Julio Lleras Morales 1936-2009

juliollera2El notable atleta puertorriqueño Julio Lleras Morales falleció en su hogar en Salinas el 23 de julio a la edad de 72 años.

Julio Lleras se destacó como atleta desde sus años escolares y posteriormente obtuvo destacados triunfos en eventos atléticos en Puerto Rico y en el exterior. Por sus hazañas deportivas, fue exaltado al Salón de la Fama del Deporte Puertorriqueño en 1983. Fue uno de los atletas más completos que ha dado Puerto Rico. Participó en competencias interuniversitarias, nacionales, regionales e internacionales. Se destacó en el deporte de pista y campo en los eventos del péntalo y décalo.

Su cuerpo estará en capilla ardiente desde hoy jueves 23 en su pueblo natal, donde recibirá honores póstumos de sus compañeros de la Fraternidad Eta Epsilon Sigma, de representantes del deporte puertorriqueño y del pueblo de Salinas.

Hijos del Cacique Abey y Encuentro… al Sur rinden homenaje en la hora de su partida a este destacado puertorriqueño.

Incluimos dicho homenaje en la pluma del escritor Josué Santiago de la Cruz.

Homenaje a Julio Lleras

Josué  Santiago de la Cruz

Nunca, como ahora, LOS HERALDOS NEGROS de César Vallejo, han significado tanto, ante la noticia terrible de la muerte de Julio Lleras,

una gloria nuestra de ayer y siempre.

Es difícil describir la pena, la angustia, el dolor inconmensurable que nos invade a los que valoramos sus hazañas en el terreno competitivo y su grandeza inigualable en la intimidad de su ser cotidiano.

Yuyo, como le conocimos todo, que nunca le hizo un desplante a nadie, porque él nunca antepuso su jerarquía al trato afable, porque los verdaderamente grandes, lo son aún más grandes en la intimidad.

Julio Lleras fue un favorecido por los dioses del Olimpo.

Fue un triunfador.

Un excelente atleta, buen salinense y buen padre.

En todo sobresalió, porque nació para ser punta de lanza, puntero en todo.

Ante la infausta noticia de su deceso, me tomo la libertad de hablar a nombre de todos los Hijos e Hijas del acique Abey, para tributarle de pie, que es la única manera de honrar a los héroes y paladines de la Historia, un prolongado aplauso en esta hora definitiva de su Adiós.

Para Jadira, la hija que lo amó y admiró sus hazañas, y a toda su familia que hoy llora su partida, vayan nuestras más sinceras y dolidas condolencias y para tí, Yuyo, nuestro agradecimiento por habernos dado lo mejor de tí.

Josué

Hijos del cacique Abey

LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma… ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son… Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre… Pobre… ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!

César Vallejo

 

COMUNICADO DE PRENSA

MUSEO DEL DEPORTE  DE PUERTO RICO

El Museo del Deporte de Puerto Rico, su Junta de Directores lamenta la gran pérdida del notable atleta puertorriqueño Julio Lleras Morales que falleció en su hogar en Salinas el 23 de julio a la edad de 72 años.
 
Fue un destacado atleta desde sus años escolares, universitario y triple medallista hace 50 años en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Caracas, Venezuela.
 
Lleras se destacó en los eventos de saltos, en noviembre de 1958 en las Justas de la LAI y representando a la Universidad Católica ganó medallas de oro en salto alto, largo y la pértiga. Ese evento fue eliminatorio para hacer el equipo de Puerto Rico a los Juegos CAC que se celebraron en Caracas en enero de 1959.
 
En esos Juegos, Lleras ganó dos medallas de plata y una de bronce. En alto compartió la misma altura con el legendario Teodoro Palacios de Guatemala con 1.91 metros. Llegó segundo en salto largo y bronce en triple salto, donde los boricuas coparon las tres medallas con Pedro Juan Camacho y Rubén Quiñones. Lleras fue uno de cuatro salinenses que fueron medallistas en el atletismo de esos Juegos junto a los hermanos Rolando, Rubén y Rumildo. Ese año fue miembro del equipo de Puerto Rico que asistió a los III Juegos Panamericanos en Chicago compitiendo en salto alto y largo.
 
Años después representó a los Gallitos de la UPR en las Justas ganando oro en salto largo en el 1964 y 1965, con oro en triple salto en 1965 y plata en el ’64.
 
Fue un hombre de bien y por sus hazañas  deportivas fue exaltado al Salón de la Fama del Deporte Puertorriqueño en 1983.  Fue uno de los atletas más completos que ha dado Puerto Rico.
 
Su cuerpo estará en capilla ardiente en la funeraria Monserrate de Salinas y su entierro será mañana sábado 25 de julio a las dos de la tarde.

 1959 Julio Lleras plata largo

Yo vuelvo a ser / Gloria Gayoso

winter-pampasArcilla, barro, polvo diminuto,

vuelvo a ser

cuando compruebo que me equivoco

a cada rato,

que mi razón no es tanta o es escasa,

que un ansia de verdades me adelanta

la muerte,

que de nada sirven a veces ni los labios carnosos,

ni los ojos prietos de pájaros.

Yo sé que vuelvo a ser barro,

cuando me arrodillo a suplicar estrellas

para encontrarme entre las células

un retazo del alma,

una parte de aquel soplo del Génesis,

que me haga sentir nueva,

libre del error cotidiano,

sabia,

abandonada en los brazos

del eterno alfarero.

Yo vuelvo a ser arena,

cada vez que reparo

en lo frágil de la neurona colapsada,

en el vacío nihilista del periódico,

en la estatua inconclusa

de la heroína que no soy,

en mi nada sin el todo.

Yo vuelvo a ser lodo aguachento

buscando forma,

impaciente ante la inmortalidad.

©Gloria Gayoso