Carta posnavideña / José Manuel Solá

navidadHola, querida Esther;

Tal vez no me creas, pero no sé de qué hablarte. Lo cotidiano, que tan hermoso suele ser, en la monotonía de mi soledad me aplasta y casi me deja abúlico. Sé que estoy vivo, pero… ¡qué vida ésta!

Me preguntas que cómo estuvieron las fiestas navideñas. Tampoco me creerás que nunca han sido mucho de mi agrado. No celebro la Navidad. Ese es un período más bien comercial y de desenfreno: bebidas alcohólicas, petardos ruidosos y comercios llenos de consumidores peleando con su dinero y sus tarjetas Visa y MasterCard y rabiando por los regalos que tienen que comprar. y a todos se les olvida que es la celebración del nacimiento del hijo del carpintero. No lo invitan a la fiesta. Para la mayoría el centro de la celebración es el Viejo Pascuero (Santa Claus) que ni por equivocación menciona el nombre de Jesús de Nazareth. Muchos saben el nombre de cada venado, pero si le mencionas al Salvador del Mundo te miran de sosquín y piensan:

“Ay, qué agua-fiestas”. No sé si es por eso que siempre he preferido pasar esas fiestas en soledad. (Y en Viernes Santo, ni se diga: eso lo separan para irse de fin de semana a la playa y regresan al hogar los domingos por la tarde, rojos como langostas y apestosos a ron. Claro hay una minoría diferente, pero es eso: una minoría). Nada, así es el ser humano en todas las culturas, me parece…

Eso sí, en estas navidades vi mucho cine; películas que bajo de YouTube. Hay películas buenas, aunque también hay muchas que son bodrios. Hasta he visto películas rusas, usualmente muy buenas. Hay películas hechas en España que parecen ser excelentes, pero las detesto porque no entiendo un divino de lo que hablan por el ABUSO  de la Z y porque usan un tono de voz muy grave, casi inaudible. Una lástima. El cine francés tiende a ser muy bueno (obviamente, no siempre). Pero, si, siempre encuentro algo que ver. Y documentales.

Por lo demás… la vida sigue igual, como un río más-o-menos tranquilo que uno no sabe hasta dónde llegará.

Yo, hastiado de todo, dejé de tomar mis medicamentos hace cerca de seis meses. (Pero no te alarmes, yo estoy bien) 😊

Bueno, sé que debo haberte sonado como un viejo cascarrabias, perdona. Es que “hay días y…. hay días”.

Un abrazo,

José Manuel

casona-salinas

El heredero / por Edwin Ferrer

Antes de traquear* un gallo, Paco se fue a recoger el testamento que Pancho dejó en caso de que muriera.  Así fue; días después de testamentar, el viejito murió de un infarto y otras complicaciones.

Después del entierro Paco fue a la oficina del abogado del pueblo y al abrir el testamento había una clausula donde la gran casona aledaña a la alcaldía perteneciera a él.

─Aguarda, dijo el abogado, debes 6,000 dólares en contribuciones.

A Paco casi le dio un infarto y fue a visitar al doctor.

─ ¿Tú no eres el hijo de Sécola? Le preguntó el doctor cuando entró a la clínica.

─ Si. Dr. Cardona ¿Cómo está?

─ Bien, hombre, ¡Cómo has cambiado, perdiste todo el pelo! Casi no te reconocía. ¿Qué haces por acá?

─ Vine a recoger los resultados de la biopsia que me hicieron, contestó.

─ A ver, a ver, pásame el sobre manila.

─ Humm…, los resultados dieron positivo y tienes seis meses de vida.

Al llegar a su hogar, triste y abatido, se encontró con un letrero que decía, “Estorbo público”.

Seis meses después del sepelio de Paco, la casona también había desaparecido para convertirse en un mal embreado y maldito estacionamiento que no genera un centavo de ingreso al municipio.

Hay veces que me siento en el banco de la plaza a contemplar la otra casona, la del doctor Cardona y recuerdo el día que Paco me dijo:

─ Si heredo mucho dinero nos vamos Héctor, Memo, tú y yo a comprar uno de los mejores gallos que dejó Trujillo.

Entonces comprendí que todo se hereda menos la hermosura.

Así como perdimos a Paco, la plaza perdió sus fuentes, su concha y la iglesia, los santos que protegían nuestro patrimonio.

 

© Kaminero

*Traquear: ejercitar, entrenar

dibujo-de-camila-rodriguez_copy-2-2

Llegarón los Reyes por la joya* / Lucía Cruz

En la frialdad de la joya de Aguafría, se escuchaban voces en plena oscuridad:

—Maaaaaaa

-Quéeeeee

—¿Llegaaaroon loo Reeeeyee?

-Noooo, duéeeeeerrmeeeteee

El diálogo se repetía con demasiada insistencia. La pobre mami, más allá que acá, nunca dejaba de responderme con caramelo en sus palabras, hasta que la voz de trueno de papi decía: “duerme, Lucía”.

En ese momento olvidaba la “preguntaera”, me arropaba y no se me veían ni los ojos. Rogaba que llegaran los magos para poder verlos y desarmar su misterio. Esa noche me daban muchas ganas de tomar agua o de ir al baño. Miraba por las ventanas y las escaleras solitarias parecían conversar con el poste de la calle. El viejo farol se encendía, cuando decía que sí; se apagaba, cuando decía que no. Una vez quise gritar de emoción, pues estaba casi segura de que había visto un camello vagabundo por el camino, pero el “relincho” poco compasivo de una yegua prófuga, me llevó nuevamente a la incertidumbre.

En la mañana, observaba con sorpresa la cajita de hierba vacía y los regalos me esperaban en la sala. Siempre llegaron, nunca los vi; pero luego la vida me reveló el gran secreto, lo que mis padres y hermanas no querían decirme: los reyes usan la joya como atajo.

 

©Lucía Cruz

Dibujo: Los Reyes, Camila Rodríguez

*Joya: hoya, quebrada, riachuelo

Así es AES: la misma carbonera de siempre

Por: Víctor Alvarado Guzmán

Portavoz Comité Diálogo Ambiental

Salinas, Puerto Rico – A menos de 24 horas de la sentencia emitida por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, en la que se validó la Ordenanza Municipal de Peñuelas que prohíbe el depósito de cenizas de carbón en sus límites territoriales (incluyendo los vertederos allí establecidos), los propagandistas de la carbonera AES volvieron a salir de sus escondites para, una vez más, intentar confundir al país, levantar sombras sobre verdades inequívocas, y vociferar sin recato su diatriba contra el pueblo puertorriqueño. Así es AES: la misma carbonera de siempre.

Durante las vistas públicas que se realizaron al final de la década del 90, donde se discutió la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la entonces propuesta construcción de la planta AES en Guayama, recuerdo vívidamente a los niños que asistieron a aquella audiencia, con sus uniformes de equipos de baloncesto y pelota, y letras AES en las espaldas. Veinte años después, Víctor Rodríguez Aguirre, uno de los líderes deportivos del sector Santa Ana en el barrio Jobos en Guayama, ha reconocido que el regar las cenizas de carbón por las calles de su comunidad no fue lo que AES había prometido a aquellos niños, ni a sus padres (Prometieron empleos… y trajeron cenizas, Omar Alfonso, CPI, 8marzo2016)

También los ejecutivos de la carbonera AES nos engañaron cuando garantizaron en declaraciones y por escrito que sacarían las cenizas fuera de Puerto Rico, y que nunca serían descartadas en nuestros vertederos. En su lugar, desparramaron sus cenizas tóxicas en pueblos del sur, norte, este y oeste del país. Aún hoy permanecen bajo innumerables urbanizaciones de interés social y clase media; enterradas bajo centros comerciales, carreteras y hasta bajo el otrora “suelo virgen” que protege el acuífero del sur.

Como si no fuera suficiente, en los pasados dos años tuvieron el arrojo de descargar sobre 357 mil toneladas de cenizas tóxicas en los vertederos de Humacao y Peñuelas, sin permiso de la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y en temeraria violación a los acuerdos establecidos con el gobierno de Puerto Rico en la década del 90.

AES incluso nos mintió cuando decía que sus cenizas, mercadeadas bajo el sofisticado nombre de AGREMAX, era un agregado útil para la construcción, pero resultó que el material SIEMPRE fue mera “basura”, como admitió recientemente ante el Senado de Puerto Rico el saliente presidente de la JCA, Weldín Ortiz Franco.

Mientras los “abogados de bufetes caros” que representan a AES dicen que las cenizas de carbón no son tóxicas, las consecuencias en la salud de nuestros hermanos y hermanas de Arroyo Barril en República Dominicana, un municipio que por cuatro años convivió con casi 30 mil toneladas de esas mismas cenizas, los desmienten.

La toxicidad, peligrosidad y radioactividad de las cenizas de carbón ha sido científicamente documentada en estudios hechos en Puerto Rico, Estados Unidos y otros países. Hasta la propia Agencia de Protección Ambiental federal (EPA) levantó serios cuestionamientos a la JCA en una carta del 7 de noviembre de 2011 por la forma en que se estaban disponiendo las cenizas de AES en Puerto Rico. Incluso, la EPA expresó preocupación por su potencial impacto en las aguas subterráneas y mencionó desde casos hasta demandas radicadas en Estados Unidos por la contaminación de acuíferos, provocada por elementos tóxicos de las cenizas de carbón.

Si las cenizas no son tóxicas, ¿por qué hasta la EPA teme que se contaminen nuestros acuíferos como ha ocurrido en los Estados Unidos?

Mientras tanto, los propagandistas de AES siguen diciendo que han utilizado sus cenizas beneficiosamente, aunque hasta la EPA los desmintiera hace tiempo. Así es AES: la misma carbonera de siempre

Y cuando en el 2010 se aprobaron en diversos pueblos las primeras ordenanzas municipales que prohíben las cenizas, ejecutivos de AES argumentaron que las mismas eran inválidas. En su terca avaricia, comenzaron y auspiciaron varios litigios, tratando de dar con alguien que invalidara las ordenanzas, pero las decisiones del Tribunal Federal y del Tribunal Supremo “trasquilaron” los argumentos de la carbonera y han revalidado las mismas.

Aun así, de forma temeraria, la carbonera insiste en que seguirá enviando las cenizas a los vertederos.

Simultáneamente, seguimos escuchando el mismo sonsonete de AES, ahora con el corillo de sus camioneros y la basurera EC Waste, quienes fabrican la hipótesis de que la oposición al depósito de cenizas es de un grupito con intereses políticos. Incluso, han llegado al colmo de aseverar que los independentistas se apoderarían del país.

Pero ninguno de ellos tiene la honestidad para reconocer que 55 asociaciones y organizaciones religiosas, sindicales, artísticas, políticas, ambientales, universitarias, profesionales y médicas endosaron un “Manifiesto Solidario Pro Salud y Ambiente de Puerto Rico”, en apoyo solidario, comunitario y científico a la lucha contra las cenizas.

Tampoco dicen nada sobre el hecho de que las 45 ordenanzas que prohíben las cenizas fueron aprobadas por legisladores municipales y alcaldes de todos los partidos políticos, o sobre la Resolución aprobada por la Asociación de Alcaldes (que hasta donde sé es integrada solo por populares) en la que se solicita se incluya a la agenda de una nueva sesión extraordinaria el Proyecto del Senado 340, sometido desde el año 2013 por la senadora María de Lourdes Santiago, que propone impedir el depósito de cenizas de carbón en Puerto Rico.

Mientras todo esto ocurre, la empresa AES nos exprime económicamente al cobrarnos $900 mil diarios por 450 megavatios de elecricidad y, a cambio, nos regala los químicos tóxicos que libera al aire a través de su chimenea, sus tóxicas cenizas, nos lleva a los tribunales cuando los alcaldes y agencias no obedecen a sus reclamos, y también pretenden que le paguemos por deshacernos de ellos.

Si fuera por AES aún nos estarían tirando su basura tóxica en los patios de nuestros hogares, sobre nuestros acuíferos y hasta en nuestros jardines. Si fuera por AES, ellos nombrarían a los jueces en Puerto Rico o, incluso, al próximo presidente de la JCA.

Ahora, en un insulto más a la inteligencia y dignidad del pueblo puertorriqueño, la carbonera recurre a “migajas” económicas para lavar su cara y dar la impresión de buen vecino, al ofrecer dádivas a escuelas y festivales en Guayama.

Coincidentalmente, su “generosidad” se reactivó justo cuando las comunidades de Peñuelas se plantaron frente a los camiones y detuvieron el transporte de cenizas de carbón a los vertederos cercanos a sus hogares.

Lo que pueda repartir AES para realzar su espejismo de “empresa magnánime”, nunca equivaldrá a su responsabilidad económica por daños al aire, suelos y la salud de los habitantes de Guayama, Salinas, Santa Isabel, Arroyo, Peñuelas y Humacao.

Pero así es su propaganda… y así es AES: la misma carbonera de siempre.

Legislatura de Salinas apoya unánimemente la lucha de Peñuelas contra las cenizas carbón

Jackeline Vázquez

Jackeline Vázquez

En una valiente decisión los legisladores municipales de Salinas aprobaron una resolución apoyando la lucha de las comunidades de Peñuelas afectadas con el depósito de cenizas de carbón.   La resolución, iniciativa del líder ambiental y legislador municipal Víctor Alvarado Guzmán, contó con la co-autoría de la bancada del PPD y el respaldo de la minoría novoprogresista.

La solidaridad con Peñuelas expresada a través de la Legislatura Municipal que preside Jackeline Vázquez Suárez,  cuenta con el respaldo de la mayoría de los habitantes de Salinas que también se han visto afectados con el depósito de cenizas tóxicas utilizadas como relleno en la construcción de urbanizaciones, centros comerciales y de caminos rurales en terrenos de alto valor agrícola.  El depósito de dicho material tóxico pone en peligro de contaminación las importantes reservas de agua de los acuíferos del sur así como la salud  de los habitantes de la región.

Víctor Alvarado

Víctor Alvarado

Según Víctor Alvarado, la resolución aprobada solicita la inclusión del Proyecto del Senado 340 destinado a prohibir el depósito de cenizas de carbón en Puerto Rico en una posible sesión extraordinaria a ser convocada por García Padilla.

Asimismo hace un llamado al gobierno para que  desista de producir energía eléctrica a base de la quema de carbón, como han hecho los países europeos. En su lugar solicita que se fomente el uso de fuentes de energía limpia, renovable y sustentable, porque las mismas tienen un potencial mayor de activar la economía con el establecimiento de una variedad de empresas energéticas y la creación de empleos.

Esta resolución contiene implícitamente un importante mensaje por el que abogan todos los pueblos del mundo: “Salvando el Planeta, salvamos a la humanidad”.

promesa-book

Publican libro sobre la Ley PROMESA

Por Rolando Emmanuelli Jiménez, J.D., LL.M.  y

Yasmín Colón Colón, C.P.A., M.B.A., J.D.

El proyecto de ley de la CÁMARA de Representantes de Estados Unido H.R. 5278, denominado ‘‘Puerto Rico Oversight, Management, and Economic Stability Act’’ y conocido por su acrónimo PROMESA, fue convertido en Ley por el presidente Barack Obama el 30 de junio de 2016.

La Ley, que entre otras cosas, impone a Puerto Rico una Junta de Control Fiscal federal, afecta todos los ámbitos de nuestro ordenamiento jurídico, económico y social, pues pone en manos de 7 personas, no electas, los poderes de revisar, modificar o revocar las leyes que van definir el futuro económico y social de Puerto Rico. Esto, trastocando la manera en que funciona la Constitución, por lo que se menoscaba, aún más, el limitado ámbito democrático de los puertorriqueños.

Por los pasados 28 años, el Bufete Emmanuelli C.S.P. ha mantenido su compromiso de informar a la comunidad sobre aspectos jurídicos y económicos. Reafirmando ese compromiso, sus socios, Rolando Emmanuelli Jiménez y Yasmín Colón Colón, analizan detalladamente en este trabajo las disposiciones de la Ley, a los fines definir cuál es el impacto que tendrá en todos los aspectos de nuestra vida como Pueblo.

La exposición sencilla que hacen los autores sobre el contenido de la Ley, sirve de base para el comienzo del debate para responder adecuadamente la pregunta: ¿cuál es la ruta o estrategia que Puerto Rico debe seguir para lidiar con la aplicación de esta Ley?

El libro en formato electrónico está disponible en la tienda iTunes de Apple en la versión para  Ibooks y la versión Kindle de Amazon.com. Próximamente, se publicará en la tienda de Amazon.com y en formato de papel bajo la Editorial Situm de San Juan Puerto Rico.

Rolando Emmanuelli Jiménez nació en Ponce, Puerto Rico. Pose un bachillerato del Recinto Universitario de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico con una concentración en Ciencias Políticas, así como un Juris Doctor de la Escuela de Derecho de la UPR. 1986. En 1992 obtuvo el grado de Maestría en Derecho (LL.M.) del Centro de Estudios Jurídicos Avanzados de la P.U.C.P.R. en San Juan

Ha sido profesor en la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y de la Facultad de Derecho Eugenio María de Hostos de Mayagüez. De la Hostos fue Miembro Fundador y Catedrático Asociado. Además, fue Decano Asociado, Síndico y Presidente de la Junta de Síndicos.

Como profesor impartió cursos en las áreas de Derecho Probatorio, Penal, Procesal Penal, Constitucional, Clínica de Asistencia Legal e Informática Jurídica. Ha publicado varios artículos sobre temas jurídicos en revistas especializadas y cientos en varios periódicos.

Es autor del Prontuario de Derecho Probatorio Puertorriqueño en el 1994 y de un Compendio de Derecho Probatorio Puertorriqueño, dirigido a los estudiantes de bachillerato y los abogados postulantes.

El Tribunal Supremo de Puerto Rico designó al Lcdo. Emmanuelli como Miembro del Comité Asesor Permanente de Reglas de Evidencia con el propósito de presentar un nuevo proyecto de Reglas de Derecho Probatorio. Este proyecto fue aprobado finalmente como las Nuevas Reglas de Evidencia de 2010.

En el año 2014 publicó Reestructuración de los Negocios para Enfrentar la Crisis, libro electrónico (e-book) publicado por la firma de abogados y notarios de Ponce, Bufete Emmanuelli, C.S.P. y su editorial Del Derecho y del Revés, que expone de forma clara las medidas generales y específicas que pueden tomar las empresa para lidiar con la crisis económica. Recientemente, publicó la versión en papel de este trabajo bajo la Editorial Situm.

En el año 2015 publicó su segundo libro electrónico titulado: Abecé del Derecho Puertorriqueño: Lo que necesita saber sobre las leyes principales de Puerto Rico. El libro contiene 85 temas jurídicos y explica de manera sencilla las principales leyes que tienen impacto diario en la vida de los puertorriqueños.

Fue Presidente de la CÁMARA de Comercio del Sur de Puerto Rico durante el término 2005-2006 donde se dedicó a promover el desarrollo pleno del Puerto de las Américas Rafael Cordero Santiago.

Ha sido anfitrión de los programas de radio Debido Proceso de Ley y Conocimiento y Acción Solidaria en WPAB. Actualmente se desempeña como Presidente del Bufete Emmanuelli, C.S.P.

Yasmín Colón Colón es natural del pueblo de Orocovis. En el año 2004, obtuvo un grado de bachillerato con concentración en Contabilidad Pública de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, Recinto de Ponce. En 2007, juramentó como Contadora Pública Autorizada. Prosiguió estudios graduados, obteniendo en el 2008 una Maestría en Administración de Empresas con concentración en Contabilidad de la Universidad de Phoenix, con 3.91 de promedio general.

Continuó estudios jurídicos en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico, donde se graduó Magna Cum Laude en el 2011. Fue la puntuación más alta en la reválida de Aspirantes al Ejercicio de la Abogacía de septiembre 2011, siendo admitida al ejercicio de la Abogacía y la Notaría en Puerto Rico. Además, está admitida a postular ante la Corte Federal para el Distrito de Puerto Rico.

En el año 2014, publicó, junto al Lcdo. Rolando Emmanuelli, el libro Reestructuración de Negocios para Enfrentar la Crisis: Guía Básica Jurídica para los Oficiales y Gerentes de la Empresa. Es autora del Sumario de Derecho Inmobiliario Registral, el cual se utiliza como repaso para la reválida de derecho. Ha publicado artículos sobre temas jurídicos en revistas especializadas y periódicos, siendo autora del artículo Responsabilidad del Contador Público Autorizado por Impericia Profesional Relacionada a Servicios en Asuntos Contributivos, publicado en la Revista de Derecho Puertorriqueño de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico.

Ha sido profesora en la Universidad Interamericana de Puerto Rico, Recinto de Ponce, en las áreas de Contabilidad y Justicia Criminal. Se desempeñó como asesora legal de las Comisiones de Reglas y Calendario y de Urbanismo e Infraestructura del Senado de Puerto Rico. Su experiencia laboral también incluye dirigir el departamento de contabilidad en empresas dedicadas a la industria de la construcción. Desde el año 2012, labora como abogada en el Bufete Emmanuelli, C.S.P. Actualmente, se desempeña como socia y principal oficina financiera (CFO) del Bufete.

cenizas-2

Consolidan fuerzas en toda la isla contra las cenizas

Comunicado de Prensa

Diversos sectores se unen a Peñuelas

San Juan, Puerto Rico – Diversas organizaciones multisectoriales se reunieron en el Colegio de Abogados para anunciar el inicio de una Campaña de Solidaridad en apoyo al Campamento contra las Cenizas en Peñuelas y a la lucha contra el depósito de cenizas tóxicas de carbón en Puerto Rico.

José M. Díaz, líder comunitario de Peñuelas, anunció el inicio de la campaña junto a decenas de otras organizaciones. “Ante el apoyo que ha tenido la lucha que mantenemos en Peñuelas contra el depósito de las cenizas que envía la carbonera AES a nuestro pueblo, hemos decidido consolidar ese esfuerzo para realizar acciones en conjunto con otras organizaciones, sindicatos, iglesias y personas en su carácter personal, que entienden el peligro que corre la salud de nuestras comunidades y el ambiente ante el depósito indiscriminado de este material tóxico”, dijo Díaz.

Como parte de la campaña se está circulando un “Manifiesto Solidario Pro Salud y Ambiente de Puerto Rico”, el cual contiene seis (6) puntos con los cuales están de acuerdo las distintas organizaciones. “En términos generales, estamos apoyando los actos de desobediencia civil pacífica que realiza el pueblo contra el depósito de cenizas de carbón en cualquier parte de Puerto Rico y urgimos al gobierno a comenzar la sustitución de la contaminante producción de energía a base de carbón por fuentes de energía limpia, renovable y sustentable. Además, apoyamos el Proyecto del Senado 340, sin enmiendas que menoscaben la intención fundamental de que se prohíba el depósito de cenizas de carbón en Puerto Rico”, explicó el líder peñolano.

El Manifiesto también solicita al Superintendente de la Policía que detenga el uso de fondos públicos para proteger intereses de compañías privadas multimillonarias, a través de servicios de escolta y movilización de cientos de efectivos de la policía para arrestar a ciudadanos que defienden la Ordenanza Municipal Núm. 13 Serie 2012-2013 del Municipio de Peñuelas, la cual prohíbe el depósito de las cenizas de carbón en suelo peñolano.

Por su parte, Víctor Alvarado Guzmán, portavoz del Comité Diálogo Ambiental de Salinas, agregó que el Manifiesto también recoge una petición para que se realice una investigación sobre la legalidad de la enmienda realizada por la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) al contrato con AES en el 2015. “Después de 12 años, la Junta de Calidad Ambiental (JCA) reconoce que la carbonera AES engañó al Pueblo de Puerto Rico cuando aseguró que las cenizas de carbón no eran un desperdicio y sí un agregado. Bajo esa premisa falsa se permitió el depósito de millones de toneladas de cenizas tóxicas en proyectos de construcción de urbanizaciones, centros comerciales, carreteras y terrenos sobre nuestros acuíferos. En lugar de multar a la AES por su engaño, la JCA los premió con permitir innecesariamente el depósito de las cenizas en los vertederos de Humacao y Peñuelas, y la AEE enmendó el contrato avalando ese depósito. Se hace necesario que la Asamblea Legislativa realice una investigación sobre las circunstancias que permitieron el depósito de las cenizas en Puerto Rico”, indicó Alvarado Guzmán.

Por último, ambos líderes aseguraron que continuaran deteniendo los camiones que intenten depositar cenizas de carbón en el vertedero de EC Waste y Ecosystems en Peñuelas, y que se comenzaran proyectos educativos a través de las redes sociales para transmitir el mensaje de las distintas actividades a realizarse.

Organizaciones que se han unido a la Campaña de Solidaridad suscribiendo el Manifiesto:

1. José M. Díaz, Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa, Inc.

2. Víctor Alvarado Guzmán, Comité Diálogo Ambiental, Inc. de Salinas

3. Tommy Boyle, Alianza Comunitaria y Ambiental del Sur Este (ACASE)

4. Padre Obispo Rubén González, Obispo de Ponce, Iglesia Católica

5. María de Lourdes Santiago, Partido Independentista Puertorriqueño (PIP)

6. Nelson V. Cruz Santiago, Senador Distrito de Ponce, Partido Nuevo Progresista (PNP)

7. Eva L. Ayala Reyes, EDUCAMOS

8. Emilio Nieves Torres, UNETE

9. William Pérez Vega, Poetas en Marcha

10. Kique Cubero García, Asociación de Documentalistas de Puerto Rico

11. José A Menéndez, Sierra Club Puerto Rico

12. Revdo. Padre Pedro del Valle Tirado, Iglesia Episcopal del Pueblo (Yauco)

13. Ela M. Cruz Nazario, Ciudadanos del Karso, Inc.

14. Sonia Santiago Hernández, Madres contra la Guerra

15. Aimeé Montoya, Vive Borikén, CRL

16. Gloria Cordero, Comité en Defensa de la Cueva del Indio y la Carretera #681 en Arecibo

17. Javier Torres, AntRocket Puerto Rico

18. David Ortiz, El Puente: Enlace Latino de Acción Climática (ELAC)

19. Pedro Julio Serrano, Puerto Rico para Tod@s

20. Arturo Massol Deyá, Casa Pueblo de Adjuntas

21. María Reinat, Colectivo Ilé

22. Dra. Amelia Rodríguez Acevedo, Asociación de Psicología de Puerto Rico

23. Yadira Mercado, Sociedad Espeleológica Unida del Sur

24. Juan Camacho, Toabajeños en Defensa del Ambiente

25. Ingrid M. Vila Biaggi, Cambio

26. Wildaly Santiago, Movimiento en Contra de las cenizas de carbón

27. Judith Crespo, Cayey para el Mundo

28. Radamés Quiñones, ULEES

29. Graciela Rosario, Aibonito Sin Yerbicida

30. Rvda. Dra. Doris J. García Rivera, Seminario Evangélico de Puerto Rico

31. Jorge Alsur, Red Latina Sin Fronteras

32. Myrna Conty, Coalición de Organizaciones Anti Incineración

33. Amigos del Río Guaynabo

34. Pastora Ruth Santiago, Junta Conferencial de Iglesia y Sociedad de la Iglesia Metodista

35. Dr. Obed García, Comité de Salud Publica Ambiental del Colegio de Médicos y Cirujanos de Puerto Rico

36. Dr. Eduardo Ibarra, Fundación Pro Derecho a la Salud

37. Johnsy Carrión, Sociedad de Estudios Espeleológicos del Norte, Inc. (SEENI)

38. Carmen L. Martínez Toro, Mayagüezanos Por la Salud y el Ambiente, Inc.

39. Rafael L. Joglar, Proyecto Coquí

40. Luis Jorge Rivera Herrera, líder ambiental

41. Michelle Campi, Project Front Door

42. Mercedes Martínez Padilla, Federación de Maestros

43. Viviana Morales Santiago, Comité Despertar Cidreño

44. María de los Ángeles Fonseca, Red de Esperanza y Solidaridad-Diócesis de Caguas

45. Luis José Torres Asencio, Clínic Derecho Ambiental, Facultad de Derecho Universidad Interamericana

46. Francisco Hernández Ortega, Movimiento Unión Soberanista

47. Dr. Osvaldo Rosario, doctor en Química y Catedrático UPR Río Piedras

48. Rafael Bernabe, Partido del Pueblo Trabajador

49. Lcdo. Alejandro Torres, Colegio de Abogados de Puerto Rico

50. Mayra Rivera Cordero, Unión General de Trabajadores (UGT)

51. Jaime Jaramillo, UTIER

52. Nathaniel González, Sociedad Ornitológica Puertorriqueña. Inc. (SOPI)

53. Carlos Collazo Berríos, Comité Pro Reserva Natural Cañón Las Bocas (Barrabquitas/Comerío)

Comentando fotografías: El comité organizador del Carnaval Abey de 1996

El Carnaval Abey de 1996 se celebró en el fin de semana del 25 al 28 de abril.  En la foto figuran algunos de los  miembros que integraron el Comité Organizador de aquella edición,  Ese año el tradicional carnaval fue dedicado a Carlos Manuel Ortiz Rivera, Calín  y el actor Eddie Miró participó como el Gran Mariscal del desfile. La Reina juvenil fue Paris Guzmán Angleró y la infantil Julie Marie del Valle Ramos.    Las actividades artísticas incluyeron  la cantante Giselle, Caña Brava, Zafra Negra y Andy Montañez y su Orquesta. Aunque no están los 14 miembros que integraron el comité quizás nuestros lectores recuerden los nombres de los que figuran en la fotografía.

carnal-abey-1996-directiva-3