Los misterios de la vida / Roberto Quiñones Rivera

Mi querida suegra Doña Pancha tiene 106 años y ya está encamada.  Dada su condición y ancianidad solo Dios nos dirá hasta cuándo podremos disfrutar de su presencia física.  La visito todos los días y durante esas visitas he sido testigo de muchas expresiones de ella que ha dejado perpleja a toda la familia.  Me consta de propio conocimiento el oírla hablar de hechos no conocido por ella. Supuestamente se ha enterado por medio de su esposo fallecido hace cerca de treinta años con el cual, según ella, conversa con frecuencia.  Un ejemplo de esas  misteriosas comunicaciones es una donde expresa que su fallecido esposo la puso en conocimiento de la muerte reciente de uno de sus yernos, hecho  que por razón de no agravarle su condición no se le informó a ella.  Sorprendentemente un día, estando presente sus hijas, nos dio un discurso de consuelo a todos por la muerte de su yerno.

Pocos saben cuan “pesado” es para nuestros ancianos el vivir tantos años.  No les es pesado porque son muchos años sino porque han sido de mucha responsabilidad.  Primero son el centro, columna y apoyo de sus familias, y en ocasiones de familias numerosas.  Luego viven preocupados por la gente de la comunidad  que les rodea y después por todo el mundo.  En su evolución como ser humano de la preocupación pasan a la oración constante.  Cuando les empieza a fallar la memoria entran a la reflexión y la comunicación espiritual directa.  Etapa muy personal, tanto así que los que están a su alrededor no sabrán nunca el contenido de esa comunicación, excepto aquellos que les rodean que tienen la misma sensibilidad y pueden percatarse de la importancia de lo dicho.

Estas personas vivieron en su vida grandes luchas y en todo momento confiaron plenamente en el Señor. Esa confianza los condujo a triunfar en la vida.  Cumplieron con los mandamientos, fundamentos, conceptos, y preceptos del mensaje divino.  Lo hicieron de la forma más humilde y sincera; cosecharon amor porque eso fue lo que sembraron.

Se habla de la demencia senil y el Alzheimer y es cierto que el organismo se deteriora, pero el alma o espíritu no.  Por eso es bien importante estar bien pendientes de lo que expresan en estas últimas etapas de sus existencia porque en sus “desvaríos” pueden decir cosas muy ciertas y como no son lógicas para nosotros no le damos importancia.  Cerramos así una ventana a la sabiduría que nos brindan los misterios de la vida.

 Personalmente para mi esta experiencia, que vivimos todos a diario con mi suegra, ha sido algo extraordinario para nuestro crecimiento espiritual.  Percibo a cada momento que ella está abriendo un camino espiritual, no solo para ella, sino para todos sus seres queridos. 

 ©Roberto Quiñones Rivera

Con la sensible colaboración de Adminda Pérez.

4 pensamientos en “Los misterios de la vida / Roberto Quiñones Rivera

  1. Roberto, las puertas del misterio y de la gloria están abiertas de par en par para todos. No me sorprende lo sucedido. A través de toda mi vida he visto y sigo viendo constantemente situaciones que comprueban que aquí no termina la existencia. Mi madre querida después de muerta me llamo de manera sutil a mi celular. Mi hermano Albert, viajo desde San Francisco a mi cuarto en un sueño para anúnciame su partida de este mundo y en efecto esa misma mañana me llamaron de allá para anunciarme lo que ya yo sabía.

    Una semana antes de mi hermano Coco fallecer, sentado en la Plaza de Juana Díaz, el día de Reyes de 2007, me anunciaron su partida por vía de un vivido presentimiento, inexplicable, luego pude en un sueño ver su entierro. Pocos días después en un sueño nos encontramos en una ciudad lejana.

    No acabaría de contar estas maravillosas experiencias espirituales. De eso se trata, somos Seres Espirituales. Dentro de la evolución de plantas y animales en el plano físico estamos en el mismo ordenamiento. Nos diferencia que hemos tomado otra dimensión evolutiva: la Espiritual. Es tarea nuestra propiciar ese desarrollo, esa dimensión evolutiva. Con nuestras acciones conscientes individuales podemos ayudar en ese sentido.

    Mi Madre me enseño a Afirmar el Orden Divino. “Todo está en Orden Divino” Queriendo decir que aspiramos a contribuir con nuestros actos a que se haga la voluntad de Dios Todopoderoso en todo momento. Nada hay que cuestionar. Todo va derecho a su derechura. Saludos y !Que Viva Dona Pancha!

    Me gusta

  2. Soy de los que creo que los llamado fenómenos paranormales no son otra cosa hechos naturales desconocidos por nosotros.

    El clásico ejemplo son los atributos que la otorgaban las sociedades prehistóricas al fenómeno atmosférico del rayo y el trueno. Ante ese portento inexplicable para ellos era lógico que lo atribuyeran a la furia de alguna divinidad.

    Pero esta realidad en la que creo no disminuye para nada el carácter prodigioso de los hechos inexplicables y las enseñanzas espirituales que pueden surgir de ellos.

    Aún después de conocido el hecho. por decir uno entre miles, el rayo, no deja de maravillar a nuestras fuerzas interiores el hermoso y espectáculo de una noche tormentosa alumbrada de ese portento natural. Igual ocurre con la emoción espiritual humana que destila este relato.

    Me gusta

  3. Tío, acabo de leer tu escrito, me encantó…. No sabes lo orgullosa que me siento y la alegría que me da ver como todas mis tías y mi mamá cuidan a Guellita, como la atienden con alegría, como siempre están con ella y con que paciencia, amor y respeto la tratan. Aquí les hablo a mis amigas de eso, que nunca está sola con una sola hija que siempre están todas pendientes….

    Te quiero mucho…. sabes que eres mi tío favorito (sin que se enteren los demás)

    Edna

    Me gusta

  4. Querido Roberto: Este escrito me llenó de alegría, no todo el mundo comprende a los ancianos, en esta sociedad tan consumista y ocupada muchas veces una persona mayor suele ser un estorbo, en vez de considerarle como un compendio de sabiduría.
    Me alegra lo que dices del acercamiento espiritual, estamos tan robotizados que se nos olvida el alma.
    Dios te proteja a ti y tu familia!
    Cariños.
    Gloria

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s