CSM Eulogio / Edwin Ferrer

Sargento mayorHabía  llegado hasta el último escalafón de los sargentos.  Después que le prendieron el rango en el cuello de su fatiga, se sintió el soldado más poderoso de la tierra. En palabras militares: “La vértebra que sostiene al ejército”.

Atemorizaba a sus subordinados con sólo mirarlos a una distancia de más de seis pies, en la escala de sus reacciones bipolares, disimuladas dentro de su uniforme de camuflaje.  Cambiaba, como un semáforo, aunque sólo de amarillo a rojo.

Trataba a los  soldados, a sus esposas e hijos con desdén. Siempre que contemplaba su rostro en el espejo, rugía, porque ahora no era hijo del coquí, sino un tigre de bengala.

Casi obligado a odiar a su propia bandera, su patria y su fe, se recreaba con la élite de las rayas y para él, el mundo entero era un gusarapo. Jamás quiso hablar su lenguaje años después  que lo promovieron.

Su peor enemigo era su propia conciencia. En ella sólo veía presagios de derrotas, la angustia de sus días y la fuerte humillación del belicoso hueste que le concedió su ascenso.

Cuando se retiró, también lo hizo su esposa, sus hijos, sus amigos y su fortuna.

Un día, caminando por el parque, la policía lo detuvo enrollado como un pulpo fuera del agua, cubriéndose,  semidesnudo, con un cartón que leía:

“Veterano de Vietnam,  trabajo por comida”

©Edwin Ferrer 4/30/2009

Estampa. El chisme / María del C. Guzmán

e_ChismeAyer mientras caminaba por las calles desiertas de un pueblo dormido, me encontré con una prima que hacía siglos no veía, y si la hubiese visto primero me le hubiese zafado, porque a la verdad que habla de todo y de todos.
—Hola, que tal, tanto tiempo, mi’ja, me dijo, dándome un abrazo no como los que da mi amiga Maritza.
— ¿Qué cuentas? Le dije esperanzada en que tuviese prisa.
—Vengo de casa de Juan, me dijo como si yo supiera de quien me hablaba.
— ¿Te acuerdas de Juan?
— ¿Qué Juan?
—El de doña fulana que se casó con fulanita, la hija de doña La O.
—No, no me acuerdo.
—Es que tienes que acordarte, si vivía en El Pueblito cuando tu vivías en Godreau.
—No, no lo recuerdo.
—Al que le decían zutano, porque hizo hablar a la muda e hizo parir la mula.
—Ay mi’ja, tu si tienes mala memoria, eso lo sabe to’el pueblo, dijo y se alejó dejándome confundida.

©María del C. Guzmán

Ilustración: El Chisme, de Cristóbal Casillas

El cofre / Gloria Dones

 

 

 

En un rincón de mi alma

Encontré bien guardadito

un cofrecito repleto

de aquellos bellos recuerdos

que un día compartimos..

 

Sentí un dolor intenso

al recordar lo vivido

Sin saber en que momento

todo ….todo lo perdimos.

El cofre con los recuerdos

enterraré en el olvido

Y seguiré por la vida

con el corazón vacío.

 

©Gloria Dones