La práctica de la solidaridad según la doctrina social cristiana

por Carlos Pérez Morales

El Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia (CDSI), ofrece un cuadro de conjunto de las líneas fundamentales del “corpus” doctrinal de la enseñanza social de la iglesia.

De acuerdo a la Doctrina Social de la Iglesia el principio de la solidaridad emana del conjunto de aspectos que relacionan o unen a las personas, la colaboración y ayuda mutua que ese conjunto de relaciones promueve y alienta.

Es una colaboración, interacción y servicio partiendo de los valores evangélicos y contribuye al crecimiento, progreso y desarrollo de todos los seres humanos.

La solidaridad tiene vínculos como el destino universal de los bienes, el bien común, la igualdad en la fraternidad de todos los hombres.  La solidaridad no se debe confundir con la filantropía por la cual se entregan dádivas a otros congéneres. La solidaridad confiere particular relieve a la intrínseca sociabilidad de la persona humana, a la igualdad de todos en dignidad y derechos, al camino común de los hombres y de los pueblos hacia una mirada cada vez más convencida.(Contreras, 2017).

Mediante el ejercicio de la solidaridad todos somos responsables de cada uno. La Iglesia camina junto a toda la humanidad por los senderos de la historia. Vive en el mundo y sin ser del mundo (cf. Jn 17,14-16), está llamada a servirlo siguiendo su propia e íntima vocación. (CDSI)

“La solidaridad confiere particular relieve a la intrínseca sociabilidad de la persona humana, a la igualdad de todos en dignidad y derechos, al camino común de los hombres y de los pueblos hacia una unidad cada vez más convencida.”

La vertiginosa multiplicación de las vías y de los medios de comunicación en tiempo real, como las telecomunicaciones, los extraordinarios progresos de la informática, el aumento de los intercambios comerciales y de las informaciones, son testimonio de que por primera vez desde el inicio de la historia de la humanidad ahora es posible, al menos técnicamente, establecer relaciones aun entre “personas lejanas o desconocidas.”

El mensaje de la doctrina social acerca de la solidaridad pone en evidencia el hecho de que existen vínculos estrechos entre solidaridad y bien común, solidaridad y destino universal de los bienes, solidaridad e igualdad entre los hombres y los pueblos, solidaridad y paz en el mundo. El término  solidaridad, ampliamente empleado por el Magisterio, expresa en una síntesis la exigencia de reconocer en el conjunto de los vínculos que unen a los hombres y a los grupos sociales entre sí, el espacio ofrecido a la libertad humana para ocuparse del crecimiento común, compartido por todos.

El compromiso en esta dirección se traduce en la aportación positiva que nunca debe faltar a la causa común, en la búsqueda de los puntos de posible entendimiento incluso allí donde prevalece una lógica de separación y fragmentación, en la disposición para gastarse por el bien del otro, superando cualquier forma de individualismo y particularismo.

Hagamos pues de la solidaridad, un principio rector de nuestras vidas.

Todos están mal menos AES

por Víctor Alvarado Guzmán

Comité Diálogo Ambiental, Salinas

Cada semana se repite. Cada vez es más obvio.

Quien no concuerda con las posturas empresariales de la carbonera AES es embestido con prepotencia y menosprecio por sus representantes en la isla, sin importar que quien difiera sea un ciudadano, un profesional, una agencia, un medio de comunicación o una organización no gubernamental.

Por ejemplo, en el verano del 2016 estudiantes y miembros de la facultad del Programa de Maestría en Bioestadística y Epidemiología de la Escuela Graduada de Salud Pública, del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico, comenzaron un estudio epidemiológico para determinar similitudes o diferencias en la incidencia de condiciones crónicas entre residentes de los barrios Puente Jobos y Miramar en Guayama, y sus pares en las comunidades Santa Isidra y Rafael Bermúdez de Fajardo.

El estudio reveló que en Puente de Jobos y Miramar, zonas residenciales cercanas a la planta de carbón de AES en Guayama, los casos de asma severa en niños y niñas, los abortos espontáneos, las urticarias y casos de bronquitis crónica ocurren de 6 a 9 veces con más frecuencia que en las comunidades comparadas en Fajardo.

Pero en lugar de preocuparse por las personas afectadas y mostrar empatía por sus vecinos, tanto los ejecutivos como los asesores de AES optaron por repartir propaganda con expresiones del exsecretario del Departamento de Salud, Dr. Johnny Rullán, quien intentó poner en entredicho la metodología empleada y despectivamente catalogó el proyecto de investigación como una “encuesta”, sin justificación alguna.

Irónicamente, semanas más tarde el mismo estudio, la misma metodología, fue validada por la American Public Health Association (APHA), organización líder en la discusión de temas de salud pública en los Estados Unidos que, además, recomendó a nuestra Escuela de Salud Pública que profundizara en esta investigación científica.

Desdén ejecutivo

La misma actitud de indiferencia también ha hallado suelo fértil en la figura del presidente de AES Puerto Rico, el ingeniero Manuel Mata.

Aun cuando vecinos del barrio Puente Jobos en Guayama consideran que sus continuas alergias, ataques de asma, problemas en la piel e incidencia de cáncer están vinculadas a la presencia de partículas de carbón y cenizas en el aire que respiran, Mata ha insistido ante medios de la zona metropolitana que “las cenizas no son tóxicas, que su planta no emite polvos fugitivos y que cuenta con todos los mecanismos de seguridad para que las comunidades aledañas no se afecten”, tres asuntos que contrastan con la realidad diaria de los vecinos de la planta y con reportes de científicos en Puerto Rico, Estados Unidos y otros países.

Ni la EPA se salva

Pero eso no es todo. El 22 de diciembre de 2016, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) determinó que la inmensa montaña de Residuos de la Combustión de Carbón (RCC) que está en el patio trasero de la planta, y que AES llama almacén de Agremax, “es un vertedero existente sujeto a todos los requisitos aplicables a los rellenos sanitarios”.

Incluso, el entonces director de la Oficina de Conservación y Recuperación de Recursos, Banes Johnson, estableció en su carta al ingeniero Mata que “la EPA no considera el Agremax que está en la pila de las facilidades de AES como un producto, sino más bien un desperdicio sólido”.

La carbonera, por su parte, ha negado reiteradamente el señalamiento de la EPA e, incluso, fue más lejos el pasado 31 de mayo, al solicitar formalmente a esa agencia federal que no le aplique la regla que define como vertedero el amontonamiento de cenizas en su planta. Eso los eximiría de realizar exámenes de suelo y agua en su propiedad para identificar contaminación con metales pesados.

Y como todos están mal menos AES, también le ha recalcado a la EPA que el Agremax es un producto, contrario a lo que claramente establece esa entidad reguladora.

Arremete contra medios de comunicación

Como si todo lo descrito no fuera suficiente, el pasado 26 de julio la alta gerencia de AES acusó a Wapa Televisión (Canal 4) de difundir información falsa y tergiversada, tras la transmisión de una entrevista realizada por Noticentro 4 a la directora regional de la EPA, Carmen Guerrero, en torno al tema de las cenizas de carbón.

Casi un mes más tarde, el 21 de agosto, AES volvió a atacar a Wapa y enfocó sus cañones hacia la periodista Sylvi Escoto, quien luego de realizar una visita a las inmediaciones de la planta en Guayama aseveró ante las cámaras de televisión que su vestido blanco reflejaba partículas producto de las cenizas de carbón.

Previamente, Escoto había compartido con vecinos de la planta, quienes mostraron cómo las cenizas y el polvo fugitivo del carbón han llegado hasta sus hogares: otro testimonio -espontáneo y no comprometido- que da al traste con las continuas alegaciones del presidente de AES.

Incluso, durante diversas ponencias ante la Legislatura de Puerto Rico, el ingeniero Mata ha intentado desacreditar la irrebatible serie especial publicada por el semanario La Perla del Sur y el Centro de Periodismo Investigativo, titulada “Bomba de tiempo, las cenizas de carbón”.

La serie, que el año pasado ganó el Premio Nacional de Periodismo de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico, investigó la contaminación por cenizas de carbón en Puerto Rico y la República Dominicana, y profundizó en sus peligrosas repercusiones para la salud y el ambiente.

El ingeniero Mata, sin embargo, no ha concedido entrevista al autor de la serie, el periodista Omar Alfonso, a pesar de que la ha solicitado por escrito desde el 5 de enero de 2016.

¿Fin de una luna de miel?

En fecha mucho más reciente,el 1 de septiembre de 2017, la Junta de Calidad Ambiental (JCA) ordenó que la AES debía tomar todas las medidas necesarias para enclaustrar y/o contener, cubrir y proteger del potencial paso del huracán Irma todo el material de residuos de combustión de carbón y/o Agremax que mantiene a la intemperie en sus instalaciones.

Según la agencia ambiental, la directriz se justificaba ante el “potencial levantamiento de polvo fugitivo” de las cenizas y/o Agremax, en “aras de salvaguardar la salud y seguridad de los residentes de las áreas circundantes a las instalaciones de AES”.

Pero al día siguiente, AES despachó la orden de la JCA tras calificarla como una mera “duda” de la presidenta Tania Vázquez Rivera, y declinó cumplir con lo exigido. Dos días más tarde, la JCA reiteró el incumplimiento de AES con la orden, y la empresa fue multada con $25,000, suma que aumentó a $70,000 el 12 de septiembre.

Aun así, como todos están mal menos AES, Manuel Mata insistió durante una entrevista radial en San Juan que la planta que preside “siempre cumple con la ley”.

Ataques y carpeteo

De igual modo, en una ponencia sometida ante la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales del Senado el pasado 28 de febrero, Mata acusó de “falta de validez científica” al profesor universitario y doctor en Química, Osvaldo Rosario López, y tildó de “titulares no fundamentados” su análisis pericial de las cenizas hidratadas que se dispusieron como relleno en la urbanización Parque Gabriela de Salinas.

En su informe, el doctor Rosario aseveró que: “De los resultados reportados de mayor preocupación son los metales y emisiones radioactivas. Entre los metales de mayor preocupación en las cenizas se encontraron Arsénico, Boro, Cadmio, Cromo, Cobalto, Plomo, Molibdeno, Níquel, Selenio, Talio y Vanadio. Todos son Tóxicos y/o cancerígenos a humanos”.

“Las concentraciones variaron entre unidades de mg/Kg hasta cientos de mg/Kg de ceniza. En docenas de sitios donde se han depositado cenizas de carbón sobre terrenos, según la misma EPA, se han contaminado acuíferos con metales a niveles que los hacen inservibles como fuente de agua”.

Llama la atención, sin embargo, que aunque el ingeniero Mata también ha intentado desacreditar al doctor Rosario, al presente no ha podido rebatir ninguno de los hallazgos presentados en el informe.

De igual forma, en una entrevista publicada el pasado 12 de septiembre, el ingeniero Mata acusó al presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico, Dr. Víctor Ramos, de decir “mentiras” por afirmar que el efecto adverso de las cenizas está demostrado.

En esa misma entrevista, Mata aseguró que han “identificado dónde viven” los residentes que se quejan por el efecto negativo que la planta de carbón tiene en su salud e incluso señaló que uno de esos vecinos vive lejos y que “tiene vecinos que trabajan en la planta”.

Este “carpeteo” de residentes y líderes activistas no solo denota la despreciable intensión de intimidar a personas humildes, trabajadoras y de reputación intachable en Guayama, sino que además es un acto vil que debe ser repudiado por todos los que habitamos esta isla.

Otro ejemplo de esto ocurrió el pasado 25 de agosto, cuando el publicista de AES, Julio Sainz de la Maza, alegó públicamente haber estado en las protestas nocturnas frente a la entrada de la planta de carbón en Guayama, y dijo haber “fotografiado a esa gente”.

En esas mismas declaraciones, Sainz de la Maza pronunció información incorrecta y formuló comentarios despectivos contra los activistas.

Una vez más, sus expresiones y las de ejecutivos que dirigen AES en Puerto Rico no sólo dejan al descubierto el inmensurable grado de soberbia que les distingue. Además patentizan su incesante antipatía y desdén contra aquellos que no estén de acuerdo con sus posturas.

Por eso, TODOS están mal, menos AES.

José Manuel Solá: In Memoriam

Jose Manuel ha partido, ahora mora en el parnaso nacional, ahora anda trazando versos entre las estrellas este noble boricua que hizo de Encuentro Al Sur uno de sus pizarrones poéticos.  Este poeta, narrador, periodista y educador puertorriqueño, nacido el 1º de agosto de 1944 en Caguas, Puerto Rico. fue premiado en numerosas ocasiones, entre otras, con el Primer Premio, género Narrativa: 7mo Certamen Nacional de Literatura, Federación de Maestros de Puerto Rico (2001); Segundo Premio, género Poesía: 7mo Certamen Nacional de Literatura, Federación de Maestros de Puerto Rico (2001); Premio “aBrace” de Literatura; Montevideo, Uruguay (2002); Fue declarado “Poeta de Excelencia”, por la Casa del Poeta Peruano durante las actividades del Encuentro Literario aBrace; Montevideo, Uruguay (2003); y se le tributa un homenaje en la Legislatura Municipal de Caguas, Puerto Rico (2004). A partir del 1997 y durante dos años publicó y distribuyó el boletín “Bodegón de los Poetas”, que circuló entre escritores y poetas de Latinoamérica y España. Sus trabajos han sido publicados en numerosas revistas literarias de Puerto Rico, México, Estados Unidos, España, Perú y Luxemburgo. Ha publicado en Poesía: Poemas (1994); Hay luz en esa casa que fue mía (1996); Los nombres en la piedra (2001); Incandescentes pájaros del alba y otros poemas en libertad (2004); Poemas para leer una tarde de octubre (2006); Poemas clasificados / y aquellas otras lunas misceláneas (2009). En narrativa: Ya vienen a buscarme (2001); Milagro bajo la estrella del Oriente (2001).

Che, como lo conocian sus compueblanos y amigos, fue un bardo que conquisto a sus lectores con versos cargados de empatía humana.

Esperando a Irma: ansiedades de una boricua en Tampa / María Ibarra

Familia… gracias por las oraciones a favor de los que estamos por estos lares de la península Floridiana. Algunos están tranquilos: sabemos que esto es un acto de la naturaleza y nos preparamos lo mejor posible. Otros, están histéricos: que si me quedo aquí, o me voy pa’ otro estado, que si peleas en las gasolineras o en los supermercados, etc. Esto hay que tomarlo en serio, ¡por supuesto! Pero, también deberíamos calmarnos un poco, pensar y organizarnos. Por más que nos preparemos, siempre habrá algo que se nos olvide. Cuando la Madre Naturaleza viene con esta u otras vainas los resultados son impredecibles – pero, ¡estamos preparados!

Los retos atmosféricos llamados huracanes, tienen su propia conducta y personalidad – yo veo a Irma, como una mujer madura-así como de 50 y pico, quien todavía a su edad, no sabe lo que quiere en la vida…entonces, como que está en la pre-menopausia o ya le llego completa. Esta así como, rabiosa, frustrada porque trata de hacer las cosas a su manera, pero no le salen como ella quiere. Quiere pelea, quiere demostrar que puede. Ahora, viene pa’ la Florida, y le ha dao’ con que quiere venir pa’l área en que estamos nosotros. Bueno, pues, aquí estamos…esperándola. Le tengo café con leche y galletitas, pa’ ver si se calma. De lo contrario, le voy a meter esa clase bófeta – pa’ que se esté quieta y se enderece.

Con el huracán, José, los meteorólogos lo están siguiendo desde que comenzó todo esto con Irma. De ese, aún no me he percatado de su conducta y personalidad. Obviamente, estoy pendiente a Irmita. Cuando termine con ella, pues cogeré a José. Ahora, con José, tenemos una situación y un problema. Ya dijeron, que nuestro presidente Trump, dijo en conferencia de prensa, que donde José ataque – que NO…(REPITO)…NO esperen ayuda, porque dice Trump, que José es de origen Mejicano y NO va a ayudar a nadie, ni enviar dinero, ni nada de eso. Así que, prepárense lo mejor que puedan. Y díganle a José que se retire.

Analizando esto de las preparaciones y “evacuaciones, la situación es bien jodona! O sea, esto de buscar madera pa’ las ventanas y puertas, comprar alimentos perecederos, echar gasolina a los carros, refugios, medicinas, mascotas, baterías, velas – dianche – que dolor de cabeza, mi gente. Por eso es que entiendo a los que se quieren quedar en sus casas. Muchas personas procesan estas emergencias de diferente forma. Así que es mejor que después de esta, guardemos pa’ la próxima.

Seguiremos por aquí, si Dios quiere. Ya veremos que más se nos ocurre pa’ reírnos un rato. Nuestro ambiente está súper tenso y ansioso. Deberíamos aprender de estas situaciones y reflexionar más sobre como simplificar nuestras vidas. Utilizar lo necesario. Y reírnos más, relajarnos más, buscar un propósito de vida. Ser más generosos con los menos afortunados. Y vivir cada día como si fuera el último. Bueno, ¡estamos a prueba!

por María Ibarra, 9 de septiembre de 2017

Elif, Irma, y yo… / por Roberto Quiñones Rivera

Me acabo de dar cuenta que me he enviciado con el virus de las novelas turcas que se han apoderado de la televisión puertorriqueña.  El lado positivo de esta invasión es que han logrado en alguna manera controlar la entrada de las tramas que nos muestran las series colombianas y mexicanas sobre el trasiego de drogas y la lucha por controlar los mercados estadounidenses.

Entre las novelas turcas voy a tratar de comentar la producción de Green Yapim “Llegaste tú.” Título con que se conoce en nuestros lares la telenovela “Edif”, aludiendo al nombre de la niña, de algunos ocho años de edad que es el centro de atención de la novela.

Es difícil seguir el desarrollo de la trama de esta novela porque tiene una gran cantidad de personajes, aparentemente para darle trabajo a un grupo grande de actores, cuyos personajes aparecen en cualquier momento dentro del relato.   Pero veamos sin dentro de las circunstancias en que estoy en este momento,  puedo hacer una sinopsis de cuál es el problema principal con el cual quieren los productores envolver a los que siguen la trama;  En algún punto de Turquía, cuyo nombre no he podido descifrar, existe una poderosa familia de apellido Emiroglu cuya matriarca de nombre Aliyet tiene dominio absoluto sobre sus hijos, al extremo de que a su hijo mayor Kenan, le escogió esposa, llamada Arzu.

Esta familia vive en una finca con todas las comodidades y el consabido servicio doméstico a su orden. Pero hay un secreto aparentemente relacionado con cómo los Emiroglu adquieren en realidad su riqueza.

Entre los empleados del círculo de servicio hay una joven llamada Melik con quien Kenan, no obstante a estar casado, tuvo una relación amorosa de la que nació la niña Elif y esto causa que tanto Melik como su niña abandonan la finca de los Emiroglu.

Luego de algunos años la situación de Melik es de tal naturaleza que se ve obligada a entregar su hija a Ayse, una de las sirvientas de la finca.  Ayse hace parte de su familia a Edif la cual es tratada como una sirvienta más, siendo víctima  de maltrato y burla por parte Tugee, la otra hija de Kenan. Tugee, al igual que todos en la familia y personal de servicio, excepto Ayse, desconocen la verdadera identidad de Edif.

Cuando Arzu, la esposa de Kenan, se entera de que la niña es hija de su esposo guarda el secreto pero trata de sacar a la niña de la finca utilizando diferentes subterfugios, inclusive tratando de asesinarla empujándola por un acantilado, pero la producción de Green Yapim le salva la vida… Cosa que no ocurrió conmigo, puesto que al irse la luz por razón del paso del Huracán Irma, tuve que suspender el trabajo de madrugada… y como me quedé a oscura… una taza de té y a dormir se ha dicho.

©Roberto Quiñones Rivera

Habitación 2 / por Marinín Torregrosa Sánchez

El hombre marcó en el celular el número de la casa. Le contestó el hijo menor, más o menos de 12 años. Le dijo que su madre no había llegado del trabajo.

– Pues cuando llegue dile que me dejaron doblando el turno. Que tengo que visitar las otras plantas… la de Fajardo, Arecibo y Ponce… es una auditoria y me voy a quedar por acá.

– Entonces, ¡te vas a perder la transmisión del juego pai!

– Eso es lo que me encojona, pero dile a tu mai que mañana llego tempranito porque me van a tener que dejar ir antes porque… ¡esto ‘stá cabron!

– Esta bien pai. Que descanses.

– Te veo mañana mijo Dios te bendiga.

Dejo caer el celular y se acomodó de medio lado. Arropó con su mano derecha el seno completo de su acompañante. ¿Era María? ¿Sandra? ¿Lorena? No recordaba. Tendría que mirar nuevamente su directorio privado, sus contactos “comerciales”.

– Hay tiempo. De aquí a que termine… con decirle “mami” pasa.

Ella levantó su pierna hasta la cadera del hombre, sin dejar de besarlo. En un acto de acrobacia quedo arriba con sus cabellos ondulantes sueltos, libres al aire y en un movimiento desafiante quedan cara a cara. Ella le dice:

– Ay Robe…, Pedr…, Luis… ¡papi!

Fue necesario poner los celulares en silencio. Los contactos de ella se activaron y él no pudo superarlo.

© Marinín Torregrosa Sánchez, 2 de septiembre de 2017.

Las novenas de fiestas patronales

Usualmente para la hembra humana el acto de parir ocurre durante el noveno mes de embarazo.  Aun antes de que existieran los calendarios, ese tiempo de paciente y arriesgada espera alimentaba la incertidumbre y los temores de los primitivos humanos.  El tropiezo con los misterios de la vida pronto dió paso a creencias y cultos creados para lidiar con los incomprensibles poderes superiores.  Como parte de ese fenómeno cobró centralidad en el cuerpo de creencias de todas las culturas humanas el misterio del nacimiento.  En torno al embarazo y al parto, preludio del nacimiento, tejieron los pueblos prácticas y simbolismos cuya influencia subyace en las culturas actuales.

Por ejemplo, en las prácticas populares de los antiguos cristiano prevaleció la costumbre ancestral continuada por griegos y romanos de rendir culto a alguna divinidad durante nueve ocasiones consecutivas con la idea de celebrar algún acontecimiento, orar por los difuntos u obtener algun favor. Esa práctica es la que se conoce como novena, de nueve.

Para los cristiano la costumbre encuentra justificación bíblica en la novena hora de oración especial que se efectuaba en las sinagogas y que continuó en la Iglesia Católica en la hora nona, hora en que murió Jesucristo, también en los nueve días que pasaron orando los discípulos y María antes de pentecostés (Hech 1, 14)

Posteriormente en Europa se comenzó realizar novenas en preparación a la celebración del nacimiento de Jesús. Esto para recordar los nueve meses de embarazo de María. De esa forma se propago en la devoción popular cristiana la celebración de novenas de preparación, en especial las que anticipaban las fiestas patronales en las parroquias.

En Salinas, desde 1854, es decir hace 163 años, se celebra la Novena a la Virgen de la Monserrate que culmina el día 8 de septiembre de cada año. Durante esos nueve días también se celebraba la verbena, una fiesta popular que incluía música, baile, espectáculos, concursos, sorteos, comidas y bebidas.

En Puerto Rico las verbenas asociadas al santo o virgen de una parroquia se conocen como fiestas patronales. A partir del siglo 20 la celebración de las verbenas pasaron a ser controladas por los gobiernos municipales.  Los alcaldes competían entre si buscaban ganarse el título de celebrar las mejores fiestas patronales del país.  Eso  implicaba presentar en tarima a los grupos musicales, artistas y espectáculos más destacados del momento. Los políticos se afanaban en levantar su imagen llenando de colorido y kioscos las plazas públicas de los pueblos y auspiciando pomposas actividades artísticas, juegos populares y machinas. De  un tiempo a esta parte, esta y otras festividades masivas se han privatizado.  Ahora, en muchos casos, forman parte del negocio de los promotores de espectáculos. La participación municipal se ha limitado a ser meros auspiciadores con derecho a intervenir en los actos protocolares, realizar una que otra actividad y aparecer en las pautas publicitarias.  Así las cosas,  van transformándose las tradicionales fiestas patronales.

ver novena

La cenizas dispersas en el aire envenena a quien las respira

Al descubierto la toxicidad de las cenizas de carbón
Entre la realidad y la reglamentación
Por: Víctor Alvarado Guzmán
Comité Diálogo Ambiental, Salinas

2017-08-22%2B10.14.35.jpgUna de las consecuencias imprevistas de la lucha que se libra en Peñuelas y Guayama contra el depósito de las cenizas de carbón de la empresa AES, es que casi a diario afloran pruebas que refuerzan la abundante evidencia disponible sobre la toxicidad de este desecho industrial.

Por ejemplo, en una sentencia emitida el pasado 4 de agosto, el juez Mariano Vidal Sáenz argumentó que la disposición que se realiza en el vertedero EC Waste de Peñuelas de las cenizas que AES llama “Agremax” no está prohibida por la recién aprobada Ley 40. Según estipuló el juez:

“No cabe duda de que el texto de la nueva Ley 40 dejó claro que la variante más tóxica y peligrosa de este desecho industrial -el “fly ash” o ceniza volante- no podría ser depositada en ningún sistema de relleno sanitario del país. (Énfasis Nuestro)”. (Comité Pro Salud, Desarrollo y Ambiente de Tallaboa, et al. v. Junta de Calidad Ambiental, et al., J PE2017-0289 (Sentencia del 4 de agosto de 2017)) Subrayado nuestro.

Por lo tanto, en su sentencia el juez reconoce que la ceniza volante o “fly ash” es, en efecto, “la variante más tóxica y peligrosa” de ese desperdicio industrial.

Aun así, llama la atención que Vidal Sáen olvidó añadir a su argumentación otro dato inequívoco: que según ha certificado la Agencia de Protección Ambiental federal (EPA, por siglas en inglés), el 80 por ciento del “Agremax” es constituido por cenizas volantes o “fly”ash” (Leaching Behavior of “AGREMAX” Collected from a Coal-Fired Power Plant in Puerto Rico, pág. 2) y, por lo tanto, el 80 por ciento del contenido del “Agremax” es altamente tóxico y peligroso.

Con semejante prueba, ya no es de extrañar que la Suprema Corte de Justicia de República Dominicana declarara en el año 2009 que el rockash, como también se le conoce al Agremax, es “una basura radioactiva o desecho industrial que degradó el medio ambiente de Samaná” y que por haber sido depositado en un sitio próximo al mar provocó “graves perjuicios para la fauna marina y el medio ambiente que le rodeaba”.

Reglamentación federal y estatal: fricción con la realidad

Contra esta realidad, ejecutivos y propagandistas de la carbonera AES argumentan que la EPA ya clasificó las cenizas como un desperdicio sólido no peligroso. Sin embargo, expresiones recientes de la directora de la EPA en el Caribe, Carmen Guerrero, demuestran que hasta en esa agencia federal reconocen lo que ya todos sabemos.

Según expresara Guerrero, desde octubre de 2015 la EPA clasifica a las cenizas de carbón y sus derivados como desperdicios sólidos no peligrosos, al amparo del “Coal Combustion Residuals Rule o CCR Rule”. Sin embargo, la propia reglamentación reconoce que las cenizas “tienen componentes tóxicos”, como mercurio, cadmio y arsénico.

¿Cómo algo que no es peligroso puede emitir semejantes tóxicos?

Diversos estudios en Puerto Rico y Estados Unidos demuestran que las cenizas contienen altos niveles de metales pesados, muchos de ellos cancerígenos, además de particulado radioactivo. Para ver los mismos le invitamos a acceder cenizaspr.org.

Más admisiones

También semanas atrás, el secretario del Departamento de Salud, doctor Rafael Rodríguez Mercado, declaró ante senadores que las cenizas de carbón no solo contienen elementos tóxicos, sino que su almacenamiento y disposición puede amenazar la salud humana.

Al compartir la data epidemiológica que tiene el Departamento de Salud, Rodríguez Mercado explicó que desde el punto de vista médico “existe abundante evidencia de los efectos causados por una exposición indiscriminada a los contaminantes del carbono. Está aceptado el hecho de que los residuos de la combustión del carbón en su forma de ceniza tienen efectos detrimentales para enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedades respiratorias (asma, enfermedad obstructiva del pulmón) y accidentes cerebro-vasculares”.

El titular de Salud expresó claramente que las cenizas de carbón sí son tóxicas. “Por otro lado, los elementos tóxicos presentes en las cenizas volantes, además de entrar directamente por inhalación o infusión a través de la piel, pueden ser absorbidos por el cuerpo humano por procesos naturales”, manifestó Rodríguez Mercado.

Este contundente testimonio contradijo a la abogada Tania Vázquez Rivera, presidenta de la Junta de Calidad Ambiental (JCA), quien declaró que empleados de su agencia evalúan con mucha seriedad los resultados de dos métodos analíticos de lixiviación, Toxicity Characteristic Leaching Procedure (TCLP) y Synthetic Precipitation Leaching Procedure (SPLP), y que estos determinan que las cenizas no son peligrosas.

Sin embargo, el 16 de julio de 2012, el entonces Jefe de la Subdivisión de Cumplimiento del Resource Conservation and Recovery Act (RCRA) bajo la Región 2 de la EPA, George C. Meyer, escribió una carta a la JCA donde ponía en duda la efectividad de los “dos métodos analíticos de lixiviación” que defiende hoy Vázquez Rivera.

“EPA cree que el TCLP y SPLP pueden subestimar el potencial de lixiviación de componentes peligrosos de la reutilización de cenizas de carbón en comparación con el Leaching Environmental Assessment Framework (LEAF). Como ustedes saben, la EPA desarrolló los métodos LEAF en respuesta a las preocupaciones planteadas por la Academia Nacional de Ciencias, el Consejo Asesor Científico de la EPA y otros sobre el uso de pruebas de pH de punto único como TCLP y SPLP para evaluar el potencial de lixiviación de los residuos de combustión de carbón”, señaló Meyer.

2017-08-22%2B10.19.16.jpg

Agencias federales y estatales reconocen que las cenizas contienen elementos tóxicos, pero tratan de ocultar la realidad tras unas pruebas no confiables, una reglamentación defectuosa y un vocabulario ambiguo.

La carbonera AES y el gobierno de Puerto Rico continúan poniendo en peligro la salud y la vida de miles de personas, familias y comunidades al exponerlos a las cenizas de carbón, ya sea en el aire que respiran o bajo el suelo del hogar que habitan. La evidencia científica es clara.

Ahora solo falta que la reglamentación y el gobierno también lo sean.

Suministrado pot El Patriota del Sur