Respuesta / Maritza Ledée Rivera

Pasaron los siglos…
por ignorantes fui víctima de abusos.

Deshecha tu maldito látigo
no alces tu mano tirano.
No doblegues a tus pies el honor de mi raza
ante aquellos que por color de la piel distinguen parecidos.

Mi cuerpo lleva las huellas de tu coraje
injusto, vil, irracional y desmedido
continuo sufrir, tú añadiendo eslabones
yo rompiendo el dolor de tus cadenas.

Mis carnes guardan el recuerdo
de tu dominio falso y despiadado.

¿Que de cuál raza soy?, me preguntan

¿Que por qué estoy aquí, me cuestionan
Soy boricua, salinense, de raza humana
que por derecho divino y natural vive.

¿Quieres saber quién soy, de dónde vengo y hacia dónde voy?
Soy el detalle y la ternura caribeña
Ven, acaríciame el alma, bésame el dolor
abrázame el espíritu en silencio con locura
y sólo así sabrás de mi pasado y mi tortura.

¿Que de cuál raza soy?, me preguntan

¿Que por qué estoy aquí?, me cuestionan
Vengo de razas hermosas, de cultura y tradiciones
Con principios y espíritu de Reyes
Traigo sabiduría del indio y firme temple de esclavo.
Soy reflejo de justicia, sinónimo de igualdad
Traigo conmigo la conquista de España,
de mi pueblo indígena heredé su bravura,
y llevo en mi piel el bello color de mi negrura.

¿Que de cuál raza soy?, me preguntan
mírate al espejo y verás el rostro radiante de mi yo,
y sabrás quien soy, soy tú, somos…
si te avergüenza nuestra semejanza
cruza las veredas de venganza y pide perdón a Dios.

¿Que de cuál raza soy?, me preguntan
les respondo, les digo, les grito
soy indígena, africana, española,
soy latina, boricua, ¿y qué?
si por milagro divino volviera a nacer,
Salinense de pura cepa quisiera ser otra vez.

© Maritza Ledée Rivera,  Septiembre 2007