¿Por qué te estremeces, tierra? / María del C. Guzmán

 

¿Tiemblas bendita tierra? ¿Qué  pretendes globo celeste?

¿Acaso el hombre ha provocado tu ira?

Te  llama Madre pero cuan ingrato,

 Destruye  lo que le has dado:

Hiere tus cimientos; Amuralla tus fronteras; 

Convierte  las sendas antiguas en capitales de hierro;  

Contamina tus mares con aromas petroleras,

Y en tus bosques, 

Sólo sombras truncadas quedan.

 

¿Es la razón porque tiemblas? 

¿Te rebelas? 

¿O pretendes  recordarle  una verdad sempiterna?

¿Estremeces tus  raíces para volver a ordenarlas?

¿Adviertes que no eres dueña de ti misma?

¿O simplemente tiemblas ante el sufrimiento incesante

De los pocos nobles que en ti quedan?

 

¿Seguirás temblando, tierra?

Hasta que reconozcan que fue la mano de Dios mismo

La que sopló aliento de vida y le creó del polvo de tus entrañas,

Y allí, algún día dormirá.

 

¿Temblando rejuveneces?

Tiembla pues, hasta que quede sólo el recuerdo,

Del  progreso que consume al pobre en su miseria,

Y esclaviza al poderoso en su riqueza.

Gracias, bendita tierra,                                                                                                                     

 

©María del C. Guzmán

4 pensamientos en “¿Por qué te estremeces, tierra? / María del C. Guzmán

  1. Este poema me recuerda uno que se me perdió con mi libreta en donde le pedía a nuestra América algo como lo siguiente: “Nos morimos de nada, tiembla vomita lava, borra de esta tierra al hombre infame que esclaviza a nuestra indiada. Mata presidentes y más que presidentes militares.”

    Era un grito de deseperación ante tanta injusticia. Ahora tú María haces lo mismo ante ese mismo mundo con sus variantes. Te felicito.

    Me gusta

  2. Muy bueno, María del Carmen, la tierra tiembla porque la hemos llenado de basura, quizás sea como el perro que se sacude las pulgas. Lo malo es que muchos hermanos encuentran la muerte!! Quizás estas bofetadas sísmicas logren que el homínido que habita este planeta recuerde su semejanza con el Creador, cosa que viene olvidando desde las cavernas.
    Hermoso poema reflexivo.
    Un abrazo gigante.
    Gloria

    Me gusta

  3. Las consecuencias de las acciones colectivas que perjudican la integridad del ambiente son de un impacto tal que sobrepasan el pecado personal para convertirse en pecado social. La sociedad en su dimensión colectiva, arrastrada por impulsos irracionales nacidos del afán de lucro, sabe que está acelerando el deterioro ambiental del Planeta. En pocos años, se provocan procesos que en su forma natural tomarían miles de año. Así las cosas, el pecado colectivo acorta la distancia en que será preciso abandonar nuestro hogar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s