El Revolú / Marinín Torregrosa Sánchez

Los enanitos están en huelga y se apoderaron del palacio del saber.  Reclaman parte de las monedas del tesoro que hay al final del arcoíris para mejorar las condiciones  del palacio.

Pinocho no entiende por qué.

—Si en la isla de los cuentos se vive muy bien. Es una fortuna y un privilegio.

No quiere reconocer que el Lobo Feroz, aunque amigo suyo, se comerá a los Tres Cerditos y va a mancillar a Caperucita. La Ogro en la ribera y la bruja malvada en el Sena… perdón, en la cena, se han dado un atracón de niños crudos.

El Flautista de Hamelín desfiló con los ratones, marchando se han formado en la entrada del palacio. Ni siquiera dejan pasar a Mamá Osa con sopas para los enanitos. A Juan Bobo lo agredieron cuando quiso pasar con su puerca.  Llamaron terrorista al Payaso Trompetilla cuando con manguera en mano pretendía aliviar la sed de los enanitos que llevaban tantos días hambrientos.

—¿Dónde están las hadas madrinas, Aladino con su lámpara maravillosa?

Allá en lo alto de la torre, Humpty Dumpty amenaza con lanzarse.

—¡Cuidado Pinocho!

Otro huevo le cayó encima.

©Marinín Torregrosa Sánchez

2 pensamientos en “El Revolú / Marinín Torregrosa Sánchez

  1. Así los ve Pinocho, como enanitos. Nunca debemos subestimar las capacidades de los demás. En este cuento los llamo así sarcásticamente pero me inclino ante ellos como reverencia a la manera que han llevado esta lucha.De frente, comprometidos y con una pulcritud en su organización que los representantes y legisladores deberian emular.
    Es la lucha del moyero, del poder contra lo que es obvio, pretendiendo tergiversar los hechos y cambiar los muñequitos.
    David venció a Goliat y eso es historia bíblica no cuento.
    A Pinocho le hace falta el Grillo de la conciencia, mientras tanto la nariz le seguirá creciendo y seguirá siendo marioneta.
    Estoy de acuerdo: el futuro estará en buenas manos sólo que…¿cuánto falta para las elecciones? ¡Dios que lleguen ya!

    Me gusta

  2. Marinín, los gigantes están disfrazados de enanitos. Son gigantes intelectuales y tienen el respaldo de todos los animales de la selva, menos el de los cocodrilos, las hienas y las arpías. La cebras, elefantes, leones, hipopotamos, Ñu y la gracil jirafa están pendientes de sus protegidos para atacar a la menor provocación.
    Esos gigantes son el futuro de Puerto Rico y viendo como están actuando creo que nuestro futuro está asegurado.

    !Qué viva mi Alma Mater, UPI!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s