La 8 / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

¡Por ahí viene La 8, viene por Los Poleos a toda velocidad y trae caña diez doce![1], gritaba Ariel.  A lo lejos se oía el trac trac de las ruedas al cruzar las divisiones de los rieles acompañado del chaca chaca cha del impulso del motor.

El grito de Ariel servía para que nos apostáramos a un lado de la vía, antes del puente sobre el río Abey cercano al cuartel El Peligro[2]. Al pasar los vagones repletos de caña, arriesgando la vida, halábamos las varas que sobresalían. Al terminar, cual colibríes chupándole a una flor el néctar azucarado, disfrutábamos del botín arrancado a La 8.

La locomotora número 8 era la más potente de la Central Aguirre. Corría como un bólido, alegre y campechana, por el valle costero del sur como dueña y señora de los rieles. En sus entrañas ígneas quemaba carbón produciendo el vapor de agua que la impulsaba veloz cargada de caña de azúcar.  Toda de acero pintado de negro mate. Resaltaban en la frente de la caldera el blanco y resplandeciente número que la identificaba y el enorme ojo ciclópeo que en las noches alumbraba la oscura vía férrea. Cual dragón intimidante avanzaba dejando una estela de humo negro en el espacio y  bocanadas de hirviente vapor blanco por sus costados.  Lucía más amenazante cuando sonaba su ensordecedor pito.

Cuando el monstruo, sediento a consecuencia de las millas recorridas, paraba en la cambija para llenar su barriga de agua, se desinflaba deshaciéndose del vapor que tenía apretado en sus entrañas. Descansaba de un agitado viaje mientras la muchachada, aprovechando la parada, robaba cañas a escondidas del chuchero.[3]

Aquella máquina era una asesina vengativa. Devoraba animales y hombres. Más abajo de El Peligro mató a Julia, que venía ebria cantando su canción de vida. Sus restos los esparció por un largo trecho dejando un rastro de tristeza. En el cruce de la calle de La Playa, quizás por venganza, mató a dos transportistas de víveres que por diversión se dedicaban a asustar a los niños. Pasando la calle de La playa mató a una hermosa  yegua alazana y su potrillo, los hizo hilos. Más allá de la Hacienda La Carmen mató a Arielito, dejando al pueblo en un profundo pesar y a su padre Ariel ahogado en el grito “¡Por ahí viene La 8!”. Sabe Dios a cuantos otros mató en su sed de sangre.

En su último recorrido anual, cuando terminaba la zafra y comenzaba el invernazo, lloraba como una novia abandonada por el novio a los pies del altar de la iglesia.  De su pito salían ayes lastimeros que conmovían al más duro corazón. Para ella comenzaba un período de descanso y reparaciones para venir con más bríos el próximo año. 

Un día no hubo más zafras.  Las cañas dejaron de exhibir sus enhiestas guajanas en el valle costero del sur. Ya no se escuchaba el trac trac ni el chaca chaca cha de La 8. Algunos pensaron que se había muerto. Pero la triste realidad fue que corrió el mismo destino del valeroso cacique Abey, fue desterrada de Boriquén.  Nunca más se supo de ella.

©Edelmiro J. Rodríguez Sosa, 4 de agosto de 2010


[1] Variedad de caña de azúcar muy dulce y blanda.

[2] Edificio de apartamentos muy reducidos, que albergaba a los obreros de la caña y sus familias.

[3] Celador que generalmente iba en el último vagón del tren.

Un pensamiento en “La 8 / Edelmiro J. Rodríguez Sosa

  1. Tengo un retrato donde estoy junto a mi hermano Coco con la evidencia que algunas veces quedaba tras halarle la caña a la Numero 8… el vendaje tapandole la herida en el mentón causada al caer de boca por no afincarse bien para lograr sacarla del vagón. Que buenos recuerdos nos trae Edelmiro con este relato.

    Para ver el retrato oprima aqui

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s