Poemarios de Alberto Martínez-Márquez en Internet

Los poemarios de Alberto se pueden leer pulsando los enlaces que se proveen.

 

image
O (poemario) de Alberto Martinez-Marquez

Poemas sacados de la gaveta (1985-1986) (Aguadilla, Letras Salvajes, 2013)
Poemas sacados de la gaveta

image
Poemas sacados de la gavetaalberto martínez-márquez poemas sacados de la gaveta (1985-1986)

Al filo de la ciudad (poemas, 1986) (Aguadilla, Letras Salvajes, 2013)
Al filo de la ciudad

image
Al filo de la ciudadalberto martínez-márquez aall ffiilloo ddee llaa cciiuuddaadd (poemas, 1986)

Algebra de agua (1987-1994) (Aguadilla: Letras Salvajes, 2015)
Algebra De Agua

image
Algebra De AguaPoemario de Alberto Martínez-Márquez

Estación del equívoco (1990) (Aguadilla, Letras Salvajes, 2015)
Estación del equívoco

image
Estación del equívocoCuaderno de poesía de Alberto Martínez-Márquez

http://issuu.com/gatoconbotas66/docs/estaci__n

Ensayos de poética (1987) (Aguadilla, Letras Salvajes, 2015)
Ensayos de poética

image
Ensayos de poéticaPoemario de la autoría de Alberto Martnez-Márquez

Hay algo en ti / José Manuel Solá

No sé qué puede ser, pero…
hay algo en ti que me gusta.
Acaso tu manera de decir que el cartero me dejó carta
o tal vez tus pronósticos de lluvia.
Algo que yo no encuentro en parte alguna, excepto en ti.
Será, tal vez, tu historia, las historias que tramas
o todas tus mentiras tan celestes,
esas mil y una noches que me inventan tus labios de amapola
y que me dejan loco por quererte…
Hay algo en ti que ignoro y que está en tu perfume,
en tu cintura suelta,
en tus formas descalzas cuando llueve,
en esa florecida que rizas en tu pelo peinado así al descuido
cuando llega noviembre…
Algo de ti es poema, canción de media tarde,
metáfora de luna en la aurora de viernes.
Tu manera sin tiempos.
No sé qué pueda ser, pero… ¡me gustas tanto…!
(c) José Manuel Solá / 18 de agosto de 2015

Ramón Navarro Navarro : in memoriam

Ramón Navarro Navarro nació  el 4 de mayo de 1920 en el campamento Henry Barracks en Cayey .  Su padre era militar destacado en esas facilidades.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, sus padres regresaron a Guayama, de donde eran naturales y Ramón cursó la escuela elemental en Guayama, en la que empezó a destacarse como atleta, en los eventos de salto a lo alto y salto a lo largo.

En el 1935 la familia se trasladó a Salinas, donde Ramón cursó estudios de escuela superior, destacándose como atleta de pista y campo, miembro de equipo de sóftbol y baseball y luego, en el equipo de boxeo del campamento Tortuguero, bajo la tutela de Sixto Escobar.

En el 1961 fue socio fundador del Club Salinas Inc. del que fue su primer presidente.

Dirigió el Equipo La Concha (clase A) que se proclamó equipo campeón del distrito cuando participó en el Carnaval de Campeones, perdiendo con Villalba.

Se desempeñó  como coach del equipo Peces Voladores AA de Salinas (superior)

En 1962 trajo el capítulo de las Pequeñas Ligas organizadas a Salinas, en las edades 9 a 12 años.

Ramón fue fundador de la primera liga de sóftbol de Salinas, llamada Liga Guillermo Rosado.

Junto a Toñin Santiago, consiguió traer la franquicia de la Doble A Juvenil y de  la Legión Amercana.

En el 1990, se funda en Salinas El Caney de la Fama del Deporte Salinense , del cual fue su primer presidente y socio fundador.

Sus restos estarán expuestos en la funeraria San Blas hasta mañana miércoles a las 2:00 pm. Después será cremado.

Descanse en paz, Ramón Navarro Navarro, bujía de los deportes en Salinas.

No menciones su nombre…

por José Manuel Solá
Cuando hables de ella no menciones su nombre,
háblame de la luz, del fuego que incendia la memoria del tiempo,
de las geografías del cuerpo y la caricia;
dime de primaveras en las islas lejanas
y de pueblos sin nombre que aún no conocimos;
de la piel de la noche, del cosmos donde habitan los niños de la aurora,
de la lámpara al viento y la ventana abierta,
de los amaneceres de lluvia y las montañas.
Quiero saber del día que anduvimos descalzos
cuando fuimos tan nuestros, tan nosotros, del mundo
y el hambre era mejor y la pobreza buena
y hasta las mariposas venían desde lejos
para vernos;
quiero ver la guitarra florecida de otoños
y sentir el perfume de los atardeceres pasando por los parques.
Dame el libro de versos con todas las palabras que inventaba la luna,
la alondra de sus manos dibujando horizontes,
los caminos azules que nadie más conoce, que anduvimos desnudos
como ángeles tristes en busca del ocaso.
No menciones su nombre; háblame de aquel beso que se llevó la vida…

(c) José Manuel Solá / 27 de julio de 2015

Las cosas que Dios permite

por Carlos Román Ramírez

 

Distancias…… permite distancias

y sabrá por qué lo hace,

aunque a veces inunda

del aromo fragancia

permite locuras para amainar

tristezas desbordadas.

Dios permite al humano

sin justificar su labranza.

Infaustas sombras para apreciar claridades,

lágrimas expresando vida profunda,

alturas para otear nacimientos

y florecidas que de cerca no apreciamos,

el verde insinuando esperanza.

Dios permite insomnios procurando sueño,

el trauma del nacimiento,

soledad entre muchedumbres……

tropiezos para fortalecer espíritus.

Permite hojas caídas fertilizando

suelos, propiciando frondas,

perpetuando creceres,

crepúsculos para adormecer

tardes y despertar noches,

faroles en el firmamento

para insinuar infinito,

Ah, y una luminosa luna de queso.

Dios permite el amor a pesar del olvido……

¿será por eso que aún te amo, será por eso?

 

               CRR,   julio 2015

                 

 Dios permite al humano

pero nunca justificará por qué lo hizo.