corredor (2)

Popeye: anécdota / por Josué Santiago de la Cruz

 

Navegando por la Internet encontré un mensaje del escritor salinense Josué Santiago de la Cruz colgado en uno de los grupos de Yahoo que frecuentaba.   A propósito del estribillo “¡Alo Popeye!” incluido por la Orquesta de César Concepción en su famosa interpretación de Pa’Salinas de Héctor Hernández, Josué preguntó:

¿Quién era Popeye en Salinas? ¿A quién llamaban Popeye?

Roberto López contesto la trivia diciendo: Popeye era un tipo de La Carmen. Trabajaba en el Parque de asistente de Leo. Si le decías Popeye tenías que pelear con él. Lo recuerdo porque me quiso quitar una bicicleta el día que corrí por la pista del parque y jodí las líneas blancas que había preparado para un Field Day. Por lo menos ese es el Popeye que yo conocí.

La contestación de Josué fue la siguiente:

Roberto, diste en el clavo. Ese era Popeye. El único Popeye de Salinas y sus barrios. Pero te voy a contar una anécdota de ese Popeye que ya sólo un puñado recordamos.

El solía frecuentar mi casa por tres poderosas razones: 1) estaba que pitaba por Elba, mi hermana; 2) le encantaba el maví que mami hacía y 3) era en casa uno de los lugares donde se espetaba un plato de arroz con habichuelas sin empeñarse mucho en ello.

Pues les cuento que para el tiempo de mi anécdota lo que es hoy la barriada La Carmen ya existía. Allí estaba el Húcar, donde jugábamos desde bolita y hoyo hasta de vaqueros e indios desplumados. Más arribita estaba La Poza, donde nos bañábamos encueraos y, claro, hacia el Sur el viejo parque de pelota.

Una vez vimos a Popeye dirigirse al parque. Se encaramó en la verja de bloques y ya no lo volvimos a ver. Por curiosidad le seguimos los pasos y cuando no trepamos a la verja para asomarnos, allí estaba él corriendo bien pegado a ella. Nos quedamos trepaos hasta aburrirnos de sólo verlo correr y correr sin cansarse alrededor del parque, pegado a la verja.

Volvimos a La Poza y después de mucho rato nos pusimos a jugar debajo del húcar que quedaba pegado a la casa de Chefín y Sayo, los abuelos de Elifá Rivera y Harry Martínez. Al rato, como Popeye no regresaba, volvimos a encaramarnos en la verja y el descomunal atleta que fue, muy especialmente en carreras de fondo, seguía dando vuelta tras vuelta sin siquiera respirar por la boca.

Popeye era uno de esos atletas que de existir en su época los programas de entrenamiento y toda esa medicina y técnica deportiva que hacen hoy de un mediocre un gran competidor, de seguro fuera una estrella del fondismo boricua.

El Gran Popeye.

JSC, 14 de marzo de 2006

Esta anécdota escrita hace 10 años alimenta la curiosidad de saber quién era esta persona a la que, en contra de su voluntad, apodaban Popeye. Tal vez Ramón Castaing  lo incluyó en su lista de apodos de Salinas.  De lo contrario, si alguien sabe la respuesta que nos diga quién fue ese corredor.

Exitosa ceremonia de Exaltación al Caney de la Fama

Bajo la elegante y versada conducción de Raúl Cintrón y Jossie Alvarado se llevó a cabo anoche una emotiva ceremonia de exaltación al Caney de la Fama de la Cultura y el Deporte Salinense.

La decimoquinta edición, dedicada a los pasados presidentes de la entidad Ramón Navarro, Héctor Castro, José J. Negrón, Connie Alvarado, Jesús Rosado y José A. Santiago, añadió a la galería de ciudadanos destacados a siete atletas salinenses cuyas hazañas en el atletismo, el baloncesto y el béisbol han quedado registradas en la historia.

El licenciado Osvaldo Gil, un prominente habitante del octavo piso demográfico puertorriqueño,  indicó que la actividad del Caney de la Fama levantan el orgullo de ser salinense, puesto que el pueblo que enaltece las hazañas de sus ciudadanos se enaltece a sí mismo.  Felicitó a los exaltados y les recordó que esa distinción los convierte en ejemplo y guardianes de principio y valores de la comunidad. Puntualizó que el denominador común para toda realización destacada es el apasionado entusiasmo con que se enfrenten los retos.

Por su parte la alcaldesa Karilyn Bonilla Colón reiteró  el apoyo de su administración al deporte y la cultura y anunció que realizará gestiones para restaurar la casona Cardona con el propósito de convertirla en la sede y museo del Caney de la Fama de la Cultura y el Deporte Salinense.

En esta edición fueron exaltado Rumildo Cruz Quiñones, Javier Soto Rolón, Roberto Alomar Velázquez, Rubén Colón de Alba, Ricardo A. Ledée Colón, Santos Alomar Velázquez y Nelsón Malavé Torres.

La Junta de Directores del Caney de la Fama la preside Tomás  Cartagena y la integran María Zayas, Maynette Irizarry, Pedro Sanabria, José A. Santiago, Carlos León, Jossie Alvarado, Edelmiro J. Rodríguez, Ernesto Colón, Kevin Deynes y Ronnie Alvarado.

Los detalles del histórico evento y el perfil de las personas exaltadas pueden examinarse en el folleto que sigue, publicado para la ocasión.

2016_01_31_02_16_22

Canción de nuestro otoño / José Manuel Solá

OrdesaAmo
el café de tu piel aromada de luna,
el calor de tus labios en el amanecer del beso;
amo el aliento del ser que te habita, el resplandor en tu mirada
y los pétalos de sol en tus cabellos al salir a la calle.
Amo todos los años de tu vida,
los ya vividos y que recuerdas a veces con nostalgia,
los que te esperan regocijados y sueñas recorrer de mi mano,
de la mano del tiempo,
de mano de las lluvias de mayo por ciudades no vistas…
Te amo con los poemas, con el vino,
con las canciones viejas que todavía cantas,
con tu olor a perfumes de otros tiempos,
con la foto que guardo en la cartera,
con esa juventud que aún palpita en tus manos
cuando dices “…te quiero…”;
te amo en el silencio de barcos que se alejan,
te amo en la tibieza amanecida de las sábanas
y en tu respiración cuando, dormida, se te salta mi nombre,
cuando sueñas países y unicornios
y cuando alguna lágrima humedece tu almohada.
Te amo con las fuerzas de un gorrión extraviado como el primer día en que te ví
cuando nos conocimos.
Por todas las razones de la vida, tú sabes que te amo…

 

(c) José Manuel Solá  /  24 de enero 2016

Foto: Ordesa otoño 20 de Carlos Jarnes

Al despertar / por Roberto Lopez

Nos llamaron del asilo geriátrico porque al tío de la negra lo agolpearon en la sala de juegos. Dijeron que algún sentimiento amoroso lo impulsó a robarle un beso a una anciana y ella le dio un bastonazo.

Al llegar al asilo lo encontramos en la cama en estado inconsciente y a punto de entregarse.

La viejita que lo agolpeo vino a disculparse y cuando entró al cuarto sucedió un milagro. El tío despertó y sin disimular su alegría murmuró unas palabras dirigidas a la señora. Habló como un niño en dialecto extraño, que días después supe que era friulano, un lenguaje que él no hablaba desde los tres años.

La señora insistió en que le tradujera las palabras del Viejo. Ella estaba pintadita y arreglada como fina muñeca de porcelana y aludiendo una viaja frase le dije “El tío dice que a la edad que usted transita, su belleza es una obra de arte”
Ahora me echan la culpa, porque esos dos locos se quieren casar…

©Roberto López

sincera (3)

Soy mala / Natalia Rivera

Soy mala; decidí en mi espejo.
Soy mala porque grito sin rezago,
porque no necesito halagos,
en un mundo de complejos.

Soy mala, cruel, vil.
Porque nado en mi pensamiento
hago burbujas de razonamiento,
sin censura lo mantengo abierto.

Soy mala, me dijeron.
Porque el opresor ya no es tirano,
el oprimido no es esclavo
y el planeta es cuadrado.

Soy mala, cruel, vil.
Porque una vez me preguntaron:
¿La rosa por su hermosura?
Por sus espinas, palabras aclararon,
mientras las miradas un puñal clavaron

Soy mala, lo confirmaron.
Porque los placeres no son en vano,
porque a flor de piel en la cama declaro
que mientras exista el lado humano
la carne sentirá más que el ser trasmutado.

Soy mala, cruel, vil.
Porque a pies descalzos andaba,
las vendas que una vez cegaban,
el rostro sutil que dominaba
la faz de una obra ahora despreciada.

Soy mala, siguen repitiendo.
Porque mis palabras no cesan,
porque lo que no se ha de hacer yo debo hacerlo,
porque soy voz y nada podrá romperlo,
porque soy mujer y nada me impedirá serlo.

 

Natalia Rivera© Natalia del Rosario Rivera Sánchez.

La autora es  una salinense de 17 años nacida en un hospital de Ponce (1998). Es estudiante de ciencias naturales de la UPR Cayey y sus aspiraciones son convertirse en una farmacéutica.  Escribe cuentos y poemas y uno de sus escritores favoritos es Horacio Quiroga.  Sobre si misma dice: Soy humana, letras, palabras, voz encerrados en un cuerpo de carne y hueso, listos para tocar tinta y pisar papel. Un alma preparada para ser arte y un corazón que no late al ritmo de ninguna melodía ya que yo, soy mi propio tambor.

rosa manase vega

Recuerdos / por Manases Vega

Rosario de cuentas brillantes
es todo lo que nos queda,
de aquel amor que en su día,
dibujaba en mí; alegría.

Pintaba con paleta vibrante
rosas rojas en mi pecho,
calcaba al revés y al derecho
mi cuerpo como un boceto.

Cantaba yo su canción
de altas y bellas notas;
volaba como gaviota
en aires de tentación.

Todo es recuerdo hoy día
de horas largas y eternas;
tocando su arpa interna
que entonaba para mí; melodía.

©Manases Vega

Arte: Manases Vega

 

maxresdefault Damaris Cruz

El Mural “Libertad” de Damaris Cruz

Mural Las Mareas2 lilia mendezEl mural “Libertad” de Las Mareas*

Damaris Cruz Ramos, así se llama la creadora del mural montado en la casa de Don Samuel García en Las Mareas de Salinas.

Damaris es una artista plástica graduada de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras donde obtuvo un bachillerato en fotografía.

El mural Libertad es uno de tantos que ha realizado en diferentes lugares de Puerto Rico.  Forma parte del proyecto que inició hace dos años que la ha llevado a buscar casas de madera de estilo criollo, generalmente abandonadas, para transformar sus fachadas en lienzos de impresionantes obras de arte.

“El medio de mis murales es pasquín/collage. Forro las casas con papel de guías telefónicas y luego añado fotografías, bolsas, cartón, madera o lo que sea que encuentre alrededor”, afirma la artista plástica guaynabeña.  “Así que me paso yendo por diferentes pueblos buscando casitas que  me enamoren.  De paso le doy vida al lugar, por eso la mayoría de las casas que escojo están abandonadas”.

Damaris cuenta que en el caso de Salinas, había explorado primero las casas del poblado Aguirre, pero que por ser el poblado patrimonio cultural no se podían realizar alteraciones.  No obstante, la invitaron a pasar por Las Mareas donde de seguro encontraría casitas de maderas apropiadas para su proyecto, y efectivamente allí encontró una casita de madera que la enamoró.

“Para mi sorpresa, esa era perfecta y el dueño, Don Samuel, estaba en el patio, así que me presenté, le pedí permiso y él sin dudarlo me dijo que sí.” Don Samuel es un trabajador de toda la vida. Trabajó casi siempre atendiendo ganados y ahora sale a pescar de vez en cuando. Su padre llegó a Salinas en la primera mitad del siglo pasado para trabajar en los cañaverales que alimentaban la Central Aguirre.

Obtenida la aprobación de don Samuel, Damaris volvió la semana siguiente con los materiales y realizó su trabajo artístico entre las 11 de la  mañana y las cinco de la tarde. Mientras,  don Samuel, dándose sus cervecitas y quizás pensando en la atropellada historia de los trabajadores de la zona, se quedaba mirándola trabajar, sin concebir que alguien pudiera hacer un trabajo tan complicado sin recibir paga alguna. Damaris cuenta que a medida que avanzaba su trabajo crecía su emoción, ya que la gente paraba para preguntar. Don Samuel, contento y  lleno de orgullo, admiraba con ellos el trabajo de la artista. Para realizar el mural Damaris retrató una yola. “Para mi sorpresa la yolita que utilicé tenía el nombre de Libertad, cosa que cuando salió la esposa de don Samuel rápido sonrió y dijo: «Libertad, así se llama mi sobrina», fue cuando supe que había escogido la casita perfecta”.

Damaris tiene acumulada una experiencia artística importante a sus 30 años de edad. Desde sus comienzos, ha elaborado el tema de la cultura popular puertorriqueña. En el 2011 presentó su primera exhibición individual (solo show) “Humareda”, en el cual plantea la esencia de lo bello, partiendo desde la gran nube de humo provocada por la explosión de la refinería CAPECO, en el 2009. En 2013 exhibe “La Doña”, muestra individual donde utiliza ese personaje cuya presencia acaparó en 2010 gran parte del área metropolitana. El evento fue parte de su proyecto de pasquines, cuyo logro principal fue afianzar la presencia del arte urbano en Puerto Rico.

Ha participado en exhibiciones colectivas como “Vial” en el MAPR (2013), “Marvelous” en la Galería Candela (2013), “Parasol” en La Respuesta (2014), “La ley de la trampa” en el vagón de Galería Yemayá (2014), entre otras. En 2014 colaboró con la línea de gorras JustOnce. Asimismo, ha hecho múltiples pinturas en vivo (livepaintings) para diferentes eventos. En los últimos años, se ha destacado en la creación de murales para festivales de presencia internacional como Santurce es ley, Culebra es ley, Feria de Cultura Urbana, La Campechada, entre otros.

En la nota biográfica recibida por correo-E se dice que la artista plástica “trabaja el tema del recuerdo, el desuso y la memoria, en imágenes de actividades cotidianas que se replantean desde el sentimentalismo del Kitsch tropical, las creencias y tradiciones del qué hacer, propio del discurso femenino”.  Una muestra de la obra de Damaris Cruz Ramos puede apreciarse en dlola.tumblr.com

Sergio A. Rodríguez Sosa

Mural Domino de Damaris Cruz f Damaris Cruz

Mural “Dominó” Barriada Morales, Caguas

fotos: Ciudad Puente, Lilia E. Méndez y Damaris Cruz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando quieras amarme / por José Manuel Solá

Cuando quieras amarme:
di la hora y el día,
si una noche de luna o de lluvias de otoño.
Yo te estaré esperando con las manos y el beso
abiertos a tu vid,
con todas las canciones que alcancé en el camino,
apasionado y loco con las dulces locuras
de acariciar mi boca con tus pétalos…
Cuando quieras amarme
tan sólo di mi nombre:
yo abriré las ventanas para que tu perfume
toque mi piel, me irradie tu deseo
como un aura imposible de magia, como un cosmos
que nadie ha visto nunca, como un sueño
que cruza por los campos en la noche.
Y te estaré esperando…
pero eso tú lo sabes desde siempre,
desde aquella mirada, desde aquellos poemas
liberados al viento
que tocaron tus manos
y la ternura tibia de tus senos.
Hace ya tantas eras, desde antes de la vida,
hace ya tanto tiempo…

(c) José Manuel Solá  /  17 dic. 2015

Josue Santiago de la Cruz (2)

Kansei: un viaje por la contemplación de los tres tiempo del hombre / por Daniel Montoly

El haiku como expresión poética representa la contemplación de lo fugaz expresado en un lenguaje conciso e ingenioso, ya que suLibros Kansei cultivo en una forma de meditación  asociada estrechamente con el budismo Zen. Tres elementos son vitales dentro del haiku; la naturaleza en estado puro, el tiempo y la contemplación porque en este brevísimo poema no hay lugar para la disgregación visual y mucho menos, para lo personal, ya que el ser se ubica como epicentro pero solo para mantener constancia del ahora.

Josué Santiago, es un destacado poeta, cuentista, narrador y un experimentado cultivador del haiku puertorriqueño, quien lleva ya varios años dedicándose al micro-cuento, esa otra manera de haiku como el poema japonés. En Kansei el lector encontrará una selecta muestra de poemas vistos y escritos desde la perspectiva occidental, tal como ya lo hicieron antes poetas como el argentino Jorge Luís Borges, el español, Juan Ramón Jiménez, el mexicano José Juan Tablada, entre otros hispanoamericanos cultivadores de este difícil género. Esta colección, es un poemario novedoso que manifiesta una visión heterogénea desde lo humano hasta lo anecdótico, en donde destacan poemas muy bien logrados, no solo por la preservación de la métrica, sino también en cuanto a captar el factor espontáneo, esencia vital del haiku en su elemento clásico, como pone de manifiesto este poema que reproduzco a continuación:

Dormito en algas

arriba las estrellas

igual dormitan.

En este haiku el sujeto poético introduce al lector a la contemplación de la vastedad nocturna desde una perspectiva de quien se ve sumergido en lo inexorable del océano. En otro poema el poeta despierta su voz a la experiencia sensorial a partir de una proyección impresionista cuando expresa lo siguiente:

No hay primavera

si el aire no perfuma

muere la flor.

En este texto el sujeto preponderante en sí no es el paisaje observado, sino el aspecto emotivo del propósito que ha de cumplir el objeto contemplado dentro de la percepción de aquel que lo contempla. Ya para finalizar quiero cerrar esta lectura de Kansei, poemario del poeta Josué Santiago citando este último haiku, que aunque se ambienta en lo inusual de un contexto nocturno y el haiku rara vez lo hace, me impresionó por la hondura metafísica de su esencia:

La noche oculta

el misterio que la luz

busca y no encuentra.

Espero que este libro, ameno e interesante como es, sea disfrutado por el lector contemporáneo de poesía, inclinado a la búsqueda de la concisión y síntesis, como expresiones del momento histórico en el cual le ha tocado vivir.

 

Daniel Montoly (2)Daniel Montoly es un laureado poeta dominicano graduado de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.  Fue ganador del concurso de poesía de la revista Niedenrgasse y del “Editor’s Choice Award” de The Internacional Poets Society, además de finalista en el concurso de poesía Latin Poets for Humanity. Ha publicado en el Primer Volumen de Colección Sensibilidades (España, Alternativa Editorial), Maestros desconocidos de la poesía contemporánea hispanoamericana (USA, Ediciones El Salvaje Refinado), Antología de jóvenes poetas latinoamericanos (Uruguay, Abrace Editores) y en Jóvenes poetas cantan a la paz (Sydney, Australia, Casa Latinoamericana). El Verbo Decenrrejado (Apostrophes Ediciones, Santiago de Chile) Antología de Nueva Poesía Hispanoamericana (Editorial Lord Byron, Lima, Perú) y en la antología norteamericana: A Generation Defining Itself- In Our Onw Words (AMW Enterprises, North Carolina). Algunos de sus poemas han sido traducidos al portugués, inglés y alemán. Colabora activamente con diversas publicaciones literarias y dirige el blog The Wrong Side, dedicado a la difusión de la literatura hispanoamericana.

 

tuyyo

Cinco de cinco / Edwin Ferrer

1

En tus olvidos
quiero ser esa chispa
que te queme completa
en total plenilunio
bajo la gris ceniza

2

Oigo latidos
tan cerca de mis huesos
mi ave canta
como los ruiseñores
dentro de los arbustos

3

Abre tu boca
como la abren los peces
cuando hay lluvia
para hundirme en ella
y ahogarme despacio

4

Déjame explorar
tu cuerpo de censura
y dibujarte
con tus lindos ángeles
en la pared de un altar

5

Te desafío
hunde tu pecho al mío
de madrugada
cuando canten los gallos
haremos más apuestas

 

Kaminero, 2015