Víctor Alvarado asegura que candidato al senado por el distrito de Guayama miente sobre las cenizas de carbón

Víctor Alvarado Guzmán, candidato a alcalde del Partido Independentista Puertorriqueño en Salinas, aseguró que Carlos Rodríguez Mateo tergiversó la verdad sobre la ordenanza municipal vigente que prohíbe depositar cenizas de carbón en Salinas.

En una entrevista en Radio WAPA el candidato a senador, Carlos Rodríguez Mateo afirmó que durante su incumbencia como alcalde de Salinas se estableció una de las primeras ordenanzas municipales prohibiendo el depósito de las cenizas de carbón  “como salubrista entendemos que teníamos que precaver y como una medida de precaución” aprobar dicha ordenanza.  Eso es totalmente falso, afirmó un indignado Alvarado Guzmán.

La verdad de este asunto es que “en 2010 Emilio Nieves Torres, entonces Legislador Municipal del PIP en Salinas, sometió la primera ordenanza municipal para prohibir el uso de las cenizas de carbón. Un asesor legal de Rodríguez Mateo sometió otra ordenanza buscando lo mismo.  Pero la legislatura municipal PNP no aprobó ninguna de las dos.  En febrero de 2011, el PIP volvió a someter una ordenanza, esta vez una híbrida entre las dos radicadas anteriormente, y tampoco fue aprobada”

Según puede constatarse en los documentos municipales fue al principio del actual cuatrienio, ya Rodríguez Mateo fuera de la alcaldía, que Víctor Alvarado Guzmán sometió y fue aprobada en la Legislatura Municipal, la Ordenanza Núm. 17 Serie 2012-2013 prohibiendo el depósito de cenizas de carbón en Salinas.  Durante la administración de Rodríguez Mateo se presentaron tres ordenanzas, pero no se aprobó ninguna. Fue bajo la actual administración que se aprobó la Ordenanza que presentó el PIP.

Alvarado Guzmán afirmó que “Rodríguez Mateo también mintió cuando aseguró que la Ordenanza prohibiendo las cenizas se aprobó al finalizar su primer cuatrienio (2005-2008) y que a partir de entonces se descontinuó por completo en Salinas el uso de las cenizas de carbón Agremax.”

“Fue precisamente luego de 2008, que en Salinas se intensificó el uso de las cenizas de carbón como relleno en caminos agrícolas y comunitarios, y en proyectos de construcción de urbanizaciones y centros comerciales. Una de las urbanizaciones que más cenizas se utilizó fue Parque Gabriela II, y esta fue construida entre 2009 y 2010, durante el segundo cuatrienio de Rodríguez Mateo,” dijo Alvarado Guzmán.

El uso de cenizas de carbon para rellenar huecos donde se saco suelo fertíl es un pecado ambiental detestable

El uso de cenizas de carbon para rellenar huecos de donde se hurtó suelo fértil es un pecado ambiental detestable

“Tampoco es cierto lo que dijo el ex alcalde en WAPA radio de que sólo en “dos urbanizaciones” se había utilizado las cenizas de carbón Agremax.  En unas cinco  urbanizaciones construidas durante la administración de Rodríguez Mateo (Urb. Brisas de Evelymar, Urb. Marbella, Urb. Valles de Salinas, Urb. Vistas de Salinas y Urb. Parque Gabriela II) su usaron cientos de toneladas de las tóxicas cenizas como relleno. También fueron utilizadas en caminos en Ranchos Guayama, la calle Matabuey, el terreno donde se encuentra el Supermercado Selecto, y un terreno que queda justo al lado del Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT),” cuyo dueño es Carlos Rodríguez Mateo.

Alvarado Guzmán expreso que siendo alcalde Rodríguez Mateo “utilizó cenizas de carbón en un proyecto municipal en la comunidad de Aguirre donde, ilegalmente, removió material de corteza terrestre y excavó en el terreno para luego rellenar con cenizas de carbón, incluyendo una pequeña quebrada.  Durante el tiempo que estas cenizas de carbón fueron utilizadas en Aguirre, residentes de la comunidad manifestaron un aumento de distintas condiciones de salud, especialmente en la piel, ojos y sistema respiratorio.  Pero en aquel entonces, al alcalde “salubrista” no le preocupó la salud de las personas.”

“Hay que tener una actitud mezquina e irresponsable para ir a un medio de comunicación y torcer la realidad histórica como lo hace Carlos Rodríguez Mateo. Un muy mal ejemplo para alguien que quiere ser senador.  La verdad es que él fue quien abrió las puertas a las tóxicas cenizas de carbón para contaminar el ambiente y poner en peligro la salud de los salinenses.  Decir otra cosa ahora es faltar a la verdad… o quizás las cenizas de carbón le afectaron la memoria,” termino diciendo el candidato a alcalde del PIP.

reencuentro 2 (2) (1)

Y nuevamente… / José Manuel Solá

Aprendí contigo, de tu respiración incandescente,

que nada termina,

que el cosmos es un girasol inmenso diluido por ratos en el tiempo

y florece, renace a lo lejos en cualquier noche clara;

aprendí que no hay comienzos ni pérdidas,

tan sólo incidencias infinitas;

que el recuerdo no muere ni hay olvidos eternos,

que la magia en tus besos y las lágrimas tienen el mismo origen,

que en tí todo es principio, es despedida, es “…quédate…”,

que no existen fronteras en nuestros universos

ni hay poder mayor que el canto de los pájaros.

Contigo yo aprendí que tus besos, tu forma de mirar y tus caricias

le dan alas al sueño, salvan nuestras mañanas… nos hacen inmortales

y que encienden las lunas del verano.

Aprendí que en una región que hoy desconozco,

por ese mar de estrellas que hoy no alcanzo,

en la hora no escrita, habremos de encontrarnos.

Nuevamente.

 

(c) José Manuel Solá ~ 18 abril 2016

quijote

Día Internacional del Libro en Palique

Anuncio 23 abril

La Librería Palique celebra el Día Internacional del Libro, este sábado 23 de abril a partir de las 9:30 am en su local de la Calle Sol en Ponce PR con actividades  en torno a la monumental obra de Miguel Cervantes Saavedra, a propósito de los 400 años de su muerte.

Entre las actividades de ese día están:

Exposición de libros antiguos ilustrados por Gustave Doré incluyendo ediciones de El Quijote y libros de otros autores.

Exhibición de reproducciones  de las pinturas y el  libro de El Quijote en pocas palabras de Martín de Riquier.

Lectura de dos cuentos de Georgina Lázaro sobre Don Quijote y de segmentos del El Quijote.

Exhibición de  la película en dibujos animados Las Aventuras de Don Quijote del laureado cineasta español Antonio Zurea.

Presentación del escritor puertorriqueño Dr. Edgardo Jusino Campos, autor de El más Azul de todos tus príncipes y otros éxitos literarios.

Lectura de cuentos escritos por las participantes del Taller para escribir cuentos cortos, ofrecido en  la librería  Paliques por la Organización Cultura El Mundo por los Libros, Inc., durante marzo y abril del presente año.

Lectura de un segmento del libro Leyendas de Ponce por Wandaliz Ortiz Malavé.

 

Justina Diaz Bisbal

 

A propósito del Festival del Manglar

 

Mangle y manglar son dos palabras íntimamente relacionadas con la geografía de Puerto Rico que comenzamos a escuchar desde niños.  Mangle se refiere al árbol o arbusto y manglar al sistema ecológico que forman los mangles.

El Bosque Estatal de Aguirre es un bosque subtropical seco con zonas de manglares. Fue establecido por ley en 1918 y comprende parcelas de terrenos costaneros en Guayama, Salinas y Santa Isabel que suman 2,464 cuerdas.  En la década de 1980 se estableció en buena parte de los terrenos del Bosque de Aguirre la Reserva de Investigación Estuarina Bahía de Jobos (JBNERR, por sus siglas en inglés).   Esta docta institución que se dedica a investigar los fenómenos ecológicos del estuario lleva también a cabo un programa educativo mediante el cual divulga al público la naturaleza e importancia que tienen el estuario y el manglar.

Este próximo fin de semana, del 15 al 17 de abril, la familia puertorriqueña tiene la oportunidad  de informarse y conocer las maravillas de este ecosistema.  La Reserva Estuarina, la entidad Eco Desarrollo de Bahía de Jobos (IDEBAJO) y las comunidades costeras los invitan a participar de la divertida experiencia educativa que constituye el Festival del Manglar a celebrarse en diversas comunidades de Salinas.

El programa de tres días incluye charlas, talleres, visitas guiadas, caminatas, paseos en kayac, siembras, observación de aves, espectáculos musicales y degustación de platos típicos.

El programa de actividades es el siguiente:

Festival del Mangle

quema-cultivos-cana (2)

Confesiones al Mar (3) / por Marinín Torregrosa Sánchez

El cañaveral ardió.
Se vistió de humo la Gran Calle,
las cenizas del recuerdo
sobrevolaron el santuario,
y a la virgen que era blanca
la tiznaron de morena en el altar.
La niña dejo su inocencia
en el callejón de la Central.
La mano del diablo y el cuco
escondidas por el conuco.
No escucharon la advertencia,
se fiaron de la parentela…
Quedó tiznada la conciencia.
Ni el bautismo
devolvió la pulcritud
al alma y dignidad vejada.
Y no estabas cerca tú, mar grande y bravío
para que ahorcaras con tu furia al asesino,
y no estabas tú,
para que ahogaras mi vergüenza
en tus aguas y en mi olvido.

©Marinín Torregrosa Sánchez, 2016

Foto: Las 2 orillas.

Galileo

Galileo y los jesuitas

por Aníbal Colón Rosado

Se han escrito numerosos libros y ensayos sobre el tema del epígrafe. Hoy sólo nos proponemos comentar brevemente en torno a los vínculos entre Galileo y el Collegio Romano, prestigiosa institución de la Compañía de Jesús.

Hacia 1626 los jesuitas desempeñaban su misión en 444 colegios, 56 seminarios y 44 casas formativas de la Orden. En la cima de los establecimientos jesuitas reinaba el Collegio Romano, fundado por San Ignacio en 1551, y dotado con los privilegios de las grandes universidades. En 1555 se estableció la cátedra De controversiis, cuya finalidad consistía en ofrecer una buena formación científica y espiritual en los enfrentamientos con la reforma protestante. Fue regentada por el Dr. Roberto Bellarmino, figura jesuita muy importante en el primer proceso de Galileo. Al Collegio se le conoció más tarde como la Universidad Gregoriana.

En la segunda mitad del siglo XVI se dejó sentir el influjo de la educación científica jesuita en otros institutos superiores. Los apuntes de Galileo, como estudiante de la Universidad de Pisa, remiten a las cátedras del Collegio Romano. Dicho centro docente atraía a los mejores científicos; y los educadores jesuitas que ejercían su profesión en países tan lejanos como la China, los consultaban. Fue la primera comunidad científica internacional. Entre los matemáticos, se destacaron Cristóbal Clavius, Cristóbal Gisenberg, Juan Pablo Lembo y Odo van Maelcote. A Clavius se le llamó el Euclides del siglo XVI. Las lecciones se enriquecieron gradualmente con el observatorio astronómico, la valiosa biblioteca, las  conferencias públicas y el museo kircheniano.

En 1587, a los 23 años, Galileo visitó al P. Clavius, a quien admiraba. Cuando Galileo cuestionó la física aristotélica, en el opúsculo Sidereus nuncius (1610), sus tesis revolucionarias “necesitaban el reconocimiento y el apoyo del Collegio Romano, máximo cenáculo de los sabios” (L. Sequeiros). Pablo V lo recibió con honores; y el cardenal Barberini, futuro Urbano VIII, favorecía el heliocentrismo. Tras observar las lunas de Júpiter a través del catalejo, Clavius felicitó al astrónomo pisano. Éste regresó a Roma en 1611, a fin de procurar la solidaridad de los matemáticos jesuitas y asegurar la aprobación de la curia en su lucha contra los peripatéticos. Se alegró de que, al comparar notas con los religiosos, “hemos encontrado que nuestras exposiciones concuerdan en todos los aspectos”. En un acto académico de acogida, el P. Maelcote elogió los nuevos descubrimientos y llamó a Galileo: el más famoso y afortunado de los astrónomos contemporáneos (inter astronomos nostri temporis et celeberrimos et foelicissimos merito numerandus).

Aunque los filósofos murmuraron, se comentó que el sabio recibió el consentimiento general de dicha universidad. Otros investigadores que contribuyeron a desvincular la cultura científica de los jesuitas de la física aristotélica, fueron Gregorio de San Vicente y José Biancani.
El Cardenal Bellarmino también dejó su huella en la vida de Galileo. Intelectual y observador por mérito propio, Bellarmino dialogaba con Galileo y consultaba a los jesuitas sobre los descubrimientos del “eminente astrónomo”. Conocía el sistema de Tycho Brahe y lo consideraba más afín a la doctrina religiosa.
Por su parte, Galileo se había equivocado en el caso de los cometas. El P. Horacio Grassi defendía la postura de Brahe al respecto. Asimismo, en el asunto de las mareas, los jesuitas acertaron, mientras Galileo caía en el error.

Según V. Messori, Galileo no tenía pruebas a favor de Copérnico; y la única que aportaba era totalmente errónea. Los cardenales Bellarmino y Baronio se declaraban dispuestos “a atribuir a las escrituras (cuya letra parecía más en sintonía con el sistema tolemaico) un sentido metafórico”, por lo menos en las expresiones que las nuevas hipótesis astronómicas pondrían en entredicho; pero sólo cuando los copernicanos fuesen capaces de aportar pruebas irrefutables. Y estas pruebas no llegaron hasta un siglo más tarde.

©Aníbal Colón Rosado

Un Escalamiento de Jueyes : anécdota en memoria de Fernando Ibarra

por Dante A. Rodríguez Sosa

Fernando Ibarra (2)
Fernando Ibarra

Recuerdo un suceso ocurrido en 1956. Fernando Ibarra ya trabajaba de policía en nuestro pueblo. Yo tenía 15 años y vino mi hermano Fui con unos primos desde Aibonito a fiestar en Salinas. Como a las 11:00 de la noche, lancé la idea de irnos para Aibonito a comernos unos jueyes que estaban en el corral de Ortiz. Los jueyes eran de mi hermano Edelmiro y hacía más de un mes que estaban enjaulados y muy gordos.

Llegamos al corral, abrimos la jaula y llenamos un saco mientras Edelmiro dormía. Cuando salíamos por el callejón que desembocaba frente al cine Monserrate, entre la farmacia Lugo y la heladería de don Pifo, y justo en el momento en que íbamos a arrancar en el Jeep de mi primo Cachi rumbo a Aibonito, apareció Ibarra y nos dio el alto.

«¿Quiénes son ustedes? ¿De dónde son ustedes?»

Ibarra conocía a mi mamá. Me baje del Jeep y le dije: «Ellos son mis primos de Aibonito y van para allá ahora.»

«Pero están borrachos, no pueden guiar.»

¡Le dije al oficial policíaco que Cachi no bebía! Entonces Ibarra le quitó la llave a Fui y se la dio a Cachi.

«¡Se me van del pueblo ahora mismo!»

Nos montamos más rápido que la luz y fuimos a tener a casa del abuelo en La Sierra de Aibonito. Allí cocinamos los jueyes y nos amanecimos bebiendo y comiendo ese exclusivo manjar costanero.

jueyes1Toda la vida mi hermano Edelmiro me ha increpado por este tortuoso suceso. De hecho; la semana pasada en su oficina estábamos discutiendo unos asuntos legales y de momento trajo a colación este asunto y le dije:…«pero es que eso no tiene nada que ver con lo que estamos hablando.» «Si, pero es que me acordé de momento y no quiero que se te olvide que me debes unos jueyes.»

En ese momento, recordé la bondad de Ibarra al darnos la oportunidad de arrancar e irnos, ante lo que era un caso claro de escalamiento de jueyes.  De hecho, muchos años después, en toda mi vida adulta, le recordé a Ibarra su noble gesto para con unos “jóvenes delincuentes”.

Descanse en paz el amigo Fernando Ibarra. Tremendo ser humano.
Mis condolencias a la familia.
RIP

 © Dante A. Rodríguez Sosa, 2016

Canción de la clase graduanda de anteriores generaciones en Salinas / Sergio A. Rodríguez Sosa

Canción-de-la-clase

Durante décadas esta létra fue utilizada como la Canción de la Clase en las graduaciones de las escuelas del Distrito Escolar de Salinas.  Desconocemos el autor de la letra de esta canción que utiliza la música del famoso vals criollo El sueño de una princesa del compositor hatillano José Antonio Monrouzeau.  Es posible que el autor de esta letra fuera uno de los maestros de música que laboraron en Salinas, como Clodomiro Rodríguez y Francisco Pujals Rivera, o tal vez, fue inspiración de alguna de las maestras o de los maestros, como Francisco Modesto Cintrón.

José Antonio Monrouzeau Lacomba nació en Hatillo el 30 de abril de 1900, de padre francés y madre puertorriqueña.  Siendo niño su familia se traslada a Arecibo donde a los 12 años comenzó a estudiar piano bajo la tutela de la maestra Trina Padilla de Sanz, la poeta que todos conocemos como La Hija del Caribe. Posteriormente  aprendió a tocar varios instrumentos de viento con el profesor de música Telesforo Varela.  Se calcula que compuso más de trescientas piezas musicales incluyendo danzas, valses, pasodobles y pasillos. Sus obras mas conocidas son el vals El sueño de una princesa, la danza Doña Inés y El vals de la Reina.  Don Lalo Monrouzeau murió en Arecibo el 13 de marzo de 1989.

El sueño de una princesa la compuso entre 1930-1933. Fue inspirada por una hermosa muchacha de Utuado que había sido nombrada princesa del distrito de Arecibo.  La canción ganó fama internacional interpretada por un grupo musical de Ecuador conocido Las Tres Guitarras, en el que hacia segunda voz el puertorriqueño Armando Valladolid.  Escuchen con atención la música y la letra en siguiente video.

Publicamos esta letra con el propósito de que los antiguos graduando la recuerden y para que las nuevas generaciones de estudiantes la conozcan.  Aún desconocemos quien fue el autor de esta letra, pero mientras tanto disfruten de una interpretación instrumental del vals El sueño de una princesa de Monrouzeau e intente cantar la letra de la canción de la clase graduanda de pasadas generaciones.

 

© Sergio A. Rodríguez Sosa

Fuente consultada: Batista, Gustavo. Entrevista a don José Antonio Monrouzeau Lacomba. Arecibo, P.R., 26 de diciembre de 1980.

Videos: YouTube

canales de tv (2)

200 y pico canales… / por Saray Pavón

200 y pico canales y ninguno interesante.
Los ascensores siguen subiendo como si nada.
Bajo la mano desde mi pecho, toco mi ombligo,
el ombligo es la primera cicatriz.
Sigo bajando. Me toco el amor propio con los dedos
mientras en la pantalla sale algo sobre la inmigración
con anuncios de Coca-cola de fondo.
Hay demasiada gente en contra. En contra.

Aquí niños temiendo los martes 13,
la carretera se abre y los ejes de las ruedas
bailan frenéticamente, las palabras cubren
y nos desvelan a todos.

Allí, sin artificios inútiles, hace un frío terrible
y los pájaros se caen de los árboles,
aquí ahogamos la voz en alcohol,
nos movemos por impulsos sexuales,
la gente tiende a auto-castigarse.
el poema se quiebra en mi voz.

Con la otra mano cambio de canal.
Es difícil masturbarse cuando
la justicia está poco receptiva.
En el 16 están poniendo una película de serie b,
en el 17 un debate con uno de esos políticos
de los que tienen cerebro-pelo.
Sigo tecleando. Invierto el sentido de mis caricias.

Ha llovido tanto desde entonces
que ya nada es como era.
Me gustaría poder decir esa frase.
Pero todo sigue igual.
Aunque los carriles-bici se expandan por la ciudad
como venas por el cuerpo,
seguimos dependiendo
de nuestros cinco sentidos corporales
y los días pasan uno tras otro.

200 y pico canales y ninguno interesante.
Los ascensores siguen subiendo como si nada.
La inmigración se sigue viendo como un problema.
No consigo concentrarme.
Me echo de menos.

 

Saray Pavón© Saray Pavón (Andalucia 1984)