de la militante obrera comerieña Juan Colón se llevará a cabo  desde mañana domingo 20 hasta al 26 de marzo de 2011 una jornada de actividades en la ciudad de Comerio.  

JORNADA JUANA COLÓN, COMERÍO

Celebrando el 125 aniversario del natalicio de Juana Colón

(20 AL 26 DE MARZO DE 2011)

ACTIVIDADES:

Las mujeres ante los retos del siglo XXI: equidad, justicia y visibilidad.

Ponentes: Dra. Lizandra Torres Martínez, Irma Lugo Nazario, Migna Rivera

Día: domingo 20 de marzo de 2011

Hora: 12:00- 3:30 p.m.

Lugar: Museo Juan Serrano “Leña Verde”,  Comerío

Mujer, conoce tus derechos

Conferenciante: Lcda. Yanira Liceaga Sánchez

Día: Lunes 21 de marzo de 2011

Hora: 6:30- 9:00 p.m.

Lugar: Museo Juan Serrano “Leña Verde”,  Comerío

Repartición de boletín: Hablando se entiende la gente…

Día: Martes 22 de marzo, 2011

Hora: 9:00 a.m.

Lugar: Comunidad Comerieña

Sexualidad femenina: conócete y ámate

Taller: Massiel Muñiz

Día: Miércoles 23 de marzo, 2011

Hora: 6:00- 9:00 p.m.

Lugar: Museo Juan Serrano “Leña Verde”,  Comerío

Mujer, trabajo y militancia.

Foro: Marta Elsa Fernández, Eva L. Ayala Reyes, Josie Pantoja

Día: Jueves 24 de de marzo, 2011

Hora: 6:00-9:00 p.m.

Lugar: Museo Juan Serrano “Leña Verde”,  Comerío

La combatividad estudiantil: por una Universidad para todos y todas.

Foro: con Estudiantes

Día: Viernes 25 de marzo, 2011.

Hora: 9:00 a.m.- 12:00 m

Lugar: Museo Juan Serrano “Leña Verde”,  Comerío

Loas a Juana Colón: Poesía y Canto

Día: Sábado 26 de marzo, 2011.

Hora: 6:00-9:00 p.m.

Lugar: Museo Juan Serrano “Leña Verde”,  Comerío